NOTAS DE PRENSA Y ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Confederación de Sindicatos de Trabajadores
y Trabajadoras de la Enseñanza – Intersindical
Carretas, 14-7º E-F 28012 Madrid
Telf: 915322264 Fax: 915322280
stes@stes.es - www.stes.es

La Confederación de STES-intersindical lamenta profundamente la pérdida de Marta Mata, pedagoga de reconocida trayectoria, impulsora del Movimiento de Renovación Rosa Sensat y firme defensora de la escuela pública

Marta Mata

Durante los últimos años en que tuvimos la oportunidad de coincidir con ella en el Consejo Escolar del Estado, hemos sido testigo de su calidad excepcional como persona y como defensora de una enseñanza audaz e integradora, heredera del espíritu de la Institución Libre de Enseñanza, ya que supo dar continuidad a las prácticas docentes de la II Republica con los movimientos de Renovación Pedagógica que impulsó desde los métodos más activos de la pedagogía moderna

Si importante fue su gesto de dimisión en el Consejo Escolar en protesta por el autoritarismo ejercido por la entonces ministra Pilar del Castillo, no menos lo ha sido su etapa como presidenta de esta institución, a la que fue capaz de inyectar nuevos bríos desde unos planteamientos profundamente democráticos.

Por su preocupación social y su inquietud pedagógica, y por su compañerismo, las organizaciones que abogamos por la defensa y promoción de la enseñanza pública, de la educación como derecho universal de la ciudadanía, recordaremos durante mucho tiempo a Marta Mata, a quien hoy rendimos nuestro sentido homenaje.

José Luis López Belmonte, Augusto Serrano Olmedo, Beatriz Quirós Madariaga

Representantes de STES-i en el Consejo Escolar del Estado -CONFEDERACIÓN DE STES-i)

27 de junio de 2006

© Confederación de STEs-Intersindical

Federación de Sindicatos de Trabajadores
y Trabajadoras de la Enseñanza – Intersindical
C/ Menéndez Pelayo, 2; piso 3º, Oficina 6. 47001 Valladolid
' y 7 983 338 223
stecyl@stecyl.es - federacion@stecyl.es - www.stecyl.es

 

Biografía.
Reacciones
La presidenta del Consejo Escolar del Estado impulsó la escuela laica y la entidad Rosa Sensat
Tenaz y dulce Pascual Maragall
Una pedagoga imprescindible Mercedes Cabrera

Marta Mata, una vida dedicada a enseñar


Biografía.
EFE
La pedagoga Marta Mata, presidenta del Consejo Escolar del Estado e impulsora de la renovación de la escuela pública en la Transición, falleció el 27 de junio en Barcelona cinco días después de cumplir 80 años tras sufrir un infarto cerebral.

Nacida en Barcelona en junio de 1926, Mata estuvo vinculada a la educación desde su infancia y en 1965 fundó la escuela de maestros 'Rosa Sensat', con la que, junto a las Escuelas de Verano, que también organizó, desarrolló sus especialidades de pedagogía y didáctica de la lengua escrita.

Profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Mata pertenecía desde su fundación al Consejo Escolar del Estado, el máximo órgano consultivo en materia de educación en España, que presidía desde mayo de 2004.

El pasado día 5 de junio, esta pedagoga, autora de numerosos libros y artículos relacionados con el ámbito de la educación, ingresó en un hospital barcelonés, aquejada de un amago de angina de pecho, que derivó en infarto cerebral.

Hija de la maestra Angels Garriga, Marta Mata perteneció desde su fundación al Consejo Escolar del Estado, del que dimitió en junio de 2002 cuando desempeñaba una de las vicepresidencias, en protesta por la forma en que el Gobierno del PP tramitaba la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE), que "no permitía su debate en profundidad".

Posteriormente, en mayo de 2004 volvió a ese organismo como presidenta, a propuesta de la entonces ministra socialista, María Jesús San Segundo.

Además de su trabajo en el campo de la renovación pedagógica, Marta Mata, afiliada al PSC desde el año 1976, fue también diputada en las primeras Cortes Constituyentes, senadora, diputada autonómica y concejal en el Ayuntamiento de Barcelona.

Desde 1999 era doctora honoris causa por la UAB, y en 1997 la Generalitat la distinguió con la Creu de Sant Jordi.


Reacciones
Políticos, sindicatos, patronales de la enseñanza y asociaciones de padres han elogiado hoy sin fisuras la figura de Mata, a quien han recordado como una firme defensora de la escuela pública y laica de calidad, siempre "coherente con sus ideas" y abierta al diálogo. "Una maestra de escuela y una maestra de maestros, una persona absolutamente imprescindible en la educación".
Han loado, desde posiciones diferentes, la dedicación de la hasta ahora presidenta del Consejo Escolar del Estado a la educación y, en particular, a la enseñanza infantil como maestra.
El secretario de la Asociación de Maestros Rosa Sensat, Carles Grácia, ha destacado la obra de la fallecida pedagoga Marta Mata por "dignificar la profesión de maestro" y por la defensa que hizo "durante toda su vida de la escuela pública".

El Ministerio de Educación y los representantes principales del sector coincidieron al valorar la trayectoria profesional de la pedagoga Marta Mata, incluidas aquellas organizaciones más críticas con su gestión como presidenta del Consejo Escolar del Estado.

La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, recalcó en un comunicado la "valía" como "pedagoga y persona" de Mata, alguien "con nombre propio en la historia del sistema educativo", que dedicó la vida a la mejora de la educación y la enseñanza pública "con la energía y dedicación que dan la firmeza de ideas y la seguridad de que se está haciendo lo correcto".

La presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos (CEAPA), Lola Abelló, se mostró "realmente afectada" por la muerte de una "gran mujer, una gran persona", una trabajadora "infatigable" dedicada a los niños, una figura relevante de la pedagogía y "una gran maestra", que sabía escuchar a los niños y hablarles.
"¡Ojalá que hubiera muchas personas con ese grado de implicación en la educación de nuestros hijos y en el futuro de un país!", enfatizó a su vez el presidente de la Confederación Nacional Católica de Padres de Alumnos (CONCAPA), Luis Carbonel. "Aunque no compartiéramos ni sus ideas ni la forma en que ejercía la presidencia del Consejo Escolar, no se debe regatear el elogio y reconocemos la dedicación de toda su vida a la mejora de la educación", agregó Carbonel, quien había pedido en varias ocasiones el cese de Mata.

Los sindicatos comentaron principalmente la defensa de la escuela pública como una las características fundamentales de Mata.
"Es una referencia en el mundo educativo y una gran pérdida para todos los que trabajamos por una educación más equitativa y por el avance de la educación pública como elemento de solidaridad y vertebración", aseguró el líder de Enseñanza de CCOO, José Campos. El secretario general de FETE-UGT, Carlos López Cortiñas, explicó que no sólo ha fallecido la presidenta de la comunidad educativa, sino "la pedagoga y política comprometida con la renovación pedagógica y las clases sociales más desfavorecidas".

El
portavoz de STES, Augusto Serrano, enfatizó que Mata ha sido ejemplo en la defensa de la mejora de la calidad de la escuela pública y que consiguió "revitalizar" el Consejo Escolar del Estado.

El responsable de Educación de CSI-CSIF, Eliseo Moreno, comentó que, más allá de las discrepancias, Marta es una figura sobresaliente en los movimientos de renovación pedagógica y que se merece todo el reconocimiento.

El secretario general de FSIE, Francisco Vírseda, echó en falta que Mata no hubiera apoyado la escuela privada concertada con tanto empeño como defendía a la pública, pero fue una mujer "coherente en todo momento y dialogante".

Jose Luis Fernández, ex responsable de Educación de USO, quiso recordar los aspectos más positivos de una mujer que ha muerto con las 'botas puestas', así que las discrepancias que hubiera "quedan aparcadas".

La presidenta de la Confederación Española de Centros Educativos (CECE), Isabel Bazo, dijo que Mata ha sido siempre "una mujer que ha planteado sus ideas y las ha defendido contra viento y marea", con una capacidad "tremenda" de trabajo.

El presidente de la Federación Española de Religiosos (FERE), Manuel de Castro, subrayó las conversaciones con ella de los últimos meses y el interés que siempre mostró para que todos llegaran a un acuerdo. Igualmente, organizaciones estudiantiles de signo contrario como el Sindicato de Estudiantes (SE) y la Unión Democrática de Estudiantes (UDE) sintieron la pérdida y manifestaron respeto.

UDE, junto a CECE, CONCAPA, USO y otras organizaciones, integran la plataforma "LOE NO", contra la Ley Orgánica de Educación. En una nota, la portavoz socialista de Educación en el Congreso definió a Mata como "excepcional pedagoga y ejemplar defensora de la escuela pública".


La pedagoga Marta Mata muere de infarto cerebral a los 80 años
La presidenta del Consejo Escolar del Estado impulsó la escuela laica y la entidad Rosa Sensat
EL PAÍS - Sociedad - 28-06-2006
Marta Mata, presidenta del Consejo Escolar del Estado, máximo órgano consultivo de la Administración en materia de educación no universitaria, falleció ayer víctima de un infarto cerebral en el Hospital de Barcelona, donde llevaba 22 días ingresada. Mata, de 80 años, destacada impulsora de los movimientos de renovación pedagógica, exdiputada socialista al Congreso, exsenadora y exconcejal de Educación del Ayuntamiento de Barcelona, había ingresado en el centro hospitalario el pasado día 5 de junio tras un conato de angina de pecho, dijo ayer uno de sus colaboradores. Dos días después de ingresar en el hospital, los médicos le pusieron un catéter y tuvo que afrontar la aparición de un trombo que acabó paralizando la parte del lado derecho del cuerpo y provocándole un infarto cerebral que acabó con su vida.

Mata fue un referente para el mundo docente. Nacida en Barcelona en 1926, niña de la guerra, cristiana, renovadora y progresista, se consideraba heredera del espíritu de la Institución Libre de Enseñanza, y de la tradición de las entidades de vanguardia pedagógica en Cataluña y sus valores como el laicismo y la renovación escolar. Hija de la maestra Ángels Garriga, estudió en centros de la Generalitat republicana. Tenía 13 años cuando acabó la guerra. "Cuando llegaron los nacionales, la enseñanza retrocedió cien años. El primer día de clase después de la guerra nos encontramos con los crucifijos y retratos repartidos por toda la escuela. Nos pusieron una capilla en el instituto y se decía misa cada día", declaraba a este diario en 1999.

En los años cuarenta, Marta Mata formó parte de un grupo infantil y juvenil de tiempo libre en Saifores (Tarragona), de donde era originaria su familia y donde vivió durante veinte años y se forjó como maestra. En 1957 se licenció en Pedagogía. A mediados de la década de los sesenta impulsó la clandestina Escola de Mestres Rosa Sensat, que aunaba los esfuerzos de un grupo de profesionales de la enseñanza. En 1976 se afilió al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). En los inicios de la nueva legalidad democrática, se opuso a que hubiera dos redes escolares en Cataluña: una en catalán y otra en castellano. Como mujer de izquierdas creía que con ello evitaba la discriminación de los alumnos en función de la lengua materna, en contra de la opinión sostenida entonces por los nacionalistas conservadores.

"Lo más dificil, gobernar"

Tras pasar por el Congreso y ser senadora por el PSC, entre 1987 y 1995 fue concejal de Educación de Barcelona con Pasqual Maragall de alcalde. "Para mí, lo más difícil ha sido gobernar (...) tener a tu cargo 40 escuelas infantiles, ocho de secundaria, de 14 primarias, tres artísticas, Tener 1.700 maestros", declaraba en una entrevista en octubre de 2002.

Ese año dimitió de su cargo de consejera del Consejo Escolar del Estado por discrepancias con la política educativa de la entonces ministra en el Gobierno del PP, Pilar del Castillo. En 2004, con gobierno socialista, fue nombrada presidenta de este organismo y no dudó en utilizar su voto de calidad para que se aprobara un informe proponiendo al gobierno sacar la religión del currículo escolar y que esta materia no fuera evaluable. Un año antes había señalado que "la religión principal de la escuela es la de la convivencia, del civismo y en la escuela deben aprender a convivir distintas creencias y convicciones". "Toda su vida estuvo al servicio de la transformación de la escuela para que la sociedad fuera mejor", dijo ayer Irene Balaguer, miembro como Mata de la asociación Rosa Sensat.

La capilla ardiente de Marta Mata ha sido instalada en el Tanatorio de Sant Gervasi, en Barcelona. La despedida será mañana a las 13 horas.


Tenaz y dulce
Pascual Maragall
EL PAÍS - Sociedad - 28-06-2006

Marta Mata pertenece al grupo de jóvenes de la inmediata posguerra que en los momentos más difíciles no se resignaron y trabajaron para imaginar un futuro.

Marta Mata es protagonista de la generación que enlaza con el ideal del noucentisme popular de la Mancomunitat y, después, de la Generalitat republicana.

Nunca se cruzó de brazos para esperar que las cosas cambiaran. Trabajó para cambiarlas, y lo consiguió. Lo hizo de modo tenaz y, al mismo tiempo, dulce, sobreponiéndose a las circunstancias adversas que dominaban en nuestro país.

Marta Mata nunca se refugió en el victimismo. Se comprometió a fondo con la base de lo que debe ser un país civilizado; es decir, la educación. Y en la educación se centró en el factor clave: el maestro; la formación del maestro.

Se esforzó para que Cataluña tuviera una generación de profesionales dedicados a la pedagogía, e impulsó una profunda renovación pedagógica.

Marta Mata nunca ha sido mesiánica. Ha sido una eficaz constructora.

A partir de su compromiso civil y social, Marta Mata también dio el paso hacia el compromiso político. Fue en el momento en que fueron a parar a la política los hombres y mujeres que, después de haber luchado para resistir, se habían preparado sobre todo para construir. Su entrañable relación con Joan Reventós fue clave en este paso.

Marta Mata ha dejado una huella importante en la política catalana y española. Su huella está presente en la Constitución española, en el Estatuto de 1979 y, sobre todo, en el desarrollo de los textos constitucionales, a través de la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (1985).

Esta ley, básica para la educación en nuestro país en los últimos 25 años, es en buena medida deudora de la huella de Marta Mata.

También fue decisiva su intervención, con Pepe González, en la elaboración de la primera Ley de Normalización Lingüística, en el año 1983. Si hoy en Cataluña hay una convivencia lingüística ejemplar, es en buena medida por esta ley. Y en lo que respecta a la lengua en la escuela, la influencia de Marta Mata fue notoria.

Fue concejal de su ciudad, y mía, concejal de Barcelona. Desde aquí impulsó el concepto y el proyecto de las Ciudades Educadoras, con el apoyo y el impulso de Pilar Figueras.

Ha muerto una ciudadana honrada de nuestro país. Constructora de realidades más que de sueños, forjadora de los cimientos de la Cataluña de hoy.

Pasqual Maragall es presidente de la Generalitat de Cataluña.


Una pedagoga imprescindible
Mercedes Cabrera
EL PAÍS - Sociedad - 28-06-2006
Ayer, y de forma repentina, murió Marta Mata i Garriga. Una marcha que contrasta con la longeva, intensa y persistente dedicación que destinó a la mejora y modernización de la educación de nuestro país. Hoy mostramos públicamente y con el mayor orgullo que estas palabras puedan albergar, el profundo agradecimiento de la comunidad educativa, del Ministerio de Educación y Ciencia y de todo el Gobierno ante la marcha de una pedagoga imprescindible.

Nacida en Barcelona en 1926, Marta Mata sintió la imperante necesidad de no esperar al fin de la oscuridad para volver a recuperar la luz que surgió a raíz de la fundación de la Institución Libre de Enseñanza. Era parte de su bagaje personal, pues había sido educada en la mejor tradición institucionista, como alumna de bachillerato en el Instituto Escuela de la Generalitat de Catalunya. De ahí que ya en los años cincuenta participara en la renovación pedagógica en Cataluña, retomando el espíritu de libertad que instauraron Francisco Giner de los Ríos, Gumersindo de Azcárate y Nicolás Salmerón, por citar algunos ejemplos. El mismo espíritu que abrió el horizonte de la educación española y que tan buenos frutos dio durante la II República.

Reivindicar el esfuerzo republicano implicaba combatir la dictadura franquista. Marta Mata lo hizo con sus propias armas. En 1965, junto con otros compañeros, fundó la Escuela de Maestros Rosa Sensat, cuyas actividades fueron conocidas a través de las Escuelas de verano. Fue una actividad semiclandestina, si bien, poco a poco, el esfuerzo dio sus frutos y las autoridades franquistas se vieron obligadas a una cierta tolerancia. Muerto Franco, las Escuelas de Verano devinieron en el foro público donde se debatieron los documentos que inspirarían el desarrollo de la futura escuela pública y democrática, y que la misma Marta presentó públicamente. A partir de entonces, proyectó su interés por la educación en su actividad política, tanto en el Ayuntamiento de Barcelona, como en el Parlamento de Cataluña y en las Cortes Generales.

Al Consejo Escolar del Estado llegó en 1986 con la decisión, el vigor y el compromiso por la educación que la han acompañado toda la vida. Allí nos ha ofrecido durante estos dos últimos años, como presidenta, un ejemplo cotidiano de dedicación sin reservas a la nueva tarea de coordinar los complejos trabajos de este órgano en el que se reúnen los representantes de toda la comunidad educativa. Mientras escribo estas líneas recuerdo el entusiasmo con que me enseñaba la Biblioteca del Consejo Escolar durante mi última visita. En estos dos años se ha producido en el Consejo un intenso debate educativo en torno a las propuestas educativas y al proyecto de Ley que finalmente han culminado con la aprobación de la Ley Orgánica de Educación.

Ha sabido Marta extender su preocupación de siempre por los más pequeños y su magisterio a todos los ámbitos educativos, a todos los destinatarios de la educación, a los responsables y a los implicados. Alumnos, profesores, padres, personalidades del mundo educativo y autoridades hemos podido compartir con ella el análisis apasionado y lúcido y la reflexión serena sobre lo que más convenía a nuestros jóvenes y a la educación española. Y hemos aprendido con ella cada día. Esa es la tarea a la que ha dedicado su vida. Muy sinceramente, en nombre de todos los ciudadanos, te lo agradecemos.

Mercedes Cabrera es ministra de Educación y Ciencia.
 


Marta Mata, una vida dedicada a enseñar
http://comunidad-escolar.pntic.mec.es/791/info2.html