R
ecortes de Prensa

Martes, 12 de septiembre de 2000

e
c
o
r
t
e
s

Las Humanidades, única reforma posible en este curso

La ley sobre universidades, FP y mejora de la calidad deberán esperar hasta el 2001

PEDRO SIMON

MADRID.- Con la reforma de las Humanidades como ariete del edificio a derribar, el Gobierno se dispone a hacer obras en la escuela española. Desde los cimientos al tejado, el cambio más significativo de la última década.

La sede ministerial de la calle de Alcalá echa humo y diferentes equipos se afanan en apuntalar el paquete de medidas de la legislatura. Los efectos del huracán Del Castillo no se han hecho esperar: a remangarse tocan.

Recluidos en El Escorial, un enjambre de expertos perfila durante estos días lo que puede ser un avance del decreto de Humanidades, al rescate de Carlos V, las guerras púnicas y los afluentes del Duero. Será uno de los pocos proyectos que alumbrará el Ejecutivo en el 2000/2001. Antes de las Navidades, tendremos más horas, en lo cuantitativo, y una inyección de vitaminas a los contenidos, en lo cualitativo.

A pesar de la espectacular batería de modificaciones en la enseñanza apuntadas por la titular de Educación en su bautismal comparecencia parlamentaria, sólo algunas pocas llegarán a buen puerto en este curso, confirmaron ayer fuentes oficiales.

La llave que abre todas las puertas se llama mayoría absoluta. Con el consabido latiguillo del «consenso, consenso» para no alborotar el corral de la comunidad educativa.

Se abre el telón. Y en el punto de mira del primer curso del milenio, la LOGSE socialista de 1990.

Decreto de Humanidades

Es el estandarte ministerial del año. Hay cierto aire de revancha por la sonada derrota parlamentaria que la oposición le infligió a la ex ministra Aguirre en su intento de reforzar las Humanidades.

La reforma tendrá el armazón diseñado por la comisión de expertos que, allá por 1998, encabezó Juan Antonio Ortega y Díaz-Ambrona. Las intenciones de Educación son las de modificar los decretos de enseñanzas mínimas en cada uno de los tramos del sistema educativo.

-En el primer ciclo de Primaria (seis y siete años) se incrementará el aprendizaje de las Matemáticas y la Lengua. En el segundo (ocho y nueve), tendrá lugar el chapuzón tecnológico: nociones de informática e Internet.

-En la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), la ministra Pilar del Castillo engordará las materias troncales y limitará drásticamente las optativas. Las Matemáticas, la Lengua, los idiomas, las nuevas tecnologías y la comunicación serán las beneficiadas.

-En el Bachillerato se apuntalarán enseñanzas que están a la baja. Además de la Historia, la Filosofía y las Lenguas Clásicas tendrán más presencia.

LODE, LOPEG y LOGSE

Se barrunta un Proyecto de Ley para la Mejora de la Calidad de la Educación, diana de todas flechas de oposición y sindicatos.

El nuevo macrotexto remozará aspectos de la LOGSE, la LODE y la LOPEG. A mediados del 2001 estará ultimado.

El golpe mayor se lo llevará la ESO (25% de fracaso escolar): cambiará el actual sistema de promoción con materias pendientes y saldrán reforzados los sistemas de evaluación.

A lo que el Gobierno llama «atención a la diversidad» con «diferentes vías formativas» (inserción en programas laborales, por ejemplo) a partir de los 14 años para los que no aprueben la ESO, la oposición lo llama «discriminación temprana». Los listos, al Bachillerato y a la Universidad. Los menos listos, a otra cosa.

Nueva Ley de Universidades

El informe Bricall descansa a la espera de que alguien lo coja para resucitar el debate sobre la calidad de la enseñanza superior.

En la primera parte de la legislatura se acometerá una nueva Ley de Universidades que modificara la vieja LRU. Los docentes esperan como agua de mayo un cambio. El Gobierno dice que se establecerá un nuevo sistema de selección y acceso al profesorado y que se revisará la incentivación de la calidad docente, investigadora y de gestión.

Nuevo mapa escolar. Con las competencias educativas traspasadas ya a todas las Comunidades, los temores llegan ante la posible desvertebración del sistema, que cada una invierta en enseñanza lo que le venga en gana y se den diferencias territoriales insalvables. DelCastillo ultima la creación de un órgano de apoyo a la Conferencia Sectorial, foro de encuentro entre Gobierno y administraciones regionales, para liderar las políticas educativas en todo el Estado.


De la «Historia unitaria de España» a la «Historia común»

MADRID.- La ministra de Educación y Cultura, Pilar del Castillo, y la nueva portavoz socialista en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados, Amparo Valcarce, han mantenido una primera reunión para dar los primeros pasos hacia el consenso PP-PSOE en la reforma de la enseñanza de las Humanidades. Ambos partidos se declaran dispuestos a un acuerdo, aunque el PSOE advierte al Gobierno que debe basar la reforma en una financiación suficiente. La petición oficial, mañana, en el Congreso.

La ministra confía en que todos los partidos jueguen «en el mismo equipo» en el momento de acordar la reforma. Los documentos que el Ministerio está preparando para acometer tal reforma se darán a conocer a finales de septiembre o principios de octubre, fecha en la que probablemente se produzca un nuevo encuentro entre los dos partidos mayoritarios.

«Tanto el Gobierno como nosotros creemos que el asunto de las Humanidades hay que abordarlo con el máximo consenso", señaló Valcarce.

«Hasta ahora ha habido diálogo, intercambio de posiciones, pero no hemos descendido al debate técnico», dijo.

En este sentido, la portavoz socialista se refirió al manifiesto aprobado por el PP en San Millán de la Cogolla (La Rioja) el pasado julio. A su juicio, representa «un cambio sustantivo y positivo» en la postura del PP que ya no habla de la «Historia de la España unitaria», sino de la «Historia común», pero presenta una «carencia fundamental» al no hacer un reconocimiento «explícito» al respeto a la pluralidad.