STEs Castilla y LeónPaz hoy
 

PROTESTA CONTRA LOS SEÑORES DE LA GUERRA

 

ANTONIO CASARES

 

Yo, ciudadano del mundo, en mi nombre y en el de los que no tienen voz, con todo mi ser:

PROTESTO contra Bush, Blair y Aznar: los señores de la guerra.
PROTESTO una y mil veces contra ustedes, abominables y violentos partidarios del Terror Sideral.
PROTESTO contra el triunvirato imperialista y genocida, con reminiscencias cesaristas, que han formado arbitrariamente, rompiendo las reglas democráticas que ustedes mismos han creado a su imagen y semejanza, para declarar una guerra injusta, y como todas las que son, han sido o serán.
PROTESTO contra la declaración de guerra a Irak sin haber agotado todos los plazos y todas las posibilidades, que no conocen límite.
PROTESTO por su incapacidad dialéctica para solucionar el problema iraquí, un problema que ustedes han creado para justificar lo injustificable.
PROTESTO contra el maniqueísmo enfermizo del bien y del mal.
PROTESTO contra el sofisma burdo de la justicia infinita.
PROTESTO contra ustedes, carniceros, matarifes impunes del género humano.
PROTESTO porque han hecho oídos sordos a las protesta generalizada de los habitantes de la Tierra.
PROTESTO porque emplean dos varas de medir, que no aplican al contencioso palestino-israelí.
PROTESTO contra el argumento armamentístico que esgrime el gobierno de USA, cuando basa su dominio en la fuerza militarista. El único, les recuerdo, que ha arrojado la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki. El macabro inventor de La madre de todas las bombas y otras armas de destrucción masiva.
PROTESTO, señor Aznar, porque usted habla de la tiranía de Sadam y conserva en Santander un monumento al general Franco, además de sus formas autoritarias heredadas de él.
PROTESTO, señor Aznar, por su arrogancia de Churchill de pacotilla fumándose un puro en Las Azores.
PROTESTO por la falta de escrúpulos de las multinacionales petrolíferas.
PROTESTO por su falta de amor por el mundo que desgobiernan.
PROTESTO contra el pensamiento monopolizado y eunuco, uniforme y uniformado.
PROTESTO por el Gólem del fascismo.
PROTESTO contra los poetas que esconden cobardemente la cabeza debajo del ala de la estética.
PROTESTO con los mares, con los océanos, con las galernas, con el viento que muerde los talones del pánico, con el fuego que borra las calles de Bagdad, con la luna llena de odio que rueda por los abismos ciegos de la noche.
PROTESTO metafísica, cósmicamente, con la rabia del que no puede hacer otra cosa que protestar.
¡PROTESTO, PROTESTO, PROTESTO...!
PROTESTO porque son los enterradores de nuestros sueños.
PROTESTO enérgicamente contra el bombardeo de Gernika.
PROTESTO, señor Blair, en nombre de Shelley, de Blake y de John Lennon.
PROTESTO, señor Bush, en nombre de Poe , de Walt Whitman y de Ezra Pound.
PROTESTO, señor Aznar, en nombre de Falla, García Lorca y los soñadores de Altamira.
PROTESTO por la farsa que han montado para desarmar a Sadam, cuando tenían decidido de antemano el momento del ataque. Los debates de la ONU han sido el telón de fondo de ese teatro de la crueldad que ustedes representan hipócritamente. Es una farsa que desembocará en tragedia para todos nosotros, no sólo para el pueblo iraquí.
PROTESTO como Prometeo ante los dioses del oro negro.
PROTESTO con desesperación contra la falta de esperanza.
PROTESTO telúricamente por los miles de muertos que van a ocasionar entre la población civil, mientras el señor Sadam es posible que salga indemne tras refugiarse en algún búnker presidencial.
PROTESTO con los muñones del niño mutilado tras la caída de la primera bomba.
PROTESTO por los marines que van a morir en una guerra estúpida.
PROTESTO por el progreso mendaz de la tecnología bélica que nos devuelve, en cuanto humanos, a la era troglodítica de las cavernas, haciéndonos descender en la escala zoomórfica hasta un punto sin retorno.
PROTESTO contra las 3.000 bombas que van a tirar inmediatamente.
PROTESTO porque no dimiten todos los parlamentarios de todos los países del mundo.
PROTESTO contra Kofi Annan, gallina clueca del Pentágono y de los energúmenos de la Casa Blanca.
PROTESTO porque la ONU –lupanar del espíritu- no cierra sus puertas por imperativo ético.
PROTESTO por su cinismo pernicioso y letal. ¡Qué lejos están de Diógenes, aquel hombre que ladraba a las estrellas en nombre de la libertad!...
PROTESTO contra los políticos corrompidos que nos metieron en la OTAN.
PROTESTO contra el uso arbitrario y bárbaro del uranio empobrecido.
PROTESTO contra los que invocan el nombre de Dios en vano.
PROTESTO contra Sabaoth, el Dios de los Ejércitos.
PROTESTO contra la idolatría del dinero de los Señores de este mundo.
PROTESTO contra los que no protestan.
PROTESTO por su pedagogía de la violencia: ¿Qué aprenderán los niños de su actitud agresiva? ¿Quién se atreverá a hablarles de paz sin sonrojarse? Dejan ustedes avergonzados a todos los maestros y profesores del mundo.
PROTESTO contra los desalmados que defienden la paz con las armas en la mano.
PROTESTO por Vietnam, Cuba, Chile, Granada, La Argentina, El Salvador, Nicaragua, Afganistán y todos los mataderos que ustedes han propiciado impunemente.
PROTESTO contra la leche en polvo y el queso americano de mi infancia.
PROTESTO, en fin, porque ustedes, sólo ustedes, que serán quienes la escriban, son los únicos responsables de este capítulo ominoso de la Historia. Y no pasen página, pues seguiré recordándoselo mientras el mundo sea lo que es y yo esté presente en él.
PROTESTO, para terminar mi protesta cósmica y personal, mandándolos a los tres sin más contemplaciones a la mierda...


(Cantabria, 20 de marzo de 2003)

ANTONIO CASARES

 

 
 STEs Castilla y LeónPaz hoy