STEs Castilla y LeónSociopolítica
 

El Protocolo de Kioto

Evitar la amenaza al Medio Ambiente

 

Algunos datos

Claves para entender el Protocolo
Un entramado de organizaciones, prioridades e investigaciones configuran el acuerdo.-

El futuro del planeta.- Alarmarte informe de 400 científicos espñoles
La temperatura media de los veranos subirá hasta 7° en este siglo.

Japón y la UE instan a EEUU a que se sume al acuerdo
Cronología del Protocolo de Kioto

WWF/Adena: Protocolo de Kioto: Situación actual y perspectivas

Greepeace: Qué es el cambio climático. ¿Qué ocurre en España?. Documentación

Mecanismo de seguimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero

Reducción de los gases fluorados de efecto invernadero

Comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero y programa sobre el cambio climático

Régimen de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero

Ejecución del Programa Europeo sobre el Cambio Climático (PECC)

Resumen del Protocolo de Kioto sobre el cambio climático

Estrategia comunitaria post - Kioto

Enlaces prensa:

El Protocolo de Kioto entra en vigor: El acuerdo contra el cambio climático arranca hoy sin el apoyo de EE UU, el mayor contaminador

Entrevista Jos Delbeke: Responsable de cambio climático de la Comisión Europea: “Los países de Kioto representan el 80% de la población mundial”

El cambio climático hará que el mar se trague parte de las costas de España

Un estudio augura para finales de siglo aumentos de temperaturas de 4 a 7 grados
León duplicó desde el 92 su masa forestal, que ya absorbe 500.000 toneladas de CO2

El castaño recupera terreno en León

subir

Algunos datos

El Protocolo firmado en 1997 en la ciudad japonesa de Kioto, es el tratado medioambiental más ambicioso de mundo, entra en vigor el 16 de febrero de 2005, después de ocho años de pasos adelante y abandonos

De las deserciones de países la más sonada y sangrante es la de EE.UU. el mayor contaminador del planeta, responsable de una cuarta parte del total del emisiones de dióxido de carbono (CO2) y los otros cinco gases de efecto invernadero, metano, óxido nitroso, hidrofluorocarbonados, perfluorocarbonados y hexafloruro de azufre.

  • En la actualidad lo han firmado más de 140 países, y ratificado 128. La reciente adhesión de Rusia al tratado hizo posible su entrada en vigor. Se cumplía así el requisito clave, que se vincularan a él al menos 55 países cuya emisiones sumaran el 55% del total mundial.
  • Además de EE.UU., sigue fuera del acuerdo Australia entre los países más ricos.
  • El protocolo compromete a los países industrializados a rebajar al menos el 5,2% de sus vertidos atmosféricos contaminantes entre los
  • Las naciones en vías de desarrollo, incluso algunas economías emergentes de la potencia de China, India o Brasil, no están obligadas a recortar sus emisiones al menos en su primera fase de aplicación.
  • E

    años 2008 y 2012 en relación al año base marcado como referencia, 1990.

    l tratado fija para la Europa comunitaria una reducción conjunta del 8% respecto al nivel de 1990. Es la llamada burbuja comunitaria, que establece algunas excepciones. Portugal, Grecia, España, Irlanda y Suecia están autorizadas a incrementar sus emisiones debido sobre todo a un cierto retraso industrial respecto de la media comunitaria en el año base (1990).

  • Con un aumento del 45% en sus emisiones, el triple de lo que le permite el acuerdo (+15%), España es el país firmante con mayor grado de incumplimiento de las obligaciones adquiridas en Kioto.
  • La entrada en vigor del protocolo activará la puesta en marcha del mercado internacional de compraventa de derechos de emisión entre países.
  • El tratado establece además unos mecanismos de flexibilidad, los llamados Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL), para ayudar a los países afectados por el recorte a cumplir los objetivos marcados. Podrán descontarse emisiones por labores forestales y agrícolas, y por los llamados sumideros de carbono (bosques y selvas); también, por invertir en la implantación de energías limpias y renovables en países en vías de desarrollo.
  • En el mundo se emiten a la atmósfera 600.000 toneladas de CO2.

subir

Claves para entender el Protocolo

Un entramado de organizaciones, prioridades e investigaciones configuran el acuerdo.- El País

No hay precedentes de un acuerdo internacional sobre medio ambiente de la importancia del Protocolo de Kioto. Un entramado de organizaciones, investigaciones y factores prioritarios fundamentan su actividad. Éstas son sus claves:

  • Un largo camino. La Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC, en sus siglas inglesas) arrancó de la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro 1992, y entró en vigor en 1994. Son miembros de la misma 188 países, y en 1997 aprobaron en Kioto el Protocolo de la convención, que lleva el nombre de esa ciudad japonesa. En este texto los países se comprometen a estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero en un nivel que evite una interferencia peligrosa en el sistema climático terrestre.

  • Reducción de emisiones. El Protocolo de Kioto establece que los países desarrollados reduzcan en 2008-12 sus emisiones de efecto invernadero en un 5,2% como media respecto al nivel de 1990. Los países de la UE se comprometen a bajarlas un 8% (un reparto interno de la carga fija reducciones más significativas a varios países y consiente aumentarlas a algunos, como España en un 15%); Japón tiene que reducir un 7% y Estados Unidos un 6%. El Protocolo también determina tres mecanismos para ayudar a cumplir las obligaciones (el comercio de emisiones, y los proyectos conjuntos entre países desarrollados o entre éstos y los que están en vías de desarrollo).

  • Los informes del IPPC. La alerta sobre el efecto del aumento de la emisión de gases de efecto invernadero, generados masivamente a partir de la revolución industrial, procedió de la comunidad científica. El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPPC), un organismo de Naciones Unidas nacido a finales de los ochenta, aúna hoy a miles de especialistas de todo el mundo. Su misión es evaluar toda la investigación que se hace, ponderarla, analizar sus resultados y elaborar informes que presentan el estado del arte en esta disciplina científica. De capital importancia son los informes específicos -resúmenes- para los responsables de las medidas políticas. El IPCC ha elaborado ya tres informes generales, y está preparando el cuarto. El primero advirtió del peligro del cambio climático y sus impactos. El segundo, en 1996, concluyó que la influencia humana en el calentamiento global era discernible, aseveración que se consolidó en el tercer informe (2001), señalando que más de la mitad del cambio climático se debe a la acción humana frente al efecto de la variabilidad natural del clima. El aumento de la temperatura media de la Tierra entre 1,4 y 5,8 grados centígrados en cien años, la subida del nivel del mar, la alteración de patrones meteorológicos y el incremento del número y la intensidad de fenómenos extremos como sequías o inundaciones, son los rasgos destacados del clima del futuro. El IPCC está organizado en tres grupos: el de investigación del clima, el de impactos y el que explora medidas para hacerlos frente.

  • Plan de EE UU. Tras declarar su rechazo al Protocolo de Kioto, Estados Unidos ha preparado un plan propio cuyo objetivo es reducir la intensidad de sus emisiones (un baremo que relaciona emisiones por unidades de producto interior bruto) en un 18% en 2012 respecto a 2000. Ese plan supone que sus emisiones reales habrán aumentado entre un 16% y un 26% respecto a 1990 según cifras oficiales, y más de un 30%, según estudios independientes. Además, el plan se completa con programas de investigación científica y tecnológica.

  • Adaptación. Ante el cambio climático es esencial tomar medidas para atenuarlo (básicamente reduciendo la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera). La otra línea imprescindible de actuación es la adaptación a sus efectos. Ésto afecta a prácticamente todos los países, pero sobre todo es primordial para las naciones en vías de desarrollo, que sufrirán los efectos más devastadores del problema y carecen de recursos para prepararse frente a ellos.

  • Energía. Si cuando arrancaron los trabajos del Protocolo de Kioto el debate internacional giraba en torno a la ciencia del clima y a los compromisos de contención de las emisiones, en los últimos años los temas del cambio climático entroncan directamente con el sistema energético mundial. Transformaciones estructurales en la producción energética, diversificación de combustibles, eficacia y tránsito del uso intenso de carbón y derivados del petróleo hacia energías renovables se incluyen en las medidas en marcha o en estudio. No se pierde de vista el aumento de las emisiones previsto para el futuro relacionado con el crecimiento del consumo energético en países en vías de desarrollo, sobre todo los colosos chino e indio.

subir

EL FUTURO DEL PLANETA // ALARMANTE INFORME DE 400 CIENTÍFICOS ESPAÑOLES

La temperatura media de los veranos subirá hasta 7° en este siglo.- El Periódico

La temperatura media subirá en España hasta 7 grados en verano, habrá más olas de calor y lloverá menos. Éste es el panorama que para el siglo XXI dibuja el primer macroinforme sobre el cambio climático en España, realizado por 400 científicos y hecho público ayer, víspera de la entrada en vigor del Protocolo de Kioto.
Los efectos no se harán esperar: el nivel del mar puede subir hasta un metro, lo que podrá causar la inundación de un número importante de playas y que los deltas del Ebro y del Llobregat queden anegados.

UNA ESPAÑA MÁS CALIENTE
Habrá más olas de calor, sobre todo en el interior


Según los cálculos del Ministerio de Medio Ambiente, en el interior peninsular las temperaturas aumentarán entre 5 y 7 grados en verano y entre 3 y 4 grados en invierno, según la hipótesis más pesimista, y un grado menos, según el otro cuadro de probabilidades. En la periferia de la península y en Baleares, el calentamiento será dos grados menor que en en el interior, y en Canarias tres grados inferior en verano y dos grados menor en invierno.
La elevación de las temperaturas irá acompañada de más olas de calor, como la registrada en el verano del 2003. Según José Manuel Moreno, catedrático de Ecología de la Universidad de Castilla-La Mancha y director del estudio, esa ola --que causó 6.000 muertes-- se puede atribuir al cambio climático en un 80%.

LLUVIA MENGUANTE
El país dispondrá de un 22% menos de agua


El incremento de las temperaturas, según la investigación, irá acompañada de un descenso de las precipitaciones en primavera y, especialmente, en verano. Es previsible que en invierno las lluvias aumenten en el noroeste peninsular y disminuyan en el sureste. En cualquier caso el descenso será máximo en todo el territorio, excepto en Canarias.
El cambio hará que los recursos hídricos bajen hasta un 22% a finales de siglo. El impacto se manifestará sobre todo en las cuencas del Guadiana, Segura, Júcar, Sur y Guadalquivir, y en Baleares y Canarias. Las zonas más críticas son las semiáridas (parte de Valencia, Almería y Aragón), en las que las aportaciones pueden reducirse hasta un 50% sobre el potencial actual.

ASCENSO DEL NIVEL DEL MAR
Adiós a muchas playas e inundación de los deltas


El principal problema en las regiones costeras, como Catalunya, será el aumento del nivel del mar, que podría subir hasta un metro a finales de siglo, según la previsión más pesimista. Las zonas más vulnerables serán los deltas y las playas confinadas. La elevación del agua del mar podría causar la pérdida de un importante número de playas, sobre todo en el Cantábrico, así como la inundación de buena parte de las zonas bajas, como los deltas del Ebro y del Llobregat, la Manga del Mar Menor y la costa de Doñana.
La elevación del mar también amenazará, según los expertos, la localización de infraestructuras y asentamientos turísticos actuales, así como los destinos y periodos de vacaciones. Además, el turismo se verá afectado por el incremento de las temperaturas, que modificará los calendarios de actividad.

MÁS GASES INDUSTRIALES
España se apartará más de las exigencias de Kioto


El estudio de Medio Ambiente, que se ha hecho coincidir con la entrada en vigor del Protocolo de Kioto, plantea dos hipótesis. Uno de ellos calcula que las emisiones a la atmósfera de los gases de efecto invernadero sean en el 2100 un 120% superiores a las actuales. El otro se basa en que las emisiones nocivas aumenten a un ritmo menor y que al final del siglo sean "sólo" el doble que en la actualidad.
En todo caso estas cifras están muy alejadas de las que Kioto marca para España. Para cumplir el pacto debería reducir en un 8% sus emisiones, con respecto a las de 1990. "La reducción supone un reto de gigantescas proporciones para que la economía y el bienestar sigan creciendo con un uso más eficiente de la energía", subrayó la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona.

DAÑO EN LOS ECOSISTEMAS
Los animales y las plantas se verán alterados


El calentamiento que sufrirá España afectará también a animales y plantas, ya que favorecerá la expansión de especies invasoras, y algunos ecosistemas acuáticos continentales pasarán de ser permanentes a estacionales, y otros desaparecerán.
Los cambios que sufrirán esos ecosistemas acuáticos afectarán a la conservación ambiental y a sectores como el turismo, la protección ambiental, el abastecimiento de agua y la pesca continental. En los ecosistemas marinos se reducirá la productividad de las aguas.
Además de desajustes entre animales predadores y sus presas, el cambio climático alterará la actividad de algunas especies (migraciones y reproducción) y puede producir una mayor virulencia de parásitos y un aumento de las especies invasoras.

NUEVAS ENFERMEDADES
Volverán la malaria, el dengue y la encefalitis


El cambio climático, que sólo favorecerá a la agricultura de la región atlántica, augura pesimistas repercusiones en la salud humana. Las olas de calor, más frecuentes e intensas, provocarán una mayor mortalidad y subirá la incidencia en España de enfermedades transmitidas por mosquitos (dengue, enfermedad del Nilo Occidental, malaria) y garrapatas (encefalitis), así como un agravamiento de los problemas de salud derivados de las altas concentraciones de partículas contaminantes en la atmósfera.
José Manuel Moreno apuntó que la población mayor de 65 años y las personas de "salud comprometida, que padecen asma, bronquitis o enfermedades cardiovasculares" son los más vulnerables. El experto recordó que la ola de calor del 2003 se cobró 30.000 vidas en Europa.

 

subir

Japón y la UE instan a EEUU a que se sume al acuerdo

La UE y Japón, firmes defensores del Protocolo de Kioto, exhortaron ayer al Gobierno de EEUU a que se sume a los compromisos acordados en 1997 y confiaron en que las nuevas potencias en desarrollo, especialmente China y la India, acepten también algún tipo de limitación a corto plazo. EEUU es el primer contaminador mundial, con el 23% de las emisiones totales de dióxido de carbono (CO2), pero sigue negándose a cualquier compromiso con el argumento de que el protocolo no sólo afectaría gravemente a su economía, sino que está sustentado en incertidumbres científicas.
Sólo dos de los 38 países industrializados incluidos en los acuerdos de Kioto --EEUU y Australia, además Liechtenstein y Mónaco-- no han ratificado el protocolo. Según el compromiso de 1997, EEUU debería reducir sus emisiones en el 2012 en un 7% en relación al nivel de 1990, pero la realidad es que en el 2002 ya las había incrementado en un 20%. Australia, otra economía dependiente del petróleo y el carbón, las ha aumentado un 8%, el nivel permitido para el 2012. "Todavía ahora es muy importante acercar EEUU al proceso de negociación", subraya el comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, en una entrevista con el diario francés Echo.
A partir del 2012 será también fundamental la implicación no sólo de China y la India, sino también de Brasil, México y hasta de Indonesia, Suráfrica o Nigeria, países que quedaron al margen del tratado --sus emisiones de CO2 per cápita eran inferiores a la media mundial--, pero que tienen un enorme potencial demográfico e industrial.

SIN CONSENSO NO SERÁ POSIBLE
Sin su partipación no podrá frenarse el aumento del efecto invernadero a lo largo del siglo XXI. De hecho, los beneficios derivados del cumplimiento de Kioto serían escasos incluso en el caso de que los 38 países industrializados hicieran los deberes con buena nota. Cumplir Kioto significará que el aumento de temperatura será una décima de grado más bajo que si no existiera Kioto. Las previsiones muestran un calentamiento en la Tierra de entre 1,4 y 5,8 grados para el 2100, dependiendo del escenario más o menos pesimista.
Según los cálculos del IPCC, el grupo de expertos en clima que asesora a la ONU, para estabilizar los niveles actuales de CO2 sería necesario que el conjunto de los países ricos redujeran sus emisiones un 60%. El compromiso de Kioto sólo les obliga a hacerlo en un 5,2%.

 

subir

Las claves de Kioto: El protocolo establece la compraventa de derechos de emisión de los gases de efecto invernadero. El Gobierno español controla la actividad de 1.066 industrias

El clima de la Tierra nunca ha sido estático. Pero ahora, a diferencia de otros cambios naturales pretéritos, la actividad humana lo altera directamente con la emisión de los llamados gases invernadero que contribuyen al calentamiento del planeta. Ese proceso se conoce desde hace años. Ahora bien, lo que ha sorprendido a políticos y científicos es la enorme velocidad con que se desarrolla. Esa velocidad es la que hace temer grandes catástrofes y la que ha obligado a adoptar medidas, como el Protocolo de Kioto.

 

1¿En qué consiste el Protocolo de Kioto y qué fines persigue?

Los gobiernos acordaron en 1997 el Protocolo de Kioto del Convenio Marco sobre Cambio Climático de la ONU. Su objetivo es conseguir reducir en un 5,2% las emisiones de gases de efecto invernadero globales sobre los niveles de 1990. Este objetivo debe cumplirse en el periodo 2008-2012. Este acuerdo es el único mecanismo internacional para empezar a hacer frente al
cambio climático.

El Protocolo de Kioto contiene objetivos legalmente obligatorios para que los países industrializados       reduzcan las emisiones de los seis gases de efecto invernadero de origen humano, que son el dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), además de tres gases fluorados industriales: hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).

El acuerdo había sido suscrito, hasta el pasado 2 de febrero, por 141 países. Pero eso no supone un vaticinio de éxito, puesto que el país más contaminador, Estados
Unidos, no ha ratificado el protocolo  si bien en 1997, en Kioto se comprometió a reducir en un 7% sus emisiones de CO2

 

2¿Los países están cumpliendo los objetivos fijados?

A pesar del desplante de EEUU, la Unión Europea sí quiere cumplir con el protocolo. Del total de gases que deben reducirse en el planeta (5,2%), la UE asumió en Kioto una disminución del 8%, aunque con matices, según el país. Así, mientras Alemania o Francia debían reducir sus emisiones, a España se le permitía aumentarlas un 15% (en 2012 y en relación a 1990) por su menor industrialización. España lo ha hecho mal, puesto que en 2005 ya ha superado el 40% de aumento en relación a 1990.

Habrá que ver si los mecanismos recogidos en el Protocolo de Kioto llevan a la contención. Por el momento, lo que se ha hecho en España, como en el resto de la UE, es la aprobación de un plan nacional de asignación de derechos de emisión, en vigor desde el pasado 1 de enero, que pone en marcha el comercio de
emisiones de gases invernadero.

Este plan obliga a algunos sectores industriales a revelar cuánto CO2 mandan a la atmósfera y a pagar si sobrepasan el límite. Aunque el Protocolo de Kioto controle seis gases, de momento sólo se actúa sobre el CO2, responsable del 80% de las emisiones calientes.

 

3¿Qué es un derecho de emisión y cómo se adquiere?

La directiva de la UE (2003/87/CE) que establece el mercado comunitario de derechos de emisión tiene dos periodos diferenciados de cumplimiento: 2005-2007 y 2008-2012. El primero de ellos, además de contemplar un solo gas invernadero, no afecta a todo el conjunto de los sectores que emiten gases contaminantes. Los implicados son el energético (centrales termoeléctricas, refinado de petróleo), siderurgia, cemento y cal, minerales no metálicos (vidrio y cerámica) e industrias papeleras.

El Gobierno español ha dado derechos de emisión de 160 millones de toneladas de CO2 a 1.066 industrias. Un derecho otorga a su titular la posibilidad de liberar a la atmósfera una tonelada métrica de CO2. Si se quiere emitir más gas del concedido se pueden comprar derechos a industrias que no los usen.

Los precios de estos derechos dependen del mercado. Los actuales son inferiores a 10 euros por tonelada y no se sabe aún como evolucionarán.  A partir del 2008 dependerán de la oferta y la demanda.

 

4.- ¿Se sancionará a las industrias que se salten los límites?

La multa por emitir más CO2 del asignado es de 40 euros por tonelada durante el primer periodo de funcionamiento del mercado de derechos de emisión (2005-2007). Posteriormente, la sanción se elevará a 100 euros, e incluso podría llegarse al cierre temporal de una industria.

El Protocolo de Kioto ofrece, además del mercado de derechos de emisión, otros mecanismos para que las industrias puedan superar sus límites de emisión. Por una parte, existe la posibilidad de comprar excedentes de CO2 a otros países que hayan reducido sus emisiones. Y por otra, cabe la posibilidad de financiar proyectos sostenible en países en desarrollo.

A finales del 2007, los gobiernos tendrán un mayor conocimiento de lo que emiten sus industrias. Entonces será el momento de intervenir en más sectores y en la contención demás gases.

 

5¿Por qué es urgente combatir el calentamiento?

Si no se actúa rápido y bien el problema del cambio climático será irreversible, porque las tendencias atmosféricas tardan mucho tiempo en alterarse. Así, centrando el análisis en el CO2, se comprueba que una molécula de este gas permanece en la atmósfera alrededor de cuatro años, antes de ser captada por un sumidero (un bosque, por ejemplo). Pero además, la Tierra necesita más de cien años para adaptarse a la alteración de emisiones y estabilizar su concentración atmosférica.

Así, si a partir de ahora se mantuvieran constantes –sin crecer nada– las emisiones de CO2, la concentración atmosférica de este gas seguiría aumentando a lo largo de casi dos siglos. Además, la fuerte inercia del sistema climático haría que la temperatura media mundial y el nivel del mar siguiesen aumentando durante varios siglos, o incluso milenios. Por esto es por lo que se hace necesario contener los gases invernadero.

 

subir

Cronología del Protocolo de Kioto

El acuerdo sobre el cambio climático se firmó en 1997 y, a pesar del desmarque de Estados Unidos en 2001, entrará en vigor el 16 de febrero de este año

Agosto 1990

Primer informe de evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático como base para la negociación del Convenio Marco de las Naciones sobre el Cambio Climático. Los datos indican aumentos de la temperatura media de la Tierra de 0,3 grados por década si se mantienen los niveles de emisión de los gases que contribuyen al efecto invernadero.

4 febrero 199

El Consejo autoriza la participación de la Comisión en la negociación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático.

9 mayo 1992

Se adopta el Convenio Marco de la ONU sobre el cambio climático en la sede de la ONU en Nueva York.

4 junio 1992

Cumbre de Río de Janeiro. 180 países se comprometieron bajo el Tratado sobre Cambios Climáticos a tomar medidas para mitigar los efectos del cambio climático debido a las crecientes emisiones de gases de efecto invernadero. Se pone la primera piedra para atajar las consecuencias del cambio climático.

21 marzo 1994

El Convenio entra en vigor bajo las conclusiones tomadas en la Cumbre de Río de Janeiro.

Marzo 1995

En la reunión de Berlín se avanzó en la declaración de intenciones para combatir el problema. 160 países firmaron documento que establecía la voluntad de reducir los gases causantes del efecto invernadero, pero sin establecer compromisos. Los países decidieron que las obligaciones de los países industrializados no eran las adecuadas y decidieron reunirse de nuevo para fortalecerlas.

11 diciembre 1997

Se firma el Protocolo de Kioto. El gran avance. Se logró un acuerdo para conseguir durante el período 2008-2012 la reducción en un 5,2%, con respecto a 1990, de las emisiones de los seis gases, entre ellos el dióxido de carbono, el metano y el anhídrido carbónico, que más potencian el efecto invernadero. III Conferencia de las Partes del Convenio Marco sobre Cambio Climático, que agrupó a representantes de 125 países. Hasta aquí no se alcanzan compromisos concretos ni un calendario de actuaciones. La Unión Europea se comprometió a reducir un 8% la emisión y EEUU un 7%.

29 abril 1998

La Comunidad Europea firma el Protocol

25 noviembre 2000

Cumbre de la Haya. IV Conferencia de las partes del Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, en la Haya. Participaron 184 países. Europa y Estados Unidos rompieron su diálogo, al subrayar sus discrepancias sobre cómo determinar los métodos de reducción de la emisión de gases contaminantes. Al no llegarse a un acuerdo, las negociaciones se aplazan hasta Bonn.

23 julio 2001

178 países firman el Acuerdo de Bonn, abriendo una puerta para completar los detalles legales del Protocolo de Kioto, a pesar de que en el intermedio EE UU se desmarca y Bush decide no ratificarlo. El acuerdo recibió un impulso definitivo al reducir la UE sus exigencias y atraer así a Japón, Australia y Canadá.

10 noviembre 2001

Los gobiernos finalizan los detalles legales y de funcionamiento del Protocolo en Marrakech, abriendo una puerta hacia la ratificación. Se logra el resurgir de un acuerdo internacional duramente comprometido por el fracaso de la cumbre de La Haya, hace un año, y el abandono de EE UU pocos meses después.

1 febrero 2002

El Gobierno español da luz verde al Protocolo de Kioto sin tener un plan para cumplirlo.

30 mayo 2002

La UE ratifica el Protocolo de Kioto. Gracias a la ratificación simultánea de los quince países miembros de la UE, el número de Estados parte del texto internacional se sitúa en 69, superando ya por lo tanto los 55 necesarios para su entrada en vigor.

26 agosto-4 septiembre 2002

Un centenar de jefes de Estado y de Gobierno se reunen en Johannesburgo (Sudáfrica) en la II Cumbre de la ONU sobre el desarrollo sostenible La Convención de Cambio Climático, con su Protocolo de Kioto sobre reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento del planeta, llega a Johanesburgo sin el protocolo en vigor debido al retraso en los trámites de ratificación de algunos países que ya han comprometido su apoyo

4 Septiembre 2004

El Gobierno español aprueba el Plan Nacional de Asignación de Derechos de emisiones de gases de efecto invernadero. El plan, que básicamente regula los derechos de emisión de las empresas durante al periodo 2005-2007, es de contención y establece una estabilización de las emisiones globales. El grueso de la reducción de los gases que causan el cambio climático se deja en manos de un futuro plan para el periodo 2008-2012, fecha en la que las emisiones no deberían sobrepasar en un 24% las del año 1990.

30 Septiembre 2004

Rusia ratifica el Protocolo de Kioto. La adhesión de Rusia al tratado era imprescindible para que el acuerdo (ratificado por 126 países) adquiriese validez legal, tras la retirada en 2001 de Estados Unidos, el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero.

16 febrero 2005

Entra en vigor el Protocolo de Kioto.

subir

 

 

 
STEs Castilla y LeónSociopolítica Comunicados