STEs Castilla y León Prensa

   

miércoles 4 de junio de 2008

e

c

o

r

t

e

s

 

castilla y león | Educación para la Ciudadanía

La Junta reitera que quien no curse Educación para la Ciudadanía no podrá graduarse.- 04.06.08 - EL NORTE

La Junta atenderá a los 1.300 niños cuyos padres han objetado a la asignatura "Educación para la Ciudadanía"

Sin embargo, no puede garantizar su graduación si no asisten a clase

EUROPA PRESS |

La Junta de Castilla y León reiteró hoy que a partir del próximo curso se atenderá a los cerca de 1.300 alumnos cuyos padres objetaron contra el decreto por el que se desarrolla la materia de Educación para la Ciudadanía aunque, aclaró, no se les puede garantizar si finalmente los menores podrán graduarse o no al no asistir a la impartición de una materia obligatoria.

Así lo puso hoy de manifiesto el consejero de Educación, Juan José Mateos, quien en una comparecencia ante los medios de comunicación mostró su respeto ante la opción de la objeción, de la que por el momento han hecho uso entre 1.200 y 1.300 padres de la Comunidad, pero reiteró que, como administración, la Junta no puede dejar de desarrollar una ley básica del Estado dado que, en este caso, incurriría en una irregularidad.

Pese a que la mayor parte de las objeciones presentadas se dirigen contra el Real Decreto elaborado por el Gobierno central y no contra el decreto de desarrollo de la Junta --este último texto fue recurrido por el Ejecutivo de la nación y se encuentra en los tribunales--, que elimina los contenidos de carácter afectivo, emocional, de ideología de género y de confrontación de conflictos sociales, los padres pueden ejercer su derecho a la objeción ya que, reiteró Mateos, los niños que no acudan a clase serán "respetados y atendidos" en los centros y, durante la hora semanal de Educación para la Ciudadanía, realizarán otras actividades en el centro y bajo la tutela del profesorado.

Tras destacar que esta medida no supondrá un sobrecoste para la Administración regional ya que esta misma solución se presta en otros casos, el consejero de Educación reconoció que, por el momento, no se puede garantizar la óptima finalización de los estudios para los menores que no cursen esta materia y será la ley la que determine lo que sucederá con los menores que no reciban esta formación, que se impartirá el próximo curso en 2º de Secundaria, 4º de ESO bajo la denominación 'Educación ética-cívica' --está pendiente la regulación en Bachillerato, que irá esta semana al Consejo de Gobierno, y en 5º de Primaria entrará en vigor en el curso 2009/2010--.

Por tanto, las posibilidades de graduación o no de los menores que no cursen la materia de Educación para la Ciudadanía constituye una "incógnita" en la actualidad ya que, según el consejero, no desarrollar la ley básica supone incurrir en la ilegalidad, lo que a su vez tendría consecuencias en la formación de los jóvenes.

En este punto, Juan José Mateos aseguró que existe "confusión" entre el Real Decreto del Gobierno y el que ha elaborado la Junta para desarrollar esta materia ya que ambos no recogen los mismos contenidos --el consejero destacó el intento del Ejecutivo regional por mantener la "neutralidad ideológica" de la asignatura-- y se mostró convencido, tras las reuniones mantenidas con los colectivos objetores, de que cuenta con su "comprensión" ante los hechos aunque no con su apoyo.

El consejero, quien de nuevo apuntó a la voluntariedad como medio de implantación de la materia con el fin de que los padres pudieran ejercer su "libertad", así como a la participación en la elaboración del Real Decreto y los acuerdos con las partes afectadas, destacó que la asignatura se impartirá en todos los centros y que los libros deberán recoger el currículo aprobado por la Comunidad.

"Aproximación"

Asimismo, Juan José Mateos reconoció la "pequeña variación" en la postura de la ministra del ramo, Mercedes Cabrera, que ha experimentado una "aproximación" calificada por el consejero de "posible y deseable" y que tiene su origen en el mensaje transmitido el pasado martes por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en su reunión con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

En este sentido, Mateos manifestó que Herrera centró su mensaje, a propósito de esta materia, en la necesidad de alcanzar un consenso entre las fuerzas políticas para discutir los contenidos dado que, en caso de no llegar a un acuerdo, se tendría que tender a la optatividad.

En referencia al recurso interpuesto por el Gobierno contra el decreto autonómico, el consejero de Educación entiende que el Ejecutivo central considere que se ha cumplido la ley con "mínimos" y, en consecuencia, que lo lleve a los tribunales aunque manifestó su convencimiento de que la resolución será favorable a la Junta "y más a medida que los acontecimientos se van produciendo".

En caso de que finalmente los tribunales den la razón al Gobierno central, la Junta estudiará la situación y, al margen de la presentación de nuevos recursos, se podría modificar el currículo aunque, aclaró, el tema jurídico "está donde está"

"Espero que la convivencia en los colegios vuelva a ser y sea ejemplar", manifestó el consejero de Educación antes de pedir "comprensión" ante quienes "piensa, viven y sienten" de distinta forma.

EDUCACIÓN
MATEOS ADVIERTE DE QUE LOS OBJETORES PODRÍAN NO OBTENER LA GRADUACIÓN
El consejero afirmá que será la ley la que dictamine este aspecto con los alumnos que no asistan a Educación para la Ciudadanía
C. COMBARROS (ICAL) / VALLADOL
El consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Juan José Mateos, señaló ayer que la Administración regional intentará «que no se produzca ningún daño» contra los alumnos cuyos padres objeten contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía, que el próximo año comenzará a impartirse en Castilla y León, si bien aclaró que «es la ley la que tendrá que dictaminar si estos muchachos se pueden graduar».

Tras recalcar que «la normativa actual protege que los niños asistan a las disciplinas, pero el aprobado o suspenso es diferente a la no comparecencia», Mateos añadió que «la Junta no quiere correr con los posibles riesgos que genere la no asistencia de los alumnos en una disciplina que es obligatoria».

«Personalmente, respeto las decisiones que puedan tomar personas que sientan que se están vulnerando sus derechos, y la objeción es un derecho individual, pero como Administración no podemos no desarrollar una ley básica del Estado español», explicó.

Según las cifras que maneja su departamento, Mateos señaló que «las estimaciones de objeciones de conciencia en la Comunidad respecto a esa asignatura son confusas», si bien las calculó «entre 1.200 y 1.300» por el momento. En este punto, el consejero reivindicó la «normalidad» para afrontar las posibles objeciones y apuntó que la Junta está realizando un «registro oficial» de la solicitudes que recibe.

«La obligación de los niños es asistir a las clases, y para los casos en que los padres le pidan a sus hijos que no lo hagan, dispondremos de aulas o espacios como las bibliotecas para que los docentes que se ocupen de esos espacios les atiendan y les indiquen que hagan otras cosas», detalló.

sin coste añadido. De ese modo, la objeción no supondrá coste añadido para el Gobierno regional, y los padres que lo estimen oportuno podrán hacer uso de ella «en cualquier momento del curso lectivo». «La objeción se encontrará tutelada en nuestras instituciones y colegios», señaló.

Tras reiterar la «oposición» de la Junta de Castilla y León a esta materia, «al considerarla innecesaria», la Consejería de Educación ha establecido «por imperativo legal» su incorporación con una hora semanal en la Educación Secundaria Obligatoria para el curso 2008-2009, bautizada en el segundo curso como ‘Educación para la ciudadanía y los derechos humanos’, y en el cuarto curso como ‘Educación ético-cívica’.

Esta misma semana, el departamento coordinado por Mateos presentará al Consejo de Gobierno su propuesta de regulación para las enseñanzas correspondientes al Bachillerato (según comentó a los medios, «su implantación en ese ámbito no es objeto de polémicas como sí ha resultado en el caso de la ESO»), y en el curso 2009-2010 comenzará a impartirse en quinto de Primaria, con una hora y media a la semana.

En el desarrollo curricular de la disciplina, «Castilla y León ha evitado los aspectos más polémicos», en concreto «los afectivos y emocionales, la denominada ideología de género», según explicó el consejero, para quien sería deseable un consenso con el Gobierno, si no ya en cuanto a contenidos, sí para que esta asignatura sea optativa.

 

 STEs Castilla y León Prensa