STEs Castilla y León Prensa

   

 

24 de noviembre de 2005

e

c

o

r

t

e

s

 

Cisma en las entidades contrarias a la LOE
  • Asociaciones próximas al PP eluden negociar junto a la patronal y los sindicatos de centros religiosos
  • Los grupos más conservadores recriminan a los excluidos que no apoyaran la marcha del 12-N
  • FSIE Y FERE-CECA quedan fuera
ANTONIO M. YAGÜE.-  Madrid

La polémica y la ruptura entre los convocantes de la protesta del 12-N contra la LOE está servida. La Confederación Católica de Padres de Alumnos (Concapa), el Foro de la Familia y otras organizaciones próximas al PP excluyeron ayer de la negociación sobre la ley orgánica de la educación (LOE) con el grupo parlamentario socialista y el Ministerio de Educación a la gran patronal de la enseñanza religiosa en España, FERE, y al sindicato de profesores mayoritario en la enseñanza concertada, FSIE.

Las organizaciones conservadoras, lideradas por el presidente de la Concapa, Luis Carbonel, conminaron al secretario general de FSIE, Francisco Vírseda, a abandonar la sala, con el argumento de que no se habían sumado de manera expresa a la manifestación. "Ni fuimos convocantes ni la apoyamos, pero tenemos mucho que decir sobre este proyecto y la negociación que hay sobre la mesa. Están optando por la confrontación," denunció Vírseda.

SOLIDARIDAD
Para el ultraconservador Foro de la Familia, otro de los grupos convocantes, el pecado de la FSIE consistió también en que había acudido a la reunión que las asociaciones que no respaldaron la protesta habían mantenido con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
La FERE decidió abandonar la mesa de negociación en solidaridad con el sindicato de profesores. "Es una cuestión de principios. No se puede ser excluyentes. No tiene sentido intentar buscar un pacto sin permitir la presencia de esta organización en el debate", comentó el asesor de FERE, Fernando López Tapia.

EN SOLITARIO
"Vamos a negociar por nuestra cuenta", anunció Castro, presidente de la FERE, que agrupa a 2.000 colegios católicos con millón y medio de alumnos, lo que supone el 80% de toda la enseñanza concertada.

Esta patronal, hermana de la Federació d'Escoles Cristianes de Catalunya, se desmarcó de la convocatoria de la protesta aunque acabó apoyándola, en parte por presiones de la Conferencia Episcopal Española. La FERE ha expresado en algunos círculos que coincide con algunas enmiendas que CiU tiene presentadas al proyecto de ley y que la organización nacionalista de Catalunya defiende mejor sus intereses.

Fuentes del PSOE confirmaron que el portavoz de su grupo parlamentario, Alfredo Pérez Rubalcaba, recibirá a estas organizaciones en cuanto el calendario lo permita. Hoy tiene previsto un encuentro con representantes de los sindicatos CCOO y UGT, la confederación laica de padres CEAPA y otras organizaciones que respaldan, con matices, el proyecto socialista.

Durante el encuentro, de más de seis horas de duración, celebrado ayer en el Congreso de los Diputados con las organizaciones católicas, se discutieron un total de 98 propuestas de reforma formuladas por los conservadores.
Rubalcaba recalcó la disposición del PSOE a llegar a acuerdos, tanto con las fuerzas parlamentarias como con las diversas asociaciones del sector. Explicó que el debate se ha ralentizado para poder escuchar a todas las partes.

VISIONES CONTRAPUESTAS
Según el portavoz socialista, la elección de centro educativo es uno de los asuntos que plantea mayores dificultades para llegar a un acuerdo. "Hay visiones contrapuestas. Nosotros defendemos la libertad de los padres a elegir centro y el PP la libertad de los colegios para seleccionar a los alumnos", subrayó Rubalcaba.
La secretaria de política social del PP, Ana Pastor, denunció la "cerrazón" del PSOE, ya que de las 120 enmiendas presentadas por su grupo sólo ha sido aceptada una cuarta parte. "Esto demuestra que los socialistas quieren diálogo con todos, menos con nosotros", acusó Pastor.
La escuela concertada religiosa deja la plataforma contra la ley educativa
  • La ruptura se produjo momentos antes de negociar la reforma de la LOE con los socialistas
CARMEN MORÁN - Madrid
 
La plataforma que agrupa a las organizaciones que convocaron la protesta contra la reforma educativa se negó ayer a que el sindicato mayoritario de la escuela concertada, FSIE, pudiera reunirse con el PSOE para debatir la ley. La FSIE tuvo que abandonar la sala aunque había sido invitada por los socialistas porque "no era uno de los convocantes de la manifestación". Con el representante de este sindicato salió también, "por principios", Fernando López Tapia, que acudía en nombre de la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza, patronal mayoritaria de los centros concertados religiosos. La reunión terminó sin acuerdo. Las organizaciones se mostraron "decepcionadas".

Los socialistas se habían comprometido a reunirse con los convocantes de la manifestación contra la LOE del pasado 12 de noviembre, a saber la Confederación católica de padres de alumnos Concapa, la patronal de centros privados y concertados CECE y el sindicato USO, entre otros. La Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE) no convocó, pero apoyó la protesta y fue invitado a La Moncloa. No así la Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza (FSIE), que preside Francisco Vírseda: esta organización acudió a la reunión con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el resto de organizaciones que no se manifestaron, todas representantes de la escuela pública y la mayoría de izquierdas.

Ayer, sin embargo, quería unirse al bloque que defiende sus mismos intereses, la escuela concertada, pero no le dejaron. Invitado estaba, pero los convocantes de la manifestación comunicaron al grupo socialista que no les parecía conveniente que asistiera. "No lo entendemos, estamos abiertos al diálogo y muchas de nuestras reivindicaciones son compartidas. Con esta actitud, poco pacto se puede alcanzar", dijo ayer Vírseda.

La FSIE no acudió a la manifestación porque días antes había llegado a un acuerdo con Educación y otros sindicatos que suponía una mejora salarial para los profesores de la enseñanza concertada, pero mantuvo muchas de sus críticas a la ley y también abierta la puerta del diálogo. La Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE), titulares de los colegios concertados religiosos y, por tanto, mayoritaria en la escuela concertada (representan a alrededor de un millón y medio de alumnos) decidió en último extremo que iría a la manifestación, pero, desde entonces tampoco se la ve con muy buenos ojos entre las organizaciones convocantes. Acudió a la reunión con Zapatero, pero sus correligionarios no la esperaban allí. "Creíamos que esa reunión era para las organizaciones convocantes. Es como si nosotros hubiéramos ido acompañados de otros grupos políticos", puso como ejemplo ayer el portavoz del Foro de la Familia, Rafa Lozano.

Y ayer se rompió la cuerda por completo: la FERE abandonó la reunión del brazo de la FSIE. "Pensamos que cuanto más amplia sea la base social, mejor, pero nos han dicho que no entra en sus cálculos que estemos en la sala. Nos reuniremos con el grupo socialista por separado", dijo Fernando López Tapia. Antes de continuar su camino, el presidente de la FSIE se lamentaba: "No vemos que estas organizaciones tenga mucha voluntad de alcanzar un acuerdo cuando se pretende excluir a gente sólo por tomar la decisión de no convocar a la manifestación". "No creo que haya sido por firmar un acuerdo con el ministerio. El sindicato USO también lo firmó y está ahí dentro", añadió. USO sí convocó la manifestación. Las organizaciones convocantes tenían previsto reunirse ayer también con el PP en el Congreso, pero la reunión con los socialistas se alargó casi siete horas.Acudieron, además de Rubalcaba y el portavoz socialista de Educación, Raimundo Benzal, varios representantes del ministerio, entre ellos el secretario general de Educación, Alejandro Tiana, que a la salida dijo que estaba "claro" que la religión será de oferta obligada por los centros y voluntaria para las familias. El representante de USO, José Luis Fernández, dijo que estaban en el Congreso en prueba de buena voluntad, informa Ana Gabriela Rojas.
FSIE Y FERE-CECA quedan fuera
Agencias

Representantes de las asociaciones en contra de la LOE.
La reunión comenzó a las cinco de la tarde con la expulsión de FSIE por no haber respaldado la manifestación, no haber estado en la reunión que mantuvieron el pasado jueves estas organizaciones con el jefe del Ejecutivo en Moncloa y no haber firmado el manifiesto contra la reforma ni apoyado las 98 enmiendas presentadas a los socialistas.

Por "principios" sobre que el diálogo es la mejor fórmula para el consenso, la Federación Española de Religiosos de Enseñanza-Centros Católicos (FERE-CECA) -que no convocó la manifestación pero finalmente sí se adhirió- decidió salirse del encuentro.

Ambas organizaciones habían sido invitadas por el PSOE pero los 10 convocantes de la marcha del pasado 12 de noviembre enviaron ayer un fax al Grupo Socialista en el que señalaron no aceptar la incorporación al encuentro de "ninguna organización que no participó en la movilización, ni del encuentro del que nace el compromiso de sentarnos a debatir y negociar, y si es posible poder acordar".

Asimismo, señalaron en su escrito que no consideran que sea un "buen inicio" del proceso negociador que se quieran introducir cuestiones, como la presencia de otras organizaciones en las reuniones que ya estaban acordadas, puesto que los socialistas pueden entrevistarse con ellas en otro momento.

Por ello, estas dos entidades, que consideran que la mesa en la que se va a tratar de alcanzar el consenso sobre la LOE "debe incluir a todas las organizaciones" y al sindicato de la concertada FSIE por compartir con el resto, formarán otro foro de diálogo acudiendo a la convocatoria que el Grupo Socialista les hará llegar en los próximos días

"FERE-CECA y EyG siguen apostando por el diálogo y por conseguir un pacto con el mayor respaldo posible para garantizar, de una vez por todas, la estabilidad y la calidad de nuestro sistema educativo", afirmaron en un comunicado.

Carta de Rajoy a Zapatero
Pacto estabilidad del sistema educativo


Noticias relacionadas.- Prensa
El Gobierno responde a la carta de Rajoy que está abierto al diálogo pero que no retirará la LOE
Rajoy propone a Zapatero dejar a un lado las diferencias para crear un modelo educativo "duradero"
El PSOE ofrece por escrito al PP ocho medidas para pactar la reforma educativa

 STEs Castilla y León Prensa