STEs Castilla y LeónAulas abiertas
 

Sesión Plenaria Infantil

Los niños rechazan los juegos de guerra

Cerca de 270 escolares ponferradinos participaron ayer en el pleno infantil
Casi 300 niños de Ponferrada participaron ayer en el pleno infantil, que se celebró en la Casa de Cultura y que ha organizado la asociación Defensa de Niños Internacional.

C.F.A. Redacción PONFERRADA.

Cerca de 25 alumnos de los centros La Inmaculada, La Puebla, Las Alamedas, San Andrés la Borreca, San José Obrero, y Valentín García Yebra protagonizaron ayer una sesión plenaria con una corporación de no menos de 270 estudiantes.

L.de la Mata

Los niños rechazan los juegos de guerra

Los niños votaron cada uno de los puntos del día defendidos por esta particular corporación

Puesto en marcha por la organización Defensa de los Niños Internacional y con la colaboración del Ayuntamiento de Ponferrada, que ha destinado no menos de 18.000 euros a este acto, el programa ha tratado de conseguir que los alumnos de la ciudad conozcan de manera pormenorizada la Convención de Naciones Unidas sobre los derechos de los niños.

Durante el programa, y en el transcurso de las diferentes sesiones, los estudiantes elaboraron artículos para un manifiesto con varios temas. Entre éstos, cabe destacar cómo son tratados los niños por los adultos, niños y educación, la participación infantil, niños y drogas, trabajo infantil y tiempo libre, y niños y guerras: de aquí a la marginación. Cada uno de estos capítulos fue descrito a través de una historia personal -verídica o inventada- en la que se ponen de manifiesto las inquietudes de los alumnos en su vida educativa, familiar y en las relaciones con los demás. Los escolares de los colegios participantes fueron los encargados de defender estos ingeniosos puntos del día: «Los niños necesitamos cuidados muy determinados; tenemos que estar bien atendidos y bien alimentados, pero también necesitamos hacer las cosas solos. Que podamos llegar a un acuerdo con ellos y no tenga que ser siempre lo que ellos dicen y cuando ellos dicen». En este capítulo, los «corporativos» llegaron a la conclusión de que los profesores deberían enseñar valores humanos. «Lo más importante no es sacar buenas notas y estudiar para el día de mañana tener un trabajo y ser algo en la vida».

El último punto fue el referido a la guerra. En él, los alumnos se quejaron de que los mayores vieran la guerra como algo necesario e inevitable y de que se frene la llegada de inmigrantes a España, al tiempo que proponen que «los presidentes de los países paren las guerras y que haya alguien que ayude a que los países hagan las paces y todos tengamos lo necesario. Que los coches lleven pancartas que pongan no a la guerra y en las tiendas y en los aviones. Luchemos por un mundo más justo».


BIERZO.- Miercoles, 12 de marzo de 2003

 
 STEs Castilla y LeónAulas abiertas