STEs Castilla y León  Comunicados

Cuatro verdades (involuntariamente manifestadas) envueltas (con toda intención) en una maraña de falsedades.


3 de noviembre de 2006

 

B

orges decía que lo peor de los peronistas era el ser incorregibles. Algo parecido puede decirse de los tres sindicatos autores de una “Carta al profesorado” que ahora están difundiendo. CCOO, UGT y CSIF vienen dedicando en el ya largo último periodo, buena parte de sus esfuerzos a atacar a STECyL-i. Pese a que reiteradamente les hemos pedido que orienten su actividad a algo más positivo y benéfico para el profesorado; pero, lo dicho, son recalcitrantes e incorregibles.

 En el último producto de su factoría de ¿ideas?, se les escapan cuatro cosas que son ciertas, pero las envuelven (no podía ser de otra manera) en un cúmulo de falsedades en el estilo que les es habitual.

 Vamos a aclarar su escrito.

 1.- A CCOO, UGT y CSIF no les gusta que el profesorado pueda elegir a sus representantes cada cuatro años como marca la legislación. En democracia los plazos y las formas son esenciales. Esta es la primera verdad. Pero reconocerlo sería duro y por ello tratan de enturbiar la cuestión.

 Dicen que han hecho “un esfuerzo unitario sin precedentes por el que se acordó la celebración de las elecciones sindicales en enero de 2008”. Sí, han leído bien, un año y casi dos meses más tarde que lo que corresponde. Afortunadamente es cierto que tal cosa no tiene precedentes y confiamos en que tampoco tenga consecuentes. Por el bien de la democracia. De cualquier forma “un esfuerzo unitario” dirigido contra terceros y por una mala causa no parece ser motivo como para colgarse medallas.

No dicen la verdad cuando dicen que el sindicato STEs ha convocado unilateralmente las elecciones para el 30 de noviembre. No es que nos importara haberlo hecho, pero hay que decir que el 4 de julio se llegó a un acuerdo entre UGT, STEs-i, ANPE y CSIF para convocar las elecciones el 30 de noviembre en “todas las Comunidades Autónomas del Estado Español, incluidas las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla”. Esta promoción generalizada de elecciones se presentó el 21 de julio en los Ministerios de Educación y Ciencia y de Trabajo y Asuntos Sociales. En él se fija la fecha de preaviso el 4 de septiembre. En esta fecha es cuando STECyL-i presentó los preavisos. Quienes debieran dar explicaciones de su proceder son quienes convocaron para todas las Comunidades del Estado Español y se niegan a hacerlo en Castilla y León, que según creencia generalizada y no desmentida ni cuestionada forma parte del “Estado Español”.

STEs-i actuó con total responsabilidad y respeto a los acuerdos firmados. Y difícilmente se puede hablar de intentar pillar a nadie por sorpresa, cuando, repetimos, UGT y CSIF realizaron la convocatoria para esa fecha para toda España. Allá ellos con su responsabilidad. Pero el hecho de que no hayan podido recurrir la convocatoria, pese a sus ganas evidentes que les lleva a tratar de empantanar y enturbiar el proceso con absurdas reclamaciones sobre censos, es bien significativo de a quien le asiste la razón.

Otra mentira, especialmente absurda y malintencionada, es hablar de connivencia de la Consejería con STECyL-i por no impedir la celebración de las elecciones. Es tal la perversión a la que han llegado a través de tanto pacto, enjuague y similares con la Junta que piensan que el empleador, la patronal, está legitimado para impedir la realización de un derecho básico como unas elecciones. La patronal está al margen de la celebración de elecciones sindicales de sus trabajadores. Si la Consejería hubiera tratado de impedirlas se hubiera visto incursa en un proceso por ataque y violación de la libertad sindical.

Roza la demencia decir que la Consejería paga favores al respetar derechos básicos de los trabajadores como el de poder elegir a sus representantes en forma y plazo.

 La burocracia sindical oficialista vuelve a enseñar su  fea patita antidemocrática. Aunque la verdad viendo su práctica sindical en el último periodo es lógico que tengan pánico a que los trabajadores den su veredicto en las próximas elecciones. Mucho mejor dejarlo para dentro de año y pico y con la campaña electoral en vacaciones de Navidad, como pretendían. Y a la democracia que la vayan dando.

 2.- Reconocen el papel fundamental de STECyL-i en la consecución del Acuerdo para la Mejora de las Condiciones Laborales del Profesorado alcanzado el curso pasado con la Consejería de Educación, lejos ya de aquellas declaraciones en que atribuían virtudes taumatúrgicas a unos desvaídos llamamientos a fantasmales movilizaciones que se adjudicaban. Como la verdad completa nunca la pueden afirmar se inventan unos supuestos trabajos entre bambalinas  con ánimo de desacreditar nuestra labor. Reiteramos que este acuerdo que desde STEs impulsamos no tiene nada que envidiar y sí supera en muchas cosas, a otros de similar carácter firmados por ellos en otras Comunidades.

No entendemos como siendo un acuerdo tan malo, no sólo se sumaron a él, sino que rápidamente pidieron su extensión y aplicación en la enseñanza privada concertada.

El acuerdo está poniéndose en marcha, todo lo contrario de otros, y sin mayores problemas. Con todo alguna deficiencia observada como la no aplicación de la reducción de la hora complementaria a los compañeros de los CFIES ya ha sido protestada por STEs.

 3.-  El acuerdo firmado con el MEC en octubre de 2005, era humo. Esta es la tercera verdad. Pretender que con la convocatoria de elecciones se persigue que no de tiempo a que se desarrollen es ya de aurora boreal. En primer lugar porque  de un acuerdo, que se presentó como un gran éxito, ninguno de los temas que incluía (jubilaciones anticipadas, complemento de 60Euros, reducción de la temporalidad, reducción de jornada a mayores de 55 años) se ha llevado ni remotamente a la práctica a un año de firmado. ¿Cuánto más habrá que esperar?.

 En segundo porque que nosotros sepamos es un acuerdo nacional y al  no  haberse cumplido la situación en todas las Comunidades es la misma. ¿Porqué entonces en el resto de las Comunidades sí pueden hacerse las elecciones (convocadas por todos) y aquí no?

Estamos halagados  por que nos atribuyan propiedades adivinatorias al decir que “STEs no quiso firmar para aprovecharlo en campaña electoral contra los demás sindicatos”. Es decir según estos sindicatos ya sabíamos que no se iba a cumplir y lo quisimos aprovechar. La verdad es un argumento que nos sorprende. La cosa es más sencilla. STEs planteó una redacción del acuerdo que lo hiciera mejor e hiciera más obligatorio su cumplimiento; al rechazarse nuestra propuesta y visto como quedaba,  supimos que lo que se estaba firmando era humo. Y lo dijimos. 

 Por cierto nuestras dotes adivinatorias nos llevan a predecir que temen que en las próximas elecciones se van llevar un batacazo morrocotudo. Aunque igual no hace falta mucha capacidad para adivinar y basta, como con el acuerdo, con analizar sin prejuicios la realidad.

Otra cosa llamativa es que entre los “logros” de este acuerdo no citan uno que publicitaron mucho en su día. Nos referimos al Estatuto del Profesorado. Sin embargo, en este caso, lo entendemos. La propuesta que ha hecho el MEC y entorno a la cual STEs está realizando una campaña de información y de protesta, es tal que ni el más osado se atrevería a reclamar nada de su paternidad. Aunque en su día nos vendieron que lo habían conseguido. ¿Habría que haberles felicitado?

 4.- La cuarta y última verdad es que esas tres centrales se reconocen autores de los sucesivos acuerdos con la Administración del Estado que año tras van laminando nuestro poder adquisitivo. Las tablas de pérdida que en los últimos 10 años hemos venido soportando son bastante conocidos (véase el último informe de la OCDE) y sobre todo sus consecuencias claramente padecidas por todos como para tener que insistir mucho en el asunto.

Pero hay alguna cosa que puede ser conveniente recordar. En varias Comunidades Autónomas se han conseguido cláusulas que sirven para compensar, siquiera parcialmente, esas pérdidas de poder adquisitivo. En la nuestra, en las negociaciones que estos sindicatos realizan en Función Pública (no hace falta que lo recordéis, aquí como en el caso estatal, STEs no puede participar al ser representativo de la enseñanza), nunca se ha planteado este tema. Seguramente por que estaban mucho más interesados en el que ya se conoce como “Pacto de la vergüenza”, perdón: Pacto de Derechos sindicales, tan productivo para sus intereses como ya hemos comentado varias veces, y ante ello los intereses de los trabajadores queden en un discreto segundo plano.

 Muchas veces hemos pedido a estos sindicatos (CCOO,UGT y CSIF) que dejen de meterse con nosotros. Visto que definitivamente parecen incorregibles, ahora sólo les pedimos que, si vuelven a hacerlo, lo hagan con un poco más de habilidad.

Federación STECyL-i  noviembre 2006

 

STEs Castilla y León  Comunicados