STEs Castilla y León Opinión Comunicados
 

Elecciones generales
14-M

"viernes 27 de febrero, comienza la campaña electoral"
 

Desde el punto de vista educativo, las próximas elecciones del 14-M presentan unas singulares características que es necesario valorar. Por supuesto que habrá que examinar y comparar los distintos programas que nos ofrece cada organización política. Quienes defiendan una enseñanza pública de calidad: democrática, participativa, integradora, científica, laica, compensadora de desigualdades, dotada de medios suficientes, no sometida a las leyes del mercado...; quienes aboguen por una paulatina rescisión de los conciertos educativos donde la oferta pública sea suficiente para atender las necesidades de escolarización... tendrán nuestro apoyo.

Pero además de este análisis de programas de cara al futuro, es conveniente también echar una mirada hacia atrás.

Durante estos cuatro últimos años, el mundo de la educación ha sufrido durísimos reveses, tanto por lo que se refiere al sistema educativo en su configuración normativa como por lo que atañe al contexto social, que tanta incidencia tiene en la formación de las personas sobre todo las de menor edad. Los objetivos y valores educativos de más honda significación, como son la gestión democrática, la participación, la igualdad de oportunidades, la cohesión social, el sentido crítico, la libertad de conciencia y de pensamiento, el pluralismo ideológico, la laicidad de la enseñanza y de la sociedad, la valoración y defensa de los servicios públicos, la educación para la paz, el reconocimiento de los errores, la actitud de escucha y diálogo, la búsqueda de la verdad, el respeto a la diferencia, el trato respetuoso..., estos objetivos y valores han sido, a nuestro juicio, menospreciados, tergiversados y manipulados reiteradamente por leyes y actuaciones del Gobierno actual. Es cierto que, también, algunas organizaciones políticas han contribuido, en
parte, a esta situación, pero no con la gravedad e intensidad con que lo ha hecho el partido gobernante.

De las negativas consecuencias que para la educación supone la LOCE hemos hablado ya en muchas ocasiones. El incremento de los conciertos y una mayor segregación escolar ahondarán aún más las desigualdades sociales y el deterioro de la escuela pública. El tratamiento de la religión, en sus dos vertientes, atenta contra el libre pensamiento y la libertad de conciencia. Incluir las enseñanzas confesionales en el currículo escolar y equipararlas con todas las demás materias es una gravísima ofensa a la racionalidad y a la ciencia.

La educación para la paz, uno de los más importantes fines de la educación, ha sido despreciada y maltratada por un Gobierno que ha impulsado una guerra de ocupación contra el pueblo iraquí, con miles de víctimas. Las mentiras y las manipulaciones han sido, y siguen siendo, constantes.

Esperemos que, tras las elecciones del 14-M, el nuevo Gobierno que salga de las urnas dé marcha atrás a estos atentados contra la escuela pública e intente actuar de forma más acorde con los principios y valores educativos.

 

STELE-STEs

 
STEs Castilla y León Opinión Comunicados