STEs Castilla y LeónOpinión Comunicados
 

MANIFIESTO
  1º de MAYO EN MEDIO DE LA BATALLA


www.stecyl.es
www.stes.es

MANIFIESTO

1º de MAYO EN MEDIO DE LA BATALLA

Vuelven los campos: Campo Abierto, Campo Cerrado, Campo del Moro, Campo de Sangre, Campo Francés y Campo de los Almendros. Estamos en tiempo de guerra.

La guerra de Irak, como todos sabemos, no terminó el 10 de abril. El 10 de abril se dejaba de informar de la masacre, del asesinato programado de un pueblo.

Julio A. Parrado y José Couso pagaban con su vida el compromiso profesional insobornable de trasladar a la opinión pública los hechos de la guerra.

Evacuados y silenciados los profesionales molestos, los proletarios del fusil: asiáticos y latinoamericanos principalmente, seguirán trabajando para las empresas de la guerra.

Excluidos, mucho más que explotados, la guerra se convierte para muchos en la salida laboral que les pueda permitir, como al soldado que le puso la bandera de EE.UU. a la estatua de Sadam, el acceso a la Universidad. Acceso vetado a los hijos e hijas de madres que se ganan la vida limpiando por horas, como la madre de él.

La progresiva transformación del Estado del Bienestar en Estado del Riesgo somete a nuevas situaciones de opresión al conjunto de los asalariados, siendo la primera de ellas el aumento imparable de los accidentes laborales de los que las reformas de 1984 y 1994 no son ajenas y, en rosario, la reducción de los salarios indirectos recibidos en forma de buenos servicios sanitarios, educativos y sociales.

El trabajo precario ( inestable, inseguro y escaso) no te permite salir de la pobreza. No te permite independizarte. No te permite acceder a una vivienda digna. Estamos hablando del 39% de los trabajadores murcianos o del 45% de los andaluces.

El trabajo precario te arrastra hasta el fondo de la economía sumergida y arrastra, sobre todo, a jóvenes, mujeres e inmigrantes sin papeles.

 ¡Ningún ser humano es ilegal! Venimos proclamando desde la entrada en vigor de la inconstitucional Ley 8/2000 (de extranjería). En un Estado de Derecho la ilegalidad consiste en permitir que se aliene al pueblo al impedir el desarrollo de ciudadanos libres y no explotados.

 Juantxu Rodríguez, fotógrafo español, fue asesinado en Panamá en 1989, otro crimen de guerra., otro crimen, inicio de la  geopolítica del Nuevo Orden Mundial, orden que, según parece, pretende instaurar sociedades de violencia, sea cual sea el lugar y los argumentos de ataque y defensa: Liberia, Ruanda, Yugoslavia, Chechenia y el gaseado del teatro de Moscú, la brutalidad de Ariel Asaron con los palestinos y la respuesta terrorista, las ejecuciones de Castro, las doctrinas del “ataque preventivo” y del “castigo colectivo” del actual “Rey de Reyes”. La barbarie pretende instaurarse desde (A)fganistán pasando por (B)urundi, (C)olombia... hasta (Z)aire. De la A a la Z.

La lucha por un trabajo digno, la causa del movimiento obrero, tiene vigencia como nunca. El arraigo laboral es la condición básica del bienestar personal y social, pero el ojo del huracán de la revolución conservadora lo absorbe en aras de la revuelta fiscal de los privilegiados: reducción de los servicios públicos, amortización de empleos estables, reducción de impuestos a las rentas el capital, aumento de subvenciones a las grandes empresas e incremento de los presupuestos militares.

La globalización de la solidaridad, y el compromiso de los STEs con el trabajo en el seno de los foros sociales, está fortaleciendo la resistencia contra la mercantilización no sólo de los servicios públicos sino de la vida misma.

Nos comprometemos a seguir en la lucha contra las terribles y cumplidas ecuaciones de sangre por petróleo, contra la atribución  a la democracia de ser “hermana de la muerte” gracias a los tres jinetes del crimen global.

Nos comprometemos a seguir movilizando, a llenar las calles y plazas de gentes como si de “una plaga amarga” se tratase para los amigos de la guerra.

Nos comprometemos a ser tenaces e incurables pacíficos y pacifistas porque aborrecemos la muerte programada.

Nos comprometemos a luchar contra el terrorismo pedagógico que supone para los niños y niñas iniciarse a la vida con  sucesos brutales y dramáticos que difícilmente saldrán de sus mentes.

Nos comprometemos a defender el principio básico de la civilización: el derecho de todo individuo a seguir viviendo.

Max Aub, en su LABERINTO MÁGICO, que lleva los títulos de los seis susodichos campos, narra todo el sufrimiento y el dolor del antes, durante y después de nuestra Guerra Civil.

Ahora, parece, entramos en el CAMPO DE LOS ALMENDROS: campos de concentración, hambre, castigos, persecuciones, exilio, ejecuciones y MIEDO, MUCHO MIEDO. Treinta años después de la VICTORIA,. Aub, pudo constatar que en España seguíamos sin libertades, pero lo que más le dolió, después de 30 años de exilio en Méjico, fue que su falta  no se echaba de menos. Son los estragos de la guerra:

Muerte de inocentes, muerte de la inocencia.

Pérdida del patrimonio más importante de la Humanidad: LOS DERECHOS HUMANOS.

MALDITAS LAS GUERRAS Y LOS CANALLAS QUE LAS HACEN.

 

CONFEDERACIÓN DE SINDICATOS DE TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DE LA ENSEÑANZA.- STEs

 
   STEs Castilla y LeónOpinión Comunicados