STEs Castilla y León Opinión

La LOE desde Vallecas

Cartas al director  19-11-2005

Antonio Albarrán Cano

S

uele ser verdad que las cosas son "del color del cristal con que se miran". Y suele influir el metro cuadrado desde el que uno alza la vista para mirar.

En el Puente y la Villa de Vallecas en el curso 2004-2005 se escolarizaron 41.158 alumnos en los tramos de escuelas infantiles, primaria, secundaria y bachillerato. De ellos, el 58% se matriculó en la escuela pública, y el 42% en la privada concertada.

Cualificando esta población escolar, debe saberse que, de un total de 1.782 alumnos de etnia gitana, el 81% estaban matriculados en la escuela pública, frente al 19% en la privada concertada; de 4.313 inmigrantes, el 72% en la pública, frente al 28% en la concertada; de 607 alumnos de integración (con alguna deficiencia de diferente signo), el 81% en la pública, frente al 19% en la privada concertada. Que cada uno en su barrio o ciudad haga sus estadísticas y saque sus conclusiones.

Los centros privados concertados pertenecen en su mayoría a entidades religiosas (Tajamar, del Opus Dei; congregaciones religiosas varias); una cooperativa, una asociación cultural, empresarios privados diferentes. No es secreto afirmar que a los centros privados concertados, aquí y en cualquier otro lugar, acuden los hijos de familias con nivel económico más desahogado.

¿Qué pasará si triunfa la actual LOE? Que se corregirá un poco, no mucho, la deriva en que los anteriores Gobiernos del PP metieron a la escuela pública, a favor de la privada. Hace falta que esta ley privilegie de verdad a la escuela pública, porque acoge a más ciudadanos y, en una proporción alarmante, a ciudadanos con mayores necesidades económicas, sociales y personales. Repartir por igual sería radicalmente injusto. Lo justo es dar más recursos a los que carecen de posibilidades.

¿Y si ganaran las tesis de los manifestantes del sábado 12? Se acentuaría la deriva perversa para convertir la escuela pública en el gueto de los ciudadanos con mayores dificultades de todo tipo. ¡Dios y la democracia nos libren de las intenciones de los manifestantes del sábado 12!

El Gobierno de la Comunidad de Madrid lo tiene claro para 2006: las inversiones a favor de la privada, tal como se ha hecho público en un debate reciente en la Asamblea de Madrid, se incrementan en un 17%, frente al 7% de incremento las que van a favor de la pública. ¡Serán! Ni siquiera reuniéndose la Asamblea de Madrid en Vallecas han adquirido sensibilidad para estos temas. Claro, la presidenta y muchos otros estaban en la manifestación del sábado 12.

Y ustedes, señores obispos, ¿a favor de quién? Que están a favor de la concertada, sin restricciones, es demasiado notorio. Pero ¿nada más? Vaya papelón, para los que pretenden seguir creyendo.
 

Antonio Albarrán Cano

STEs Castilla y León Opinión