STEs Castilla y León Opinión

Éxito y fracaso escolar


26 de febrero de 2008

Tribuna

Miguel Ángel Diez Baños

http://www.diariodeleon.es/se_opinion/noticia.jsp?CAT=108&TEXTO=6601854

E

El «programa para la mejora del éxito escolar» tiene el objetivo de paliar el fracaso escolar de aquellos alumnos y alumnas interesados en sus estudios pero con reducidas capacidades, al menos en las áreas instrumentales (Lengua Castellana y Matemáticas), para poder superar los contenidos de las diferentes materias. Para ello, la Consejería ha «inventado» proponer una serie de apoyos y refuerzos fuera de la jornada lectiva normal de los centros. Pienso, como muchos de mis compañeros, que esta resolución es desacertada y olvida una serie de medidas que podrían tomarse y de circunstancias ajenas a la cuestión educativa. Repasemos algunas.

1. El análisis de partida referente a las causas del fracaso en la ESO es desacertado y carente de bases sólidas:

a) El fracaso escolar no puede deberse a una falta de la carga horaria en las materias instrumentales (Lengua y Matemáticas) pues los períodos lectivos de ambas asignaturas han aumentado en los últimos cursos y los resultados no han mejorado en consonancia.

b) Actualmente, cuando hay disponibilidad horaria en los centros, se organizan apoyos y refuerzos precisamente en Lengua y Matemáticas, incluso impartidos por profesorado no especialista. Pero los resultados no mejoran.

c) En los casos en los que ya se han tomado varias medidas y éstas no han surtido el efecto deseado, a los alumnos/as se les ofrece entrar en programas de Diversificación, en los cuales las materias citadas constituyen la mayor parte del horario. Aun así los resultados no mejoran.

d) El fracaso escolar de los centros, en líneas generales, no implica al alumnado con dificultades en el aprendizaje aunque trabajador e interesado en sus estudios que, supuestamente, serían los destinatarios de este programa «mejora del éxito escolar». Por el contrario, en este tipo de alumnos el centro suele volcar sus recursos y el profesorado está encantado de ayudarles. La consecuencia, al menos en este centro, es que la mayoría de estos alumnos alcanzan los objetivos generales de la etapa consiguiendo la titulación en Secundaria.

2. Pienso que el análisis del fracaso escolar y las actuaciones consiguientes deben ser mucho más profundas y las responsabilidades no deben recaer exclusivamente en la práctica docente, sino que es inexcusable tener en cuenta circunstancias familiares y sociales: la cultura de la imagen eclipsa a la cultura de la lectura. No está de moda el «estudioso» que se esfuerza sino el «listillo» que logra sus metas sin trabajo alguno.

3. Si se quisiera abordar seriamente el problema del fracaso escolar, parece más viable comenzar por pedir la opinión de los profesionales que vivimos diariamente esta problemática. Planteado como se plantea, ahora, bien avanzado el curso escolar y de esta forma unilateral y con estas prisas e improvisaciones, hace sospechar de objetivos bien distintos a los que se pregonan, mucho más cercanos a intereses políticos.

Creemos que sería más eficaz dotar a los centros, al inicio del curso, de mayor número de profesores y de conceder una mayor autonomía organizativa en la distribución horaria y ratio profesorado/alumnado. Pero la situación es bien distinta, la Administración se encarga de recordar a los equipos directivos que deben «llenar» sus aulas hasta el cupo legal (aunque «sobre» profesorado), que pueden imponer carga lectiva por encima de los 17 períodos, que no se permitan desdobles,... todo ello en su afán de reducir recursos humanos y económicos que ahora tan alegremente se otorgan.

Por todo ello, pedimos la retirada de este programa (por cierto, ¡vaya nombrecito! ¿para qué necesitamos «mejorar el éxito»?) y que se estudien y analicen mucho más seri amente las causas del fracaso escolar.

 

Miguel Ángel Diez Baños
Profesor de Biología y Geología del IES "Valles de Luna".- Santa María del Páramo

 

STEs Castilla y León Opinión