Sábado
11 noviembre
2000 - Nº 1653

Una reforma más extensa que la proyectada por Aguirre

Calendario de tres años

Lengua española y matemáticas ganan una hora semanal en ESO

EL PAÍS, Madrid
Dos son las ideas principales de las reformas contenidas en los Reales Decretos sobre Enseñanzas Mínimas que Pilar del Castillo, ministra de Educación, presentará al Consejo Escolar del Estado el próximo martes. Con esta revisión de la legislación educativa, que afecta a la Enseñanza Secundaria Obligatoria (alumnos de 12 a 16 años) y al Bachillerato (16 a 18), el Gobierno pretende, por un lado, concretar los contenidos de la ESO y, por otro, asegurarse la máxima uniformidad en las enseñanzas sobre las que tiene la potestad de legislar (55% del currículo en las comunidades sin lengua propia y 65% en las que no la tienen). Así, las horas lectivas de lengua española y de matemáticas en 1º y 2º de secundaria aumentan en una hora semanal cada una. Estas horas se ganan a costa de disminuir en la misma medida las horas de música y plástica en esos cursos. Esta modificación horaria requerirá un aumento de financiación de 8.000 millones de pesetas anuales. Este aumento de horas en lengua y matemáticas, ya está en marcha en algunas comunidades autónomas como Andalucía, País Vasco o Cataluña, aunque en esos casos no se ha hecho en detrimento de otras asignaturas, sino aumentando de 28 a 30 horas las horas que el estudiante pasa en el instituto.

Los alumnos de bachillerato tendrán doble ración de filosofía: las dos horas a la semana actuales se convierten en cuatro; además, será obligatorio de cursar en el segundo curso, cuando hasta ahora sólo lo era en el primero. Otros cambios significativos por asignaturas, además de los de historia (ver información superior) se dan en ciencias de la naturaleza, en los que física y química se segregan de biología y geología en los dos últimos cursos de ESO. Por otro lado, los centros educativos tendrán que ofrecer obligatoriamente la asignatura de cultura clásica como optativa, que los alumnos podrán escoger en 3º o 4º de ESO.

Dos ramas de bachillerato ven modificadas sus asignaturas obligatorias. Quienes se decanten por el bachillerato de Artes tendrán obligación de cursar dibujo técnico en el segundo curso; los que se decidan por el de Humanidades y Ciencias Sociales, tendrán que enfrentarse obligatoriamente a música y a griego en su último año en el instituto.

Una reforma más extensa que la proyectada por Aguirre

J. A., Madrid
Los reales decretos de contenidos mínimos de la ESO y Bachillerato que la ministra de Educación, Pilar del Castillo, hará públicos el martes que viene tienen su origen en la reforma de las humanidades que prometió y nunca cumplió en la pasada legislatura, la ministra Esperanza Aguirre. Pero la reforma que ahora se presenta es mucho más amplia en su extensión y menor en su intención que aquélla.

La iniciativa de Pilar del Castillo afecta a todas las asignaturas y a seis años académicos, los cuatro de la Enseñanza Secundaria Obligatoria y los dos de Bachillerato. Pese a esta mayor ambición, la propuesta ha conseguido evitar que los nacionalistas saquen las uñas, lo que no logró Aguirre en su amago de cambio.

El primer aviso sobre una posible reforma de los planes de estudio de los estudiantes entre 12 y 16 años lo hizo Del Castillo en su primera comparecencia como ministra en el Congreso a principios de verano. En los primeros días de septiembre, los técnicos del ministerio comenzaron a dialogar con la oposición y a poner por escrito las reformas que ahora se han plasmado en los dos reales decretos. En las últimas semanas, la ministra ha convocado a PSOE, Convergencia i Uniò y al Gobierno vasco.

CiU fue el último grupo en pasar por el Ministerio estos días pasados. De allí salió con la queja, compartida con los interlocutores vascos, de que la desconfianza ministerial había sido tan grande que no se les había permitido sacar del despacho un sólo papel oficial de la reforma.

Calendario de tres años

El calendario de implantación de esta reforma comienza el próximo curso, en la que solamente se impondrá la nueva hora extra en las asignaturas de lengua española y matemáticas. En el siguiente curso, el 2002-2003, se efectuarán los cambios en los contenidos, objetivos y criterios de evaluación estipulados para 1º y 3º de ESO y para 1º de bachillerato.

Finalmente, el año académico 2003-2004 verá finalizada esta reforma con la aplicación de las modificaciones previstas para 2º y 4º de ESO y 2º de Bachillerato.

En lo referente a financiación, aún no existe una sola peseta oficialmente asignada a esta reforma educativa. El Gobierno se ha comprometido con el PSOE a presentarle la próxima semana la memoria presupuestaria del proyecto.

La única intención conocida hasta ahora, y que no se sabe si se va a mantener, es la de conseguir el dinero necesario para el próximo año de los presupuestos ordinarios del Ministerio de Educación.