STEs Castilla y León Opinión

¿Qué va a pasar con los conservatorios?


29-11/05

TRIBUNA

ADOLFO MUÑIZ LORENZO

 

C

uando en Castilla y León se asumieron las competencias en materia de Educación, los conservatorios profesionales pertenecientes al MEC -Astorga, Ponferrada, Ávila, Salamanca, Soria, Segovia y Palencia y uno Superior en Salamanca-, pasaron a depender de la Junta, regulando su funcionamiento por la Legislación General del Estado y por la Legislación específica de Castilla y León. Las sucesivas leyes y Decretos que se han desarrollado han fijado los aspectos básicos, como por ejemplo, los currículos, las ratios, los tiempos lectivos de cada asignatura y el proceso de selección del profesorado.

Todo el personal docente de estos centros, a excepción de los interinos, hemos tenido que superar un concurso-oposición nacional o autonómico, regulado por ley, al Cuerpo de Profesores de Música y Artes Escénicas, que es el cuerpo creado específicamente para impartir la docencia en los conservatorios públicos de todo el territorio nacional, y tenemos la categoría de Funcionarios de Carrera del Grupo A.

Fuera de esta Red de Conservatorios de la Junta quedaron los de León, Valladolid, Burgos y Zamora. dependientes hoy día de diputaciones, ayuntamientos y patronatos, cuyo profesorado tiene la categoría profesional de contratados laborales o funcionarios del grupo B, no perteneciendo éstos, en ninguno de los casos, al cuerpo antes mencionado de Profesores de Música y Artes Escénicas, habiendo accedido a su puesto de trabajo de una manera muy diferente, con pruebas en la mayoría de los casos de mucho menor nivel de exigencia e incluso algunos, mediante una entrevista personal.

La decisión política de la Junta de integrar a estos cuatro conservatorios en la red autonómica, y por lo tanto asumir directamente a gran parte del profesorado antes mencionado, fue anunciada como un hecho tácito el pasado 18 de octubre por la directora general de Recursos humanos de la Junta en reunión con los miembros de la Asociación Unísono, y ha caído como un mazazo y ha sembrado el desánimo y la indignación en el colectivo de Funcionarios de Carrera e Interinos que trabajamos en la red actual de conservatorios de la Autonomía.

Con esta medida, los profesores asumidos van a ocupar gratuitamente plazas de plantilla en conservatorios de titularidad autonómica, por delante de los profesores del Cuerpo de Música y Artes Escénicas, dándoles prioridad para ocupar estos puestos sobre los Funcionarios de Carrera, con más años de permanencia en el Cuerpo, y además, manteniéndoles el destino en el propio centro. Consecuentemente, se nos niega el derecho a la movilidad, no pudiendo acceder a dichas plazas a través del concurso de traslados que marca la ley, quedando anulados nuestros derechos de antigüedad frente al resto del profesorado que va a asumir la Junta. Y de igual manera, la situación del personal interino empeora sin remisión. Estamos, pues, ante una gravísima injusticia y un agravio comparativo sin precedentes.

Esto significa que los procesos selectivos de acceso a la función pública docente a un Cuerpo General de la Administración General del Estado que garantizan una selección del profesorado en igualdad de condiciones y que hemos pasado los actuales profesores de conservatorios no servirán de nada frente a esta decisión política. Y supone una auténtica burla y desprecio a quienes se preparan durante años para pasar un proceso selectivo en regla y para quienes llevamos años viviendo fuera de nuestras ciudades y esperamos optar a un destino justo a través del concurso de traslados.

Pero aquí no termina todo este atropello: esta medida de «papeles para todos» ya ha hecho su «efecto llamada» en Zamora, cuya Diputación Provincial acaba de sacar el 20 de octubre una oferta de empleo con plazas de piano, oboe, trompa, etcétera, suponemos que con vistas a que quienes las superen entren deprisa por la «puerta de atrás» a la Junta. Aquí el que no corre vuela. ¿Volverá la Comunidad Autónoma a convocar algún concurso-oposición para conservatorios? ¿Para qué y para quiénes? Pues la Ley 7/2005 de la Función Pública de Castilla y León, en su art. 40.3 posibilita el acceso al Cuerpo de Profesores de Música y AA.E E. mediante un simple concurso de méritos.

Las consecuencias de esta medida, las vamos a pagar todos los miembros de la comunidad educativa: desde los profesores hasta nuestros alumnos, que son el fin de nuestro trabajo. Y decimos esto porque todas las partes implicadas se preguntan: ¿Cómo podrán coexistir en un mismo centro personal contratado laboral, funcionarios de diferentes niveles y funcionarios interinos, con diferentes horarios, convenios y sueldos, desarrollando las mismas tareas educativas? ¿Qué grado de funcionamiento y de organización va a haber en dichos centros? ¿Qué va a pasar con la calidad en la educación, algo de lo que tanto se está hablando hoy día? El asunto del traspaso de los conservatorios a la Comunidad tiene bemoles, pues ya se viene oyendo por lo menos en León, desde hace casi 20 años. Se trataba de quitarse un muerto de encima, sea como sea, y se está haciendo sin diálogo ni negociación con profesores ni sindicatos, a puerta cerrada, suponemos que anteponiendo los intereses políticos de aquellos que rezan el mismo credo, a los intereses educativos. La opinión pública desconoce en su mayoría el funcionamiento de los conservatorios y se le engaña fácilmente diciéndole que, a partir de ahora, «ya no tendrán que pagar tasas de matriculación tan caras»... Esto recuerda aquella simpática frase que decía la escritora Gloria Fuertes: «Nos mean, y nos dicen que está lloviendo...».

Desde la asociación Apromae queremos denunciar toda esta situación escandalosa, reivindicando nuestro legítimo derecho a defender nuestros intereses, y no pretendemos, de ninguna manera, perjudicar a ninguno de los trabajadores que dan clase en estos cuatro conservatorios. Quizás un tema como éste haría rodar cabezas en cualquier país europeo e incluso en algunas otras comunidades. Pero España es diferente, y Castilla y León, más.

De esta manera, los profesores de conservatorios de la Junta, a través de las distintas asociaciones vamos a protagonizar una serie de movilizaciones para sensibilizar a la opinión pública de las barbaridades que se van a cometer con nuestro colectivo. Habrá que encomendarse a Santa Cecilia, para que desde arriba se acuerde de nosotros, los músicos, el colectivo quizás más abandonado de todos los planes educativos legislatura tras legislatura. ¡Salve patrona!

ADOLFO MUÑIZ LORENZO

http://www.diariodeleon.es/hemeroteca/noticia.jsp?CAT=108&TEXTO=4296731&txtDia=29&txtMes=11&txtAnho=2005 

STEs Castilla y León Opinión