STEs Castilla y León Opinión Comunicados
 

ESTADO DEL MALESTAR

 

1.- Privatización:

Las recientes declaraciones efectuadas por el presidente del Círculo de Empresarios, Sr. Azpilicueta, proponiendo que la sanidad y la educación deben dejar de ser gratuitas, no sorprenden a nadie. Por una parte, están en total sintonía con la política neoliberal —capitalismo de rostro inhumano- del gobierno popular (ya se sabe, “flexibilidad laboral” —despidos masivos e indiscriminados, contratos “basura” y salarios miserables-, frente a astronómicas ganancias bancarias y financieras) y, por otra, comparten el estilo agresivo, provovcador y prepotente del presidente del Gobierno, Sr. Aznar, y sus aláteres. “Hacen escuela” para los suyos, educan para el arribismo social y para seguir mandando.

2.- Confesionalidad y censura:

Como en los viejos tiempos del antiguo régimen, recuperan la catequesis y la moral religiosas más rancias y anacrónicas, al tiempo que imponen la censura del pensamiento único: con nosotros o en contra. Vuelven las amenazas, las multas y las sanciones de todo tipo para quienes no comulgan con sus ideas, y, en el legítimo uso de su libertad de expresión, manifiestan sus desacuerdos con ellas y con las actuaciones gubernamentales. Esto ocurre hoy, en lo que se supone es un Estado de Derecho, constitucionalmente democrático. ¡Increíble, pero cierto!

3.- Educación clasista y segregación escolar:

La educación, entendida como artículo de consumo por quienes nos gobiernan -no como un derecho fundamental de la persona y una obligación ineludible del Estado, reconocidos en todas las Constituciones más progresistas- se orienta hacia la competitividad, el individualismo, la selección del alumnado y el bolsillo del contribuyente, bajo la apariencia de los principios del esfuerzo personal, la responsabilidad, el rendimiento académico, la disciplina, la autoridad del profesor, el control administrativo y, finalmente, de la manida “calidad” educativa, de la que apenas se dice qué significa, dada la ambigüedad del término. Así las cosas, la escuela y la enseñanza públicas, que propugnan otros valores bien distintos, distinguiéndose por su vocación universal e integradora; pluralidad y diversidad; participación democrática, humanismo, coeducación, creatividad, ecologismo, laicismo, pacifismo, apertura social, etc. son condenadas por los “responsables” del MECD al descrédito, la discriminación económica y la marginalidad, frente al trato favorecedor que recibe la red de la enseñanza privada- concertada, cada vez más extensa e insaciable.

4.- Estamos en campaña electoral...

y los políticos candidatos se afanan por estar en todas partes, prometiendo el “oro y el moro”. Los STEs seguimos defendiendo nuestro modelo de enseñanza pública como el más necesario y conveniente, y sugerimos un simple ejercicio: fijarse bien en los programas de los diversos partidos políticos, para conocer y distinguir sus propuestas y compromisos acerca de la educación y la enseñanza públicas. Después, que cada cual decida libre y responsablemente.

 

STEs-Salamanca

 
STEs Castilla y León Opinión Comunicados