STEs Castilla y León Prensa

   

Resumen Prensa

16 diciembre 2005

e

c

o

r

t

e

s

 

Texto del debate en el congreso de aprobación de la LOE 430kb


EFE -Europa Press- EL País - El periódico de Cataluña- El Mundo - Estrella Digital - ABC - La Razón - El Norte de Castilla - La Voz de Galicia


Agencias: El Congreso aprueba la LOE con la oposición del PP y la abstención de IU
El País: LOS 5 EJES DE LA POLÉMICA : Contenidos, admisión, financiación, cuotas y religión
El País: Llamazares trató de lograr el sí de IU
La Voz de Galicia: El BNG se abstiene al considerar que favorece a la enseñanza privada frente a la pública
El Periódico de Cataluña: Adiós a la contrarreforma
El País: Libertad para elegir y equilibrio de alumnos
Estrella Digital: Los obispos denuncian las carencias de la reforma educativa y piden un pacto de Estado en el Senado
Norte de Castilla: El Congreso aprueba la LOE con el PP en contra y la remite al Senado
ABC: El PSOE aprueba la ley de educación sin el apoyo de todos sus socios parlamentarios.-
ABC: Los nacionalistas moderados votaron a favor del texto tras la incorporación de enmiendas favorables en su mayoría a la escuela concertada
La Razón:
El Gobierno arranca el apoyo del Congreso a la LOE a cambio de nuevos retoques en el Senado
La Razón: «Fallan a la pública»
La Razón: Una ley de mínimos al arbitrio autonómico
La Razón: Los obispos denuncian que las enmiendas de la ley no garantizan la libertad educativa
La Razón:
La situación del profesorado, a examen
El Mundo: La Iglesia critica y...  la escuela discrepa
Agencias
El Congreso aprueba la LOE con la oposición del PP y la abstención de IU
  • El PSOE está dispuesto a seguir dialogando con vistas a eventuales modificaciones en el Senado
  • La Conferencia Episcopal se muestra preocupada por las "carencias" que mantiene el proyecto legislativo a pesar de las enmiendas introducidas y aboga por un pacto de Estado educativo en el Senado
  • El voto del grupo parlamentario en el que se integra IU (IU-Iniciativa per Catalunya) fue distinto hoy en el pleno, ya que mientras los representantes de IU optaron por la abstención, los de IC votaron favor de la reforma.
El Congreso aprobó ayer, con el voto en contra del PP y la abstención de IU, la Ley Orgánica de Educación (LOE), a la que se han incorporado durante la tramitación en la Cámara numerosas modificaciones, y que incluirá previsiblemente nuevos cambios en el Senado. La reforma de la enseñanza no universitaria salió adelante con los votos del PSOE, CiU (único grupo, además del PP, que había presentado una enmienda de totalidad), PNV, ERC, CC, Iniciativa per Cataluña (ICV) y EA, mientras que los diputados de IU, BNG, ChA y NB se abstuvieron y el PP votó en contra del proyecto. Por su parte, la Conferencia Episcopal expresó su preocupación por las "carencias" que, a su juicio, todavía contiene el proyecto de ley Orgánica de Educación (LOE), a pesar de las enmiendas introducidas, y siguen abogando por un pacto de Estado durante la tramitación en el Senado. Desde la plataforma que convocó la manifestación del 12N se anunció que peleará en los tribunales y no descarta más movilizaciones.

Con un Preámbulo, ocho títulos, 157 artículos y 58 disposiciones, la LOE sustituirá a todas las leyes educativas en vigor -la LOGSE (1990), la LOPEG (1995) y la LOCE (2002)- excepto la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE) de 1985.

Minutos después de aprobarse, la ministra de Educación hizo un llamamiento a los representantes de la comunidad escolar para que se pongan a trabajar y aprovechen los recursos y los medios que la reforma pondrá a su disposición para mejorar el sistema educativo.

"El país no se rinde ante el reto de mejorar la formación de los jóvenes españoles", dijo María Jesús San Segundo, quien agregó: "Podemos mejorar el sistema y lo vamos a hacer".

Carme García (ICV) lanzó un menaje de "tranquilidad" a la sociedad tras detectar una "división" en algunos sectores de la izquierda que han expresado sus "temores" por los cambios incluidos y por cómo afectarán a la escuela pública, y destacó que habrá una financiación "sin precedentes".

La LOE es un texto que "asumimos como nuestro", dijo el portavoz de ERC, Francesc Canet, para quien la reforma respeta plenamente las competencias de las CCAA, deja suficiente margen de actuación para éstas, y la escuela pública sale "reforzada".

El portavoz socialista de Educación, Raimundo Benzal, consideró que con la LOE se devuelve "estabilidad" a la educación y estimó además que los apoyos sociales con que cuenta la reforma educativa "superan la aritmética parlamentaria".

Josep Antoni Durán i Lleida (CiU) destacó las aportaciones de su grupo, que a su juicio han mejorado la Ley, aunque mantuvo discrepancias en algunos puntos y contrastó esta actitud con la de ERC, que calificó de "claudicante" por votar "sistemáticamente" a favor de todo.

El Grupo Socialista expresó la disposición de seguir dialogando para conseguir más acuerdos, y CiU aseguró que ya ha negociado con los socialistas la incorporación de un nuevo paquete de enmiendas.

El rechazo del PP

La secretaria de Política Social del PP, Ana Pastor, incidió en que la ley no resolverá los problemas de la educación, no frenará el fracaso escolar, no garantiza las enseñanzas comunes en las comunidades, no apuesta por la escuela pública, no incentiva el esfuerzo de los alumnos, y no cuenta con el respaldo de toda la comunidad escolar.

El PP centró sus críticas al texto gubernamental en que "impone" un modelo "viejo y superado", supone el "desapoderamiento" del Estado, desvertebra el sistema, ha sido "retocado" con términos "ambiguos", "condena" a los alumnos al desconocimiento con la filosofía del "todo vale" y el "facilismo", no mejora la situación del profesorado y, en general, "vuelve a los errores de la LOGSE, de forma agravada".

Tras denunciar una tramitación "virtual" por "ausencia" de diálogo con el PP, consenso y acuerdos, la secretaria de Política Social y Bienestar del PP, Ana Pastor, reclamó al PSOE que aceptara alguna de sus 250 enmiendas para que "la botella esté totalmente llena" y reclamó que en los tres meses de tramitación que le restan a la futura LOE se negocie con los 'populares'.

Además, negó que las comunidades autónomas gobernadas por el PP sean insumisas, como les acusaron los socialistas tras su propuesta de once puntos, pero señaló que tampoco son "sumisas".
"Millones" de padres, profesores y alumnos, aseveró, no están de acuerdo con el texto.

Apoyos

Aitor Esteban, del PNV, consideró que la LOE es un avance "sustancial" sobre la LOCE aprobada la pasada legislatura.

Luis Mardones (CC) consideró insuficiente la memoria económica y destacó los problemas educativos de Canarias a causa de la inmigración, aunque consideró el proyecto "equilibrado y moderado".

La memoria económica que acompaña al proyecto sufrió nuevas modificaciones, ya que el gasto educativo adicional entre 2006 y 2010 previsto inicialmente ha crecido un 16 por ciento, hasta los 7.033 millones de euros.

Anuncio de nuevas movilizaciones

Contra la reforma volvió a expresarse hoy la plataforma 'LOE No', que reunió en Madrid el 12 de noviembre a centenares de miles de personas contra el "fracaso total" que representa esta ley, por lo que seguirá luchando con nuevas acciones.

La Conferencia Episcopal se mostró preocupada por las "carencias" que mantiene el proyecto legislativo a pesar de las enmiendas introducidas, y abogó por un pacto de Estado educativo en el Senado.

STEs y estudiantes en contra

Aunque con argumentos opuestos, también criticaron el proyecto el Sindicato de Estudiantes o la Confederación de Sindicatos de la Enseñanza STES por considerar que el Gobierno «se ha plegado a los intereses de la derecha» y que la escuela pública sale debilitada.

FERE-CECA, FETE-UGT y FE-CCOO a favor

La patronal de los centros religiosos FERE-CECA y Educación y Gestión y el sindicato mayoritario en la enseñanza concertada, FSIE, aseguraron que la LOE no es "su ley" pero "ha mejorado".

También valoraron el texto los sindicatos FETE-UGT y FE-CCOO, por considerar que contiene "aspectos positivos", aunque coincidieron en que sigue sin ser su ley, y la presidenta de la confederación de padres CEAPA, Lola Abelló, celebró que la LOE "ordene el sistema educativo" y lamentó que el PP no se haya sumado al acuerdo.

Memoria económica

La memoria económica para poner en marcha las medidas del proyecto de la Ley Orgánica de Educación (LOE) durante los próximos cinco años se ha incrementado en un total de 764,6 millones de euros, pasando de los 3.514 millones asignados únicamente a las iniciativas de mejora del sistema previstas en la reforma a 4.279, principalmente para becas, Infantil y medidas de refuerzo.

Incluyendo las partidas para la extensión y mejora del sistema educativo español en el marco de los objetivos europeos para el año 2010 (incremento de la oferta de plazas de primer ciclo de Educación Infantil y aumento de la escolarización en Secundaria Obligatoria), la globalidad de la propuesta financiera del Gobierno, que era de 6.031 millones, asciende ahora a 7.033 millones.

Esta inyección económica es el resultado de extrapolar el incremento aprobado por el Congreso de los Diputados a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de más de 130 millones para la aplicación de la norma educativa en el 2006.

De los 170 millones previstos para el próximo año en la memoria económica, la Cámara Alta dio luz verde, mediante enmiendas a los presupuestos, a destinar más de 300 millones al primer año de implantación de la reforma. Los principales aumentos van destinados a cuestiones de equidad y gratuidad de la Educación, con un incremento de 394 millones de euros para las becas y ayudas al estudio y la gratuidad de segundo ciclo de Educación Infantil.

Únicamente la partida destinada al profesorado para su reconocimiento laboral y la jubilación anticipada a los 60 años se mantiene como se preveía en la memoria económica inicial, con 355,6 millones de euros. La Administración central se hará cargo de financiar el 60,84 por ciento de estas dotaciones para el sistema educativo, tal y como se recoge en la nueva memoria económica dada a conocer ayer por los socialistas en el debate de la reforma en el Pleno del Congreso.

Se trata del resultado de "actualizar" la memoria económica en función de las enmiendas aprobadas a los PGE de 2006, según explicó a Europa Press el portavoz del PSOE en la Comisión de Educación, Raimundo Benzal. "Hemos querido trasladar a los grupos la nueva memoria económica", añadió el diputado socialista.
LOS 5 EJES DE LA POLÉMICA : Contenidos, admisión, financiación, cuotas y religión
Contenidos
  • La ley 'blinda' el porcentaje de las enseñanzas comunes para toda España
Las enseñanzas mínimas son uno de los asuntos más controvertidos. En un principio el texto decía que el Gobierno fijaría como máximo un 65% de las enseñanzas comunes (55% en comunidades con segundo idioma). Pero nada decía del mínimo. Eso despertó las sospechas del PP, que insistió en que, si había intención de fijar ese porcentaje, lo pusieran en la ley. Y así fue. Ni mínimos, ni máximos. "Los contenidos básicos de las enseñanzas mínimas requerirán el 55% de los horarios escolares para las comunidades autónomas que tengan lengua cooficial y el 65% para aquellas que no la tengan".

En 15 años todos los gobiernos han fijado esos porcentajes. Pero en la Ley de Calidad del PP, y ahora parcialmente paralizada por lo socialistas, se hablaba de "enseñanzas comunes". Eso quieren ahora. Entonces se presentaron recursos por invasión de competencias ante el temor de que el Gobierno fijara más del 65% de las enseñanzas mínimas (o del 55%, en su caso).
Admisión
  • Las comisiones de supervisión pierden fuerza frente a la elección de centro
Al inicio del artículo 84, dedicado a la admisión de alumnos, uno de los que ha suscitado más polémica, ya se habla de garantizar la libertad de elección de centro a los padres. Y se han limado palabras incómodas para la escuela concertada, que veía el texto demasiado intervencionista. Las administraciones "podrán" constituir comisiones de garantías de admisión "cuando la demanda de plazas en algún centro supere la oferta". Estas comisiones vigilarán que el proceso de matriculación se ajusta a la ley. El artículo se ha suavizado con las enmiendas de los grupos parlamentarios, para disgusto de las organizaciones de izquierda. IU citó la admisión de alumnos en los centros públicos y concertados como una de las cesiones del Gobierno a la Iglesia que les han llevado a abstenerse en la votación de la ley. Y además se ha incluido un nuevo apartado para que las familias puedan presentar las solicitudes para escolarizar a sus hijos en el propio centro.
Financiación
  • La ley fija un gasto extra de 7.033 millones de euros hasta el año 2010
Fue una enmienda acordada con Izquierda Verde. Por primera vez una ley educativa garantiza en su articulado que habrá recursos para aplicar las medidas que en ella se recogen. El mismo artículo prevé un plan de incremento del gasto público educativo que permita "la equiparación progresiva a la media de los países de la Unión Europea". En 10 años eso debe estar cumplido. Este apartado ha sido definitivo para el apoyo de la izquierda al proyecto educativo en el Parlamento.

La ley va acompañada de una memoria económica detallada que prevé un gasto de 7.033 millones de euros hasta el año 2010 para todo el sistema educativo, incluidas las medidas previstas en la reforma. Esta memoria ha pasado de 6.031 millones a los 7.033 en el trámite parlamentario. El Gobierno publicará un informe anual con los indicadores del sistema educativo en el que se detalle también el gasto público en esta materia.
Cuotas
  • Las familias podrán hacer aportaciones voluntarias en centros subvencionados
Una enmienda negociada con CiU cambió el texto en el que se hablaba de las aportaciones económicas de las familias a los centros públicos y concertados y suavizó la redacción para permitir que los padres puedan colaborar con su dinero. La escuela concertada dice que esas aportaciones salvan sus "insuficientes" recursos. El texto original prohibía a los centros percibir "ni directa ni indirectamente" cantidades de las familias por enseñanzas gratuitas; ni de asociaciones o fundaciones a las que debieran pertenecer los padres y pagar una cuota.

Ahora dice que no se puede "imponer" a las familias la obligación de hacer aportaciones a asociaciones o fundaciones. Las aportaciones son una práctica habitual, pero se entiende que lo hacen voluntariamente y que nadie les impone nada. Estos cambios en la literatura del artículo suponen salvaguardas jurídicas para los centros concertados, llegado el caso de un recurso en tribunales.
Religión
  • Las escuelas ofrecen esta asignatura; los alumnos la eligen libremente
Esta asignatura será de oferta obligatoria para todos los centros y de carácter voluntario para los alumnos. Esta frase no deja ya duda alguna de que las cosas seguirán como están aunque falta por saber si la Religión tendrá asignatura alternativa. Si tiene nota, ésta no podrá influir para repetir curso, hacer media ni obtener becas. Algunas organizaciones de izquierda hubieran preferido que esta materia no se incluyera en el programa escolar. Las conservadoras prefieren que sea una asignatura como todas las demás, y con alternativa para los que no la estudien.

Por otro lado, los profesores de Religión estarán ya al amparo del Estatuto de los Trabajadores de tal forma que la Iglesia no pueda apartarles de su puesto por cuestiones de moral católica. Estos despidos de los obispos, en ocasiones por haberse divorciado, le han costado a la Administración 330 millones de euros en algo más de una década.
El BNG se abstiene al considerar que favorece a la enseñanza privada frente a la pública

«Lo más grave para nosotros es que la ley no quiera distinguir claramente entre enseñanza privada concertada y enseñanza pública. Ahora la enseñanza privada concertada ya no es una posibilidad, sino un derecho». De esta forma argumentó el portavoz del BNG, Francisco Rodríguez, la abstención de su grupo. «En nuestra opinión, esta indefinición o no diferenciación va a provocar que la enseñanza pública realmente retroceda más», añadió.

Rodríguez resaltó en su intervención que el BNG ha presentado 159 enmiendas, lo que muestra «una hondísima discrepancia con el proyecto del Gobierno». «La dialéctica política en el Estado español dio la falsa imagen de que hay dos proyectos educativos radicalmente diferentes», aunque en su opinión existen matices, pero no hay tantas diferencias entre el del Ejecutivo y el del Partido Popular.
 
Adiós a la contrarreforma
   • La entrada en vigor de la LOE significará la derogación de la ley de calidad
   • El texto del PP penalizaba a los centros públicos y daba la espalda a las autonomías
 
La escuela selectiva, jerárquica y uniforme, que concibió el equipo de la exministra Pilar del Castillo para poner remedio a los males educativos, convalece en el congelador desde el 14 de marzo del 2004, tras la victoria electoral socialista. Su final está escrito en las disposiciones finales del proyecto de ley aprobado ayer en el Congreso. Cuando éste entre en vigor en los próximos meses, de la ofensiva que el PP puso en marcha para diluir las reformas educativas de los años de Gobierno socialista apenas quedará rastro.
Valiéndose de los errores de aplicación de la LOGSE, una ley que también fue aprobada, en 1990, con los únicos votos en contra del PP, el Ministerio de Educación ideó la ley de calidad (LOCE), una norma que no ocultaba su desprecio por la escuela pública y las competencias de las comunidades autónomas. El catedrático de Filosofía Luis Gómez Llorente, que fuera presidente de las Cortes Constituyentes, la ha descrito como una ley que "transpira por los cuatro costados la ideología neoliberal que ahora inspira a la derecha española". Y añade: "Algunos piensan que a una sociedad de clase corresponde una escuela clasista. Es la lógica del conservadurismo".

Dejar de estudiar
El diseño de los denominados itinerarios educativos en la ESO, pensados para separar a los alumnos más aptos, encaminados hacia el Bachillerato, de los menos capaces, a los que se empujaba hacia la Formación Profesional o hacia los Programas de Iniciación Profesional, a los que se podían acoger voluntariamente a los 15 años, mostraba bien a claras ese clasismo."Si un alumno de 15 años no quiere estudiar y pide dejarlo, no hay que retenerlo", afirmaba Del Castillo por entonces.
Pero lo peor es que la ley de calidad no imponía a todos los centros la realización de itinerarios, lo que daba pie a la creación de centros de primera, los privados, y de segunda, los públicos, que escolarizan en mayor medida a alumnado con dificultades de aprendizaje.
Todo ello venía aliñado con grandes dosis de retórica sobre el valor del esfuerzo, que conducía a repetir curso con más de dos suspensos. Se pasaba de un extremo a otro: de la promoción automática que se preconizaba en la LOGSE a la rigidez de las repeticiones, todo ello en aras de la lucha contra el fracaso escolar, cuando se trata de una práctica en vías de extinción en los países donde el alumnado obtiene mejores rendimientos.
La LOE encara la situación de forma menos estricta. Prescribe la organización de "grupos y materias de forma flexible" para atender a la diversidad del alumnado y prevé refuerzos y un seguimiento exhaustivo para los repetidores, algo básico si se pretende que la permanencia del alumno en el mismo curso durante otro año tenga alguna utilidad. Habrá repeticiones con tres suspensos, pero prevalecerá el criterio del profesorado. Y se dará juego a las comunidades autónomas, como se ocupó de recordar ayer la ministra María Jesús San Segundo en el Congreso. "Si vamos a mejorar el sistema educativo va a ser con la colaboración de las autonomías", aseguró.
Libertad para elegir y equilibrio de alumnos
  • Los centros públicos y concertados tendrán que armonizar la escolarización de inmigrantes
CARMEN MORÁN - Madrid
EL PAÍS - Sociedad - 16-12-2005

La nueva ley educativa, aprobada ayer en el Parlamento, incorporará algunas novedades a las aulas españolas, que luego habrán de ser desarrolladas con detalle en decretos posteriores. Muchas de ellas se han ido recogiendo mediante enmiendas negociadas con unos y otros grupos parlamentarios. Son las siguientes:

- Libertad de elegir colegio. "Los padres tienen derecho a escoger centro docente, tanto público como distinto de los creados por los poderes públicos...". La libertaad de elección de centro ha sido el caballo de batalla del PP y las organizaciones conservadoras. La incorporación de este artículo ha suavizado las posturas.

- Admisión de alumnos. La Administración establecerá la proporción de alumnos con necesidades de apoyo educativo (inmigrantes sobre todo) que deban ser escolarizados en los centros públicos y privados y "garantizará los recursos personales y económicos" para ello. Los centros podrán elevar el número de alumnos por aula un 10% cuando lleguen inmigrantes iniciado el curso, puesto que no habrá plazas reservadas para ello. Estas medidas se adoptarán en zonas cuyas condiciones socioeconómicas y demográficas "supongan una necesidad de apoyo educativo".

- Repetir curso. En ESO se repetirá cuando se suspendan tres o más asignaturas aunque, "excepcionalmente", el alumno podrá pasar al siguiente curso con tres suspensos si así lo deciden sus profesores. Las comunidades organizarán las recuperaciones. Las que gobierna el PP lo harán en septiembre. Los alumnos podrán repetir curso sólo dos veces en los cuatro años de la etapa y nunca el mismo curso, salvo si se trata de 4º de ESO, el último.

- Directores. Los equipos directivos podrán imponer medidas disciplinarias en el centro. Los procedimientos sancionadores para estas conductas se agilizarán.

- Enseñanza concertada. Las escuelas concertadas tendrán más dinero en general y aún más en la medida en que incorporen a sus aulas a alumnos con necesidades de apoyo, inmigrantes en su mayoría. El salario de sus profesores se irá equiparando progresivamente con los de la escuela pública. Las comunidades deberán garantizar plazas suficientes para el ciclo de infantil de 3 a 6 años, bien en centros públicos, bien en concertados.

- Sexo e ideario del centro. El sexo no será una razón para no admitir a un alumno o alumna en un centro. Eso impedirá que haya colegios de niños o de niñas, una circunstancia que se da en la actualidad y que ha sido muy criticada desde la izquierda. Pero IU criticó ayer esta medida porque cree que no impedirá que separen a niños y niñas en clases distintas. Ha sido una de las claves para abstenerse en la votación de la ley. Por otra parte, los alumnos deberán respetar el ideario o proyecto educativo del centro en el que se matriculen.

- Vías formativas en 4º de ESO. En este curso, los alumnos podrán agrupar las materias en diferentes opciones o vías formativas. Los centros ofrecerán la totalidad de las opciones siempre que haya alumnos suficientes para ellas.

- Huelga de los alumnos. Esta ley permite a los alumnos no asistir a clase cuando esa decisión sea fruto de una reunión previa entre ellos y así lo comuniquen a la dirección del centro.

- Servicios complementarios. Se impulsarán en las escuelas públicas los servicios complementarios (comedores, desayunos) y actividades para ampliar su oferta educativa atendiendo a las nuevas demandas sociales. Se trata de mantener en el centro a los alumnos más allá del horario escolar.

- Lectura obligada. En primaria y secundaria se dedicará un tiempo diario obligado para la lectura en clase. Todos los centros tendrán una biblioteca y las Administraciones las dotarán del material suficiente en los próximos años.
 
Llamazares trató de lograr el sí de IU
CARLOS E. CUÉ - Madrid

En los últimos días, a medida que se acercaba la votación de la ley de educación, la tensión ha ido creciendo en Izquierda Unida. Su líder, Gaspar Llamazares, y con él un sector de la dirección, apostaban por apoyar la ley -como hizo el otro socio preferente del Gobierno, ERC- sobre todo porque esta reforma ha contado con una contribución importante del grupo de Izquierda Verde (IU-ICV).

En diversas conversaciones, según varios dirigentes presentes, Llamazares ha explicado que esta ley es mucho mejor que la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE), que IU apoyó en 1990, y sobre todo que votar sí era la garantía para poder seguir negociando, incluso en el Senado, e influir en el resultado final de la reforma.

Sin embargo, los críticos de IU, agrupados en torno al PCE y liderados por Felipe Alcaraz, pedían el no. Algunos dirigentes que apoyan al líder consideraban que se habían hecho demasiadas concesiones a la Iglesia, y proponían la abstención. Esta presión llevo a Llamazares a tirar la toalla. IU tiene tres diputados, y uno de ellos, Ángel Pérez, ya había anunciado que estaba dispuesto a romper la disciplina y abstenerse, como pedía las federación de Madrid, que él controla.

Ante las dificultades y la división, Llamazares optó por el pragmatismo y finalmente apostó, como la mayoría, por una abstención que suponía evitar un conflicto interno. El principal negociador socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, realizó diversas gestiones hasta última hora del miércoles para evitar esa abstención de su socio preferente, pero ya era tarde.

Llamazares tiene la mayoría en Izquierda Unida -recientemente demostró que cuenta con el 54% de la organización- pero la oposición se muestra muy beligerante con asuntos claves para las bases de IU, como este o la Ley de Defensa, que Llamazares decidió apoyar con gran enfado de la oposición.
El Congreso aprueba la LOE con el rechazo del PP y la abstención de IU
El Congreso aprueba la LOE con el PP en contra y la remite al Senado
  • Los grupos que respaldan la norma reconocen avances sustanciales y se felicitan por el consenso
  • La Concapa anuncia nuevas movilizaciones en contra del proyecto
M. LORENCI/COLPISA. MADRID

El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó ayer el proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE) y su envío al Senado. Fue respaldado por casi todos los grupos parlamentarios, con 184 síes otorgados por PSOE, CiU, ERC, PNV, IC-V, CC y EA, frente a la única oposición del Partido Popular -134 noes- y la abstención de siete diputados del Grupo Mixto: IU, BNG, Chunta Aragonesista y Nafarroa Bai. «El país no se rinde ante el reto de mejorar el sistema educativo y la formación de los jóvenes españoles», aseguró la ministra de Educación, María Jesús San Segundo.

Los grupos que apoyaron la polémica norma defendieron los avances introducidos en el texto aprobado merced al consenso que se logró establecer durante el debate en comisión y en la negociación paralela, a pesar de que desde algunos grupos se matizaron y precisaron discrepancias y votos particulares. No se introdujeron en el debate cambios sustanciales respecto a lo acordado en la discusión previa.

El PSOE mostró su disposición a mantener el diálogo de cara a posibles modificaciones del proyecto en el Senado. «Recogemos el guante para seguir el diálogo en los casos en los que se nos ha pedido y lo hacemos extensivo a todos los grupos para continuar en el Senado», apuntó el portavoz socialista Raimundo Benzal.

La LOE aprobada establece, entre otras medidas, que el 65% de las enseñanzas sean comunes en toda España, porcentaje que pasa al 55% en las comunidades con lengua propia. Los alumnos podrán repetir una vez en Primaria y dos en Secundaria, donde no se podrá pasar de curso con tres suspensos, salvo excepciones. La asignatura de Religión no será evaluable, pero será de oferta obligatoria para el centro y elección voluntaria para los alumnos. También se crea la materia 'Educación para la ciudadanía', que prestará especial atención a la igualdad entre hombres y mujeres. El texto se acompaña de un memoria económica que compromete 700 millones de euros más para los próximo cinco años.

María Jesús San Segundo, expresó su satisfacción en la tribuna y en los pasillos de la Cámara. Agradeció «muy sinceramente» el esfuerzo negociador a todos los grupos parlamentarios y los sectores implicados al culminar un complejo proceso de mas de año y medio «con la responsabilidad que la sociedad reclama para la Educación», aseguró.

«Con esta ley y su memoria económica es posible mejorar el sistema educativo y lo vamos a hacer», apuntó la ministra. Destacó que el Gobierno tendrá que presentar cada año informes sobre el estado del sistema educativo en la cámara. «Este debate continuado será la garantía de que mejoramos el sistema educativo», y «si de verdad lo mejoramos será gracias al trabajo durante el últimos año y medio profesores, padres y alumnos», agregó la ministra.

Mala ley

Frente a la satisfacción gubernamental, la portavoz del PP, Ana Pastor, reiteró en la tribuna la oposición de su grupo y calificó a la LOE de «una LOGSE II que rebaja las exigencias, consagra el todo vale, debilita la escuela pública, desvertebra el país». «No es una buena ley y seguiremos trabajando por una España cohesionada y por la equidad real», apuntó tras la votación.

Pastor apeló al diálogo en los tres meses que queda de tramitación y pidió al Gobierno «que no intente imponer normas, que no es lo mejor para el país y nos hace retroceder». Denunció reiteradamente la falta de diálogo y acusó a los socialistas de ser «víctimas de su retorcida estrategia».

No descartó Pastor la aplicación en las comunidades gobernada por el PP de la batería de medidas alternativas a la que se agarra el principal partido de la oposición, como la aplicación de contendido comunes y compartidos en Geografía, Historia o Literatura, y que asignaturas como el Latín, la Física o la Química dejen de ser optativas.

Mientras que las organizaciones convocantes de la movilización del 12 de noviembre se mostraron decepcionados con el texto y auguraron un «caos total y absoluto». La Concapa anunció que mostrará su rechazo con nuevas movilizaciones.
El PSOE aprueba la ley de educación sin el apoyo de todos sus socios parlamentarios
  • Los nacionalistas moderados votaron a favor del texto tras la incorporación de enmiendas favorables en su mayoría a la escuela concertada
MADRID. El Gobierno no logró ayer el apoyo mayoritario de sus socios habituales a la Ley Orgánica de Educación (LOE), lo que hubiera significado dejar solo en su rechazo al Partido Popular (PP), ya que Izquierda Unida (IU) se abstuvo por sorpresa en la votación, sumándose así a la decisión del Bloque Nacionalista Gallego (BNG), Chunta Aragonesista (ChA) y Nafarroa Bai (NB). Así, la LOE fue aprobada con 184 votos a favor (PSOE, CiU, ERC, ICV, PNV, Coalición Canaria y Eusko Alkartasuna), los 134 en contra del PP y las mencionadas siete abstenciones.

El discurrir de los acontecimientos en las últimas semanas y la aproximación del PSOE a los grupos nacionalistas, con la incorporación al texto de la ponencia de enmiendas procedentes de estos grupos -especialmente de CiU- favorables a la escuela concertada, así como las referidas al profesorado de Religión han crispado los ánimos de Izquierda Unida. Esta situación derivó en que sólo los dos diputados de Izquierda Verde (ICV) apoyaran el texto, lo que impidió que el PP se quedara sólo en el rechazo a la LOE, aunque los tres parlamentarios restantes de IU sólo se abstuvieran.

Llamazares se justifica

Gaspar Llamazares, que el miércoles ya había cuestionado los eventuales apoyos del «nacionalismo moderado», justificó su decisión en que la ley contiene algunos aspectos que no les gustan, pero dejó abierta una mínima esperanza a que su decisión pueda cambiar en el trámite del Senado. A IU le parece una ley demasiado escorada a la derecha, y soporta a duras penas que la enseñanza concertada sea complementaria de la pública y que la religión se mantenga dentro de la escuela.

Pese a este inesperado desvío de la inicial orientación del debate, la ministra de Educación, María Jesús San Segundo, se mostró satisfecha con el de-senlace final. Concluida la votación y tras recibir los aplausos y las felitaciones de su grupo y de numerosos invitados que habían seguido la sesión desde la tribuna, aseguró que el Pleno de la Cámara ha expresado que «no nos rendimos» ante el reto de mejorar la educación en España, y que para que los niños y niñas de este país consigan los mejores resultados se pone «todo lo que está en nuestra mano». San Segundo resaltó el incremento del 16% que se aplica a la Memoria económica que acompaña a la ley, lo que eleva su cuantía hasta los 7.033 millones de euros, de los que el Estado aportará el 60,8%.

Como había hecho desde la tribuna del hemiciclo, la ministra dijo que la LOE apuesta por la sociedad que queremos construir en España, «una sociedad con cohesión social, y la cohesión social la tenemos que construir desde la escuela».

Modelo «viejo y superado»

El optimismo de la ministra chocaba con las críticas del PP. La secretaria de Política Social y Bienestar, Ana Pastor, que actuó como portavoz, rebautizó la LOE como «Logse II», ya que «impone» un modelo «viejo y superado», supone el «desapoderamiento del Estado, desvertebra el sistema y ensalza la filosofía del «todo vale» y el «facilismo». Pastor denunció una tramitación «virtual» de la ley debido a la «ausencia» de diálogo con el PP, reclamó de los socialistas que aceptaran alguna de sus 250 enmiendas y pidió que negocien con su grupo en los tres meses que restan a la tramitación.

Finalmente presentó sus once puntos para desarrollar la ley en las Comunidades que gobierna el PP. Todas tendrán programas comunes en Historia, Geografía y Literatura. Ante las acusaciones del PSOE, dijo que no eran «insumisos, pero tampoco sumisos».

La ministra compareció ante la prensa acompañada por el portavoz socialista, Raimundo Benzal, y por los de los dos grupos que habían permanecido fieles: Francesc Canet (ERC) y Carme García Suárez (ICV). Antes de comenzar las intervenciones, todos posaron para los fotógrafos y las cámaras de televisión.

Esta actitud no agradó demasiado a CiU, ya que su portavoz, Josep Antoni Duran Lleida, afirmó que su aportación a la ley «no pasa por la foto sino por el texto». Durán Lleida no ocultó su satisfacción por haber logrado «grandes cambios» en el texto incial que le llevaron a cambiar su intención de voto y apoyar la ley pese a que «no es la que CiU hubiera hecho».

Anunció que en el Senado podrían incorporarse más modificaciones de su grupo, pero advirtió que no actuará de forma «claudicante» como, en su opinión, ha hecho ERC, votando en contra de los intereses de Cataluña, Duran aludía al apoyo de ERC a un voto particular del PSOE contra una transaccional suya relacionada con los porcentajes de enseñanzas mínimas.

Francesc Canet indicó que su formación política había votado a favor del texto porque veía motivos «sólidos» para apoyarla, pese a discrepar sobre algunos aspectos. Carme García se desmarcó de la decisión de IU y dijo que habían votado a favor porque se sentían comodos con el «edificio» que diseña la LOE. El PNV decidió también apoyar la Ley de Educación, pese a las «reticencias» sobre cuestiones competenciales, y expresó su confianza en que se aprueben nuevos cambios.
La plataforma «Loe-No» anuncia manifestaciones

Los líderes de la plataforma «LOE-No» calificaron de «fracaso total» la aprobación de la ley y anunciaron que seguirán luchando con nuevas medidas ante las que se encuentran «más unidos que nunca». Tras prosperar la ley, el presidente de la Confederación católica de padres Concapa, Luis Carbonel, dijo a las puertas del Congreso que «se concentrarán y se manifestarán» porque «está en juego» la libertad de enseñanza, la libre elección de centro, la vertebración del país y el que los alumnos españoles puedan competir y estar bien formados frente a sus compañeros europeos. Además, hizo un llamamiento a la sociedad española para que aboguen por un pacto educativo.

Por su parte, diferentes grupos de la escuela privada concertada (FERE-CECA, Educación y Gestión, FSIE, Escuela Cristiana de Cataluña y Servicios Educativos de Cataluña) pusieron de relieve que, aunque la LOE no es la ley educativa que propugnan, durante su desarrollo se han introducido mejoras que permiten continuar en la búsqueda de un mayor consenso. Estas mejoras se refieren a elección de centros, admisión de alumnos, programación de la enseñanza, refuerzo del carácter propio y del proyecto educativo y mayores garantías de financiación.
 
El Episcopado tiende la mano al Gobierno para «mejorar» la ley
  • En un comunicado, los obispos afirman que «no garantiza como es debido los derechos referentes a la libertad de enseñanza de los que son titulares los padres»
JESÚS BASTANTE.-

El Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal instó ayer al Gobierno a «alcanzar un gran pacto de Estado» en materia educativa para «mejorar» las «serias carencias» de la Ley Orgánica de Educación aprobada en el Congreso. En un comunicado, los obispos tienden «la mano para el diálogo y la búsqueda de soluciones justas» en este campo.

«La LOE enmendada -dice el comunicado- sigue siendo un texto legal que no garantiza como es debido los derechos referentes a la libertad de enseñanza de los que son titulares los padres de los alumnos». Para el Episcopado, la ley postula «la concepción estatalista de la educación como «servicio público», cual si fuera un derecho originario del Estado y una competencia primariamente suya», lo que «sigue lastrando el conjunto del texto».

El Comité Ejecutivo subraya que la LOE «no regula adecuadamente el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus opciones pedagógicas y morales». Para la Iglesia, «la demanda de las familias sigue sin ser considerada prioritaria» en la normativa, pues «es sometida a ambiguos criterios de «necesidades de escolarización» y de localización geográfica de los centros», a los que «no se les garantiza la libertad suficiente para establecer su proyecto educativo ni los criterios de admisión».

Los obispos también alertan sobre el área «Educación para la Ciudadanía», señalando que «persiste la posibilidad de que el Estado imponga a todos una formación moral» que «vulneraría el derecho de libre elección y el de libertad ideológica y religiosa». En este sentido, la Iglesia reclama al Gobierno que aclare «que esta asignatura no se convertirá en un medio de indoctrinación obligatoria».

Sobre el estatuto de la clase de Religión, el texto denuncia que «sigue sin quedar reconocido de modo que se garantice su oferta, a quienes libremente opten por ella, como una asignatura equiparable a las demás materias fundamentales», lo que «va en detrimento de la dignidad académica e incluso del futuro de esta enseñanza». Finalmente, el Episcopado señala que el nuevo estatus laboral de los profesores de Religión «no reconoce satisfactoriamente los compromisos adquiridos por el Estado con la Iglesia católica, en virtud del Acuerdo correspondiente».
El Congreso aprueba el proyecto de la LOE con la abstención de IU y el voto en contra del PP

 STEs Castilla y León Prensa