STEs Castilla y León Prensa

 
 

 

27-01-05

e
c
o
r
t
e
s

Forum Social Mundial.- STEs-i en Porto Alegre

La hora de Porto Alegre
  • Más de 100.000 activistas del Foro Social Mundial por "otra globalización" se reúnen durante una semana en la ciudad brasileña
FRANCISCO PEREGIL (ENVIADO ESPECIAL) - Porto Alegre

De nuevo el mundo visita Porto Alegre. Como aquel enero de 2001 cuando se inauguró el primer Foro Social Mundial, hoy miles de personas, en su mayoría jóvenes, de todo el mundo, se reúnen en la ciudad brasileña durante una semana bajo el lema de "Otro mundo es posible". Se trataba hace cuatro años y se trata ahora de contrarrestar la reunión del Foro Económico Mundial, el cónclave de los hombres más poderosos del mundo que se viene celebrando en la ciudad suiza de Davos desde 1971. El entonces líder de la oposición en Brasil, el presidente del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva, declaró: "En Suiza los ricos se reúnen para discutir en cuánto tiempo van a ganar el próximo billón de dólares. Aquí, en Porto Alegre, el pueblo se reúne para saber cuándo se van a empezar a repartir las alubias".

Las frases que se escuchaban en los cientos de conferencias que se celebraban cada año en esta ciudad brasileña de 1,3 millones de habitantes empezaron a expandirse por todo el mundo.

El primer año se dieron cita 20.000 participantes, acudieron 4.700 delegados de 117 países y 1.870 periodistas que no siempre lograban explicar en qué consistía eso del Foro Social Mundial. Al siguiente año, los participantes fueron 50.000, los delegados, 12.274, y los periodistas, 3.356. En 2003, los medios cada vez enviaban más reporteros a Porto Alegre que a Davos. Acudieron 100.000 participantes. Las organizaciones del Foro, que huyen de cualquier atisbo de jerarquía, lograron convocar el 15 de febrero de 2003 una manifestación con más de diez millones de participantes en los cinco continentes. El año pasado, el Foro se desplazó a India. Mientras tanto, surgieron miles de Foros en las ciudades de todo el mundo bajo la idea de que otro mundo es posible. Los dirigentes del PT decían que Lula iba a contagiar a toda Latinoamérica. Y este año, con más visitantes, más periodistas, más actos que nunca, el Foro vuelve a Porto Alegre. No hay hoteles suficientes en la ciudad.

Pero las cosas han cambiado mucho desde 2001. Lula fue elegido hace dos años presidente de un país de 170 millones de personas, de las cuales, según el propio Lula, hay 50 millones que pasan hambre. Brasil. Sólo un mes después de su victoria, Lula visitó el Foro y al día siguiente acudió a Davos, donde los ricos. El PT decía que Lula iba a tender puentes entre Porto Alegre y Davos. Pero no todo el mundo lo interpretó así. Una activista estampó una tarta en la cara de José Genoino, presidente del PT.

Y el jueves, Lula comparecerá en el estadio Gigantiho de Porto Alegre ante 15.000 miembros del Foro. Y después... viajará a Davos. El PT se está preparando a la defensiva. Teme los abucheos. Sabe que ésa sería la imagen del Foro este año, Lula abucheado, vejado como un traidor de los parias.

"Estamos movilizando a nuestra base para que se haga presente. El presidente será bien acogido aquí. ¿Quién quiere abuchear al presidente? La ultraizquierda. Nuestra militancia estará para aplaudir", señala Paulo Ferreira, secretario de Relaciones Internacionales del PT.

El propio presidente nacional del partido, Genoino, el que recibió el tartazo, ha dicho: "Tenemos que informar y respetar las diferencias de naturaleza política. Tenemos que participar como partido de Gobierno. Pero no tenemos que pedir disculpas por lo que estamos haciendo. Aceptamos las divergencias, pero no que nos lancen tartas a la cara".

Y no sólo no aceptan eso, sino que además exigen. En octubre del año pasado el mismísimo Lula dijo que el Foro necesita elegir uno o dos temas banderas y luchar por ellos. "Si no, el Foro se transforma en una feria de productos ideológicos donde cada uno vende y compra lo que quiere sin llevarse de aquí un compromiso para después exigir a los gobernantes".

Puso el dedo en la llaga. Esa corriente de opinión cada vez está más extendida entre los intelectuales del Foro.

"Ahora", explica un asistente al Foro, "este movimiento puede dar un salto cualitativo. Ya sabemos que somos muy plurales y que podemos reunirnos todos los años. Pero ahora podemos decir: 'Vamos a por esto'. Y esto puede ser la cancelación de la deuda de los países pobres o cualquier otro objetivo. Claro que lo malo de mantener una estrategia es que puede haber gente que se descuelgue, pero no hay que tener miedo al compromiso".

Los miles de periodistas que vienen no suelen hablar de movimiento "antiglobalización" porque los miembros del foro no se oponen a la globalización en sí misma, sino que hablan de "otra" globalización posible, no dominada por los intereses económicos de los países más ricos. Ya el Foro ha avanzado mucho en presencia y en organización. Ahora, queda el gran salto. Buscando entre las 2.000 actividades, entre los discursos de Lula o del argentino premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, en el del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, o entre las decenas de intelectuales procedentes de todo el mundo, el Foro Social Mundial tratará de reinventarse a sí mismo.

Porto Alegre vuelve a erigirse en la capital mundial de la alternativa a la globalización

  • Un aluvión de 150.000 personas se apuntan al Foro Social y colapsan la ciudad brasileña
  • La organización invitó al presidente español a presentar junto a Lula una campaña contra la pobreza, pero Zapatero rehusó
  • Dos presidentes, Lula y el venezolano Chávez, son las dos grandes estrellas políticas de un encuentro que respira rebeldía

La ciudad brasileña de Porto Alegre, la capital alternativa del planeta, alberga desde hoy el quinto Foro Social Mundial, que cuenta con la mayor infraestructura de la historia y espera una participación récord de 150.000 personas. Zapatero declinó la invitación para presentar, con Lula, la campaña contra la pobreza.

BERNARDO GUTIÉRREZ - PORTO ALEGRE

Hasta los moteles de Porto Alegre han colgado el cartel de completo. Retirarán de sus televisores los canales pornográficos habituales, y acogerán de brazos abiertos a sus nuevos huéspedes solidarios. No es para menos: un aluvión de 150.000 personas ha dejado la ciudad brasileña de Porto Alegre sin una cama disponible.Yeso a pesar de que hay una amplia red solidaria de hospedaje (gente que aloja a los visitantes) y se ha creado un enorme campamento de la Juventud, epicentro vital del Foro, donde está previsto que acampen entre 30.000 y 40.000 personas.

Después de la floja edición del pasado año, celebrada en Bombay (India), el Foro Social Mundial vuelve a su ciudad embrión, a la capital alternativa del planeta, que acogió las tres primeras ediciones y repite ahora con la quinta.Ylo hace con redoblada vocación integradora: la diversidad cultural y el respeto de las organizaciones internacionales son sus principales ejes. Sus cifras baten todos los récords: 5.421 periodistas acreditados (60 países), unas dos mil actividades (120 países) y más de 500 organizaciones participantes. La infraestructura también es descomunal: habrá 700 ordenadores, 1.000 puntos de acceso a internet y 11 cibercafés.

El gigantismo de esta quinta edición va acompañado de un notable plantel de conferenciantes como José Saramago, Eduardo Galeano, Lula da Silva, Federico Mayor Zaragoza (ex director de Unesco, presidente de la Fundación Cultura y Paz), Gilberto Gil, Manu Chao, Leonardo Boff (padre de la teología de la liberación), Mario Soares (ex presidente de Portugal), Ignacio Ramonet (presidente del Media Watch Global) y Juan Somavía (director general de la Organización Internacional del Trabajo), entre otros.

El escenario del Foro es una ciudad paralela que discurre a lo largo de cuatro kilómetros siguiendo la laguna de la Guaíba, tradicional lugar de encuentro de los portoalegrenses. En este territorio, que se extiende desde los muelles del puerto hasta el parque Marinha de Brasil, están los espacios de debate. La mayo-ría hechos por completo mediante bioarquitectura: salas con paredes de paja, arroz, trigo y cebada, sustentadas por bambú. Una antigua fábrica reconvertida en el gran centro cultural es el corazón del Foro. Y el babélico campamento de la Juventud será el epicentro vital de actividades y encuentros donde es casi imposible encontrar marcas internacionales.No hay Coca Cola, sí Sarandí Cola; no hay Malboro o Camel, sí Tabaco Campeão.

El Foro arranca oficialmente hoy miércoles, con la ya clásica Caminata por la Paz, que sale del centro de la ciudad. Luego se iniciará el gran espectáculo inaugural con Manu Chao y por Gilberto Gil. Pero sin lugar a dudas, la gran atracción es Luiz Inácio Lula da Silva que lanzará el jueves una campaña global para la Acción contra la Pobreza. La organización había invitado a José Luis Rodríguez Zapatero -que se encuentra en Chile- a participar en la presentación, pero el presidente del Gobierno español, que ya visitó Brasil esta semana, rehusó. Según la Moncloa, Zapatero regresará directamente a España desde Chile.

Aunque los estatutos del Foro prohíben la asistencia de miembros de gobiernos, figuran dos presidentes en esta edición: Lula y el venezolano Hugo Chávez. Lula fue uno de los fundadores del Foro Social. Es padre y al mismo tiempo hijo de este movimiento nacido como una alternativa al Foro Económico de Davos (Suiza) que se celebra en las mismas fechas. Chávez será la otra gran estrella política del Fórum. Visitará el domingo, día 30, un asentamiento del Movimento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra y dará una conferencia sobre la necesidad de reaccionar contra la globalización. Por su parte, Mayor Zaragoza presentará junto con Mario Soares una campaña para reformar y mejorar las instituciones internacionales.

La despedida y cierre del quinto Foro Social Mundial tendrá lugar el lunes 31 de enero, con otra caminata que concluirá con la presentación del mural de Propuestas y Acción elaborado durante su celebración.

El Campamento de la Juventud tira del carro de Porto Alegre en su jornada inaugural

  • El Campamento de la Juventud tira del carro de Porto Alegre en su jornada inaugural

  • Los jóvenes viven en un mundo autogestionado, con comida orgánica y reciclaje de todos los residuos

BERNARDO GUTIÉRREZ -Porto Alegre.

Se imaginan un mundo autogestionado, con comida orgánica, con total reciclaje de residuos, con un gobierno sin líderes y un funcionamento modélico? El Campamento de la Juventud del Foro de Porto Alegre se podría parecer a ese planeta ideal. Con una cosmopolita población de unas 30.000 personas, el campamento es el verdadero laboratorio-ciudad del foro. Su propuesta de mundo. La encarnación de la antiglobalización o de la otra globalización de la que prefieren hablar.

Por justicia histórica, el campamento ocupa el centro geográfico del foro. Y por inercia vital, el campamento se adelantó ayer a la marcha inaugural y estalló desde el martes con su aluvión de talleres, debates y conciertos. "El foro ha imitado nuestro funcionamiento democrático y ha tomado las calles, esta zona. Este año somos el motor", asegura Thomas Enlazador, uno de los coordinadores de la Aldea de la Paz.

El Campamento está dividido en barrios. Cada uno tiene sus leyes no escritas. La Aldea de la Paz, por ejemplo, acoge a 150 personas de las más diversas tribus.Hippies, ecologistas, pacifistas, librepensadores. "Fomentamos la economía solidaria, la ecología, la paz. Sólo pedimos al habitante que se integre", matiza Thomas. Otros barrios, como el bien organizado barrio de las Libélulas, son algo más residenciales. Sus habitantes comparten comidas, ideas y guitarras. Pero viven volcados en los denominados Centros de Acción. Hay ocho principales.

En ellos se celebran las 500 actividades casi oficiales del campamento. Casi porque muchas van surgiendo espontáneamente. "Llegué como participante y voy a dar una conferencia sobre los problemas de las mujeres en India", asegura Ruth Manorama, presidenta de la Alianza Nacional de Mujeres de India y de la Federación de Mujeres Dalit (intocables). No habla una palabra de portugués o castellano. Pero el brillo de sus ojos lo dice todo: aquí no es una paria.

El Laboratorio de Conocimientos Libres que acogerá a Ruth es un centro experimental de software libre, prensa independiente y edición de vídeo abierto a todo el mundo. Y en él se cocinan, en manos de voluntarios, el diario del foro y varios proyectos digitales. "Es la mejor prueba de que otro mundo es posible. Esto es una red que funciona horizontalmente", asegura Dídac Sánchez, ecosociólogo catalán ligado al laboratorio.

Y hay más. En el espacio Che Guevara "buscan un camino que una la medicina alternativa y la política social", según dice su cordinador Daniel Caminha. El Centro Terrau aglutina a muchos movimientos sin:Sin Tierra, Sin Techo, Sin Educación. "Somos un puente entre movimientos y el foro", asegura André Mombach.

A su alrededor se vende MP3 en el coco top manta.Otros promulgan la medicina indígena. Algunos, como Dídac Sánchez, ultiman la moneda paralela (el txai)que circulará durante estos días. Ytodos se unieron a media tarde a la gran Caminata por la Dignidad que inauguró oficialmente el foro social. Al ritmo del grupo Tambores por la Paz y animada por los Snuff Puppets, la multitud llegó desde el centro de la ciudad de Porto Alegre al anfiteatro Pôr do Sol, coreando las consignas de esa otra globalización.Manu Chao, Gilberto Gil y su equipo músico-social recogieron el mensaje.Y encendieron la llama alternativa con un concierto que se prolongó hasta altas horas de la madrugada.

   STEs Castilla y León Prensa