STEs Castilla y León Opinión Comunicados
 

Una nueva etapa

 

Desde el Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Enseñanza de León manifestamos nuestra satisfacción por que las elecciones generales del 14-M hayan posibilitado un cambio en el Gobierno, algo que desde múltiples instancias sociales se consideraba ya necesario para iniciar un nuevo periodo de diálogo y regeneración democrática. En este sentido, se da la favorable circunstancia de que ningún partido ha conseguido la mayoría absoluta, que parece ser poco conciliable con el esfuerzo de consenso y con la realidad de un Estado plurinacional como el español; el éxito del PSOE en estas elecciones no se explica, por otra parte, sin el apoyo de la izquierda plural que viene trabajando durante años por un cambio de rumbo en las políticas.

Numerosas veces, en estos cuatro años, hemos venido denunciando el engreimiento del gobierno y la exclusión de cada vez más sectores sociales. Así, se ha practicado una política casi sistemática de desmantelamiento de servicios públicos, institucionalización del empleo en precario, pérdida de poder adquisitivo de trabajadoras y trabajadores y servilismo intolerable en la política internacional.

En el plano educativo, desde nuestra organización confiamos en que el nuevo Gobierno derogue la LOCE y retire la enseñanza religiosa del currículo escolar. Son muchos los retos a los que se tiene que hacer frente en este ámbito, en el que debe ser prioritaria la promoción de la enseñanza pública y de las medidas que garanticen una educación de calidad para todo el alumnado.

Desde la responsabilidad que otorga nuestra representación en el sector, ofrecemos nuestra colaboración para conseguir estos propósitos.

Entre las primeras medidas anunciadas por José Luis Rodríguez Zapatero, saludamos especialmente las concernientes a la paridad hombre-mujer en el futuro Gobierno y a la presentación de una ley integral contra la violencia hacia las mujeres. Igualmente consideramos urgente la búsqueda de un consenso para propiciar la integración de todas las personas inmigrantes.

Al margen de las lógicas dificultades que el nuevo Gobierno habrá de atravesar, desde aquí le deseamos lo mejor en esta singladura, en el convencimiento de que lo primero y fundamental a modificar es el talante: el diálogo debe sustituir posiciones prepotentes que sólo pueden ser fuente de crispación social.

 

STELE-STEs

 
STEs Castilla y León Opinión Comunicados