Sábado
11 noviembre
2000 - Nº 1653

Historia

Informática y tecnología

Filosofía

Organización del bachillerato

Educación reduce casi a la mitad el temario de historia previsto para lograr el consenso

Los reales decretos de secundaria dejan fuera la obligatoriedad de ofrecer clases de informática

SUSANA PÉREZ DE PABLOS, Madrid
El Ministerio de Educación ha reducido el temario de historia de 2º de bachillerato casi a la mitad de lo que tenía previsto y ha cambiado la denominación de la asignatura de Historia de España por Historia a secas para lograr el consenso con la oposición. Este recorte, plasmado en los dos reales decretos de reforma de los contenidos mínimos de la ESO y el bachillerato, a los que ha tenido acceso EL PAÍS, ha implicado también la retirada de la asignatura de informática que iba a ser de oferta obligatoria en la ESO y el bachillerato. Asimismo, en el bachillerato ya no se distribuirán las materias por cursos, como se pensaba hacer. Tras estas modificaciones, el PSOE ha apoyado el proyecto y ha exigido un compromiso de financiación.

El Gobierno ha anulado cuatro de los grandes cambios que tenía previstos porque no hubiera sido legal abordarlos sin modificar la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE). Según la portavoz socialista de Educación en el Congreso, Amparo Valcarce, "el proyecto definitivo es una rectificación en toda regla respecto a la reforma que pretendía hacer Esperanza Aguirre de las humanidades y también la que presentó el Gobierno al PSOE en septiembre".

CiU también se ha mostrado optimista sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo. Según su portavoz en el Congreso, Xabier Trías, "la buena disposición" del Ministerio de Educación hace pensar que la reforma respetará las competencias de las comunidades.

Los dos reales decretos constan de 12 páginas en total a las que se añaden más de 400 páginas de anexos en las que se detallan los contenidos por materias. Éstos son los aspectos en los que el Gobierno ha dado marcha atrás:

Historia. El temario definitivo de los contenidos mínimos (el 55% en las comunidades con lengua propia y el 65%, en las que no la tienen) de la materia de Historia de 2º de bachillerato seguirá constando de 16 grandes epígrafes, como el Gobierno había planeado en los primeros borradores de la reforma (enseñados por Educación al PSOE, CiU y el Gobierno vasco), pero éstos aparecen ahora divididos en dos temas de media, en lugar de en los cuatro previstos en el borrador de la pasada semana. Anteriormente, el total de temas que estaba previsto imponer con esta reforma era de 62, mientras que los reales decretos señalan que serán 37.

Ahora se destinan 70 horas anuales (dos semanales) de los contenidos mínimos para la materia de historia de 2º de bachillerato. No se van a aumentar con el nuevo proyecto. Esto quiere decir que los profesores tendrán algo menos de dos horas (1,8) para dar cada uno de los 37 temas del nuevo temario. La denominación de la materia no será Historia de España, como pretendía el Gobierno y reflejó en los anteriores borradores. Ahora se llamará exclusivamente Historia. El motivo es legal: la denominación que establece la LOGSE para las materias no se puede cambiar sin modificar ésta.

Además, más de la mitad de los contenidos del nuevo temario son de historia contemporánea, mientras que antes se limitaban a la última tercera parte de los temas. El currículo empieza en la Hispania Romana y termina en la España democrática.

Los contenidos mínimos actualmente en vigor y que aprobaron los socialistas después de la LOGSE establecen únicamente siete temas generales para esta materia y éstos se limitan a la historia de España de los siglos XIX y XX.

Informática y tecnología. La portavoz de Educación socialista en el Congreso explica que "no era posible poner la informática como materia de oferta obligada a partir de los 12 años (1º de ESO), aunque los negociadores estaban de acuerdo en su conveniencia, porque para ello era preciso modificar la LOGSE". Colocar cualquier nueva materia optativa de oferta obligada no es competencia del Gobierno sino de las comunidades.

A cambio, se establece que la mitad de los contenidos de la materia de tecnología de la ESO serán de informática. En los nuevos contenidos de las demás asignaturas (como lengua, física y matemáticas) estará también presente de manera transversal la informática.

Actualmente no hay ninguna asignatura de oferta obligada de informática, aunque algunos centros la ofrecen como optativa.

Filosofía. La nueva materia de Historia de Filosofía que quería implantar el Gobierno en 2º de bachillerato -y que aparecía como tal en los últimos borradores enseñados por el Ministerio de Educación a los partidos- ha sido sustituida en los borradores de los reales decretos por Filosofía II. Se trata de una prolongación de la materia de Filosofía que ya se imparte en 1º de bachillerato. Los contenidos mínimos señalan que se destinarán dos horas semanales a Filosofía II. Ahora sólo se da esta asignatura en 1º de bachillerato.

Organización del bachillerato. El Gobierno ya no señalará las materias que se deben estudiar en cada curso del bachillerato, como pensaba hacer, aunque sí en la secundaria. La LOGSE tampoco permite este cambio en bachillerato. Sin embargo, sí señalará el Ministerio de Educación una serie de materias que se deben impartir en 2º de bachillerato para que los alumnos se examinen de ellas en selectividad. Serán: Filosofía II, Historia, Lengua Castellana, Literatura II, lengua oficial de la comunidad autónoma y Lengua extranjera II.