STEs Castilla y LeónOpinión
 

Las escuelas, otro síntoma del declive demográfico

25-01-2005

Editorial



Las escuelas, otro síntoma del declive demográfico

Pueblos sin niños. Posiblemente ésta es la estampa más terrible de la despoblación y, sin embargo, es también la condena que hoy por hoy pesa sobre una parte importante de las localidades de la provincia de León. El envejecimiento y la despoblación se mide, como cada año, en la escuela.

Educación vuelve a proponer la supresión de aulas y a reducir plazas de profesorado. La carencia de escolares, especialmente alarmante en el ámbito rural, precipita el cierre de la primera institución, la que marca la vitalidad de una localidad: la escuela.

La reducción de servicios educativos se remonta a décadas atrás y obviamente es coincidente con la crisis demográfica, que se ha agravado en la última década. Pero lejos de frenarse o contenerse, sus efectos en el ámbito escolar persisten y el número de unidades -aulas- a suprimir en este curso, así como la cifra de profesores a reducir superan las del ejercicio anterior.

Son ya muchas y reiterativas las llamadas de alarma que se dejan oír en León sobre la crisis, demográfica y, sin embargo, pocos parecen atender a la urgencia y gravedad de la situación.

Aún esperamos los resultados de la comisión de despoblación, constituida tiempo atrás en el Parlamento autonómico. Poco o nada, salvo perogrulladas y soluciones obvias, se conoce del libro blanco, en el que los expertos han de volcar sus propuestas para detener la pérdida de habitantes.

Y al tiempo que los políticos dormitan, la inmigración, la fuerza regeneradora que ha detenido el envejecimiento nacional, pasa de largo por estas tierras o se detiene un tiempo, pero sin echar raíces ni crear familias.

Opinión

 

 
   STEs Castilla y LeónOpinión