STEs Castilla y LeónOpinión
 

EN EL DÍA DEL DOCENTE

31/10/2003

  Alfonso Díez

  

     No es la profesión del futuro, precisamente. O, tal vez, sí. Depende de cómo se mire. En los países desarrollados hay problemas para “reclutar” maestros; en el tercer mundo, faltan. Los primeros demandan formación “a la carta”, como un producto más del mercado, a gusto del cliente y según sus posibilidades económicas. Por eso consumen información de todo tipo y a través de múltiples medios.

      Sin embargo, el problema actual es tanto de exceso informativo como de calidad de esa misma información. La cuestión está en quién filtra, selecciona y dosifica esa información,  que permita abrirse camino en el intrincado bosque informativo que nos abruma. Es decir, para enterarnos verdaderamente de lo que pasa por el mundo, y para distinguir, en fin, la realidad de lo que nos cuentan. Y aquí la escuela y el maestro juegan un papel ineludible y de gran importancia educativa.

      Conversando recientemente con dos ilustres amigos, el pedagogo italiano Francesco Tonucci “Frato” y el periodista Fabricio Caivano, creador de la emblemática Cuadernos de Pedagogía, concluíamos en que la educación tiene mucho de seducción, y que educar de verdad no es sino educarse(se) juntos, que es como mejor se afrontan los retos cotidianos de la vida.

      ¡Inolvidable! No hablábamos del seductor al estilo de los charlatanes engañabobos de simpatía empalagosa, que, repetidos como clones, aparecen en las televisiones que nos atontan. Hablábamos del domino y la magia de la palabra, del saber escuchar, de la libertad de expresión; de la tolerancia, del respeto, de la amistad, del compromiso, del valor necesario para educar… Seduce y convence quien está convencido, porque los demás aprenden de su coherencia.

      Vaya nuestro homenaje y afecto, en el día del docente, a todas las maestras y maestros, profesoras y profesores, educadoras y educadores, que dignifican con su ejemplo esta apasionante profesión, y que, al mismo tiempo, día a día, luchan incansablemente desde el aula, la política o el sindicato, por mejorar las condiciones de trabajo del sector docente y la calidad de la enseñanza pública.

     ¡Chapeau!

 

El Día del Docente se celebra el 31 de octubre

 
    STEs Castilla y LeónOpinión