STEs Castilla y León Prensa

 
 

Sociedad - 15-09-2004

e
c
o
r
t
e
s

 LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA

El nivel de estudios de los españoles está a la cola de los países desarrollados
El gasto en educación sigue por debajo de la media

Los alumnos inmigrantes aumentan cerca de un 25% y alcanzan el medio millón

Fernández de la Vega anuncia una subida del 7% del presupuesto de Educación para 2005


 

El nivel de estudios de los españoles está a la cola de los países desarrollados

  • Un informe de la OCDE revela que un tercio de alumnos deja de estudiar al acabar la ESO

WALTER OPPENHEIMER - Londres


España se encuentra en el furgón de cola de la OCDE por el nivel de estudios cursados por su población. Sólo el 41% de los españoles de 25 a 64 años ha cursado estudios más allá de la educación obligatoria, frente al 65% en el conjunto de este organismo, que agrupa a 27 países de Europa, América y Asia. La estadística no está lastrada por el peso del subdesarrollo del pasado: incluso hoy día, uno de cada tres jóvenes españoles de 20 a 24 años deja los libros nada más acabar los estudios obligatorios (primaria y ESO), frente a porcentajes del 8% en el Reino Unido, el 14% en Francia o el 15% en Alemania.

El informe anual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), presentado en Londres, Washington y México, París y Berlín, refleja que la educación española ha dado un paso de gigante en una generación, pero en muchos indicadores sigue entre los alumnos menos aventajados de la organización y en algunos, como los niveles de inversión o el aprovechamiento material derivado de los estudios superiores, no progresa.

Entre los datos más significativos del informe, un denso volumen de 459 páginas y cientos de gráficos y tablas titulado Education at a glance (Una mirada a la educación) figura la rapidez con que los españoles abandonan los estudios. Aunque un 24% de los españoles de 25 a 64 años tiene nivel universitario (frente a un 23% de media en la OCDE), un 58% sólo tiene primaria o educación secundaria obligatoria (ESO), frente a un 33% en la OCDE. Aunque las tasas de bajos estudios son especialmente elevadas entre la población más madura, sólo dos de cada tres jóvenes de entre 20 y 24 años siguen estudiando al acabar la ESO, un nivel que sólo es peor en México, Turquía y Portugal. El porcentaje de titulados en el segundo ciclo de enseñanza secundaria (equivalente en España al bachillerato y la FP) supera el 81% en el conjunto de la OCDE, pero se queda en el 68% en España.

Reparto de riqueza
El informe pone en evidencia que los países se benefician en su conjunto de un nivel más elevado de educación y que también lo hacen los ciudadanos de manera individual, mejorando sus posibilidades de encontrar un empleo y de mejorar sus ingresos salariales en la medida en que se benefician de estudios de mayor nivel. España está en la media en cuanto a número de estudiantes de educación superior y, o bien parece más equitativo en el reparto de la riqueza, o bien los universitarios españoles se benefician menos que sus colegas de otros países a la hora de convertir sus estudios en un incremento de sus ingresos: las ventajas salariales que obtienen los universitarios españoles son mucho menores que las que se dan en el conjunto de los países de la OCDE.

Si los ingresos relativos de un ciudadano con estudios medios (bachillerato) se sitúan en 100 unidades, los que obtiene en España un trabajador con formación inferior (primaria y ESO) caen a 78, mientras que los ingresos relativos de un universitario español se elevan a 129. Esa distancia es mucho mayor en el conjunto de la OCDE (80 para un trabajador poco cualificado y 148 para un empleado con estudios superiores), y se dispara en países como Estados Unidos (66 en un extremo y 172 en el otro), Reino Unido (67 y 159) o Hungría (71 y 194).

El nivel de supervivencia de los alumnos en la educación universitaria es mejor en España (77%) que en el conjunto de la OCDE (70%), superando a países como Francia (59%), Alemania (70%), Italia (42%) o Estados Unidos (66%), y sólo por detrás de Japón (94%), Turquía (88%), Irlanda (85%) y Reino Unido (83%).

Un vistazo a la educación pone también al descubierto el entorno más difícil en el que se mueven las mujeres frente a los hombres. Por ejemplo, aunque el porcentaje de mujeres con título universitario o equivalente iguala o supera al de hombres en la mayoría de los países de la OCDE, éstos suponen un mayor número de doctorados.

En España, las mujeres con niveles educativos obligatorios (primaria y ESO) tienen unos ingresos equivalentes al 58% de los hombres en la misma situación. El porcentaje sube al 71% entre las mujeres que han accedido a educación secundaria y al 64% entre las que tienen educación universitaria. Todos esos porcentajes revelan un retroceso, no un avance, entre hombres y mujeres en España, con tasas inferiores a los registrados en 1997: 60%, 72% y 68%, respectivamente. Sin embargo, las distancias entre hombres y mujeres sí se han acortado en la última generación si se examinan por grupos de edad. Las mujeres españolas de entre 55 y 64 años -incluidos todos los niveles educativos- ganan el 47% de lo que ganan los hombres de esa edad, pero las que tienen entre 30 y 44 años ingresan el 79% de lo que ingresan los hombres a esa edad.


El gasto en educación sigue por debajo de la media

W. O. - Londres


El gasto educativo en España sigue por debajo de la media de la OCDE, tanto si se mide en términos absolutos como en cantidades relativas por alumno. En porcentaje sobre el PIB, el gasto educativo español se quedó en el 4,9% en 2001, no sólo claramente por debajo de la media de referencia entre los demás países industrializados (6,2%), sino frente a las cifras de inversión educativa en España en 1995 (año en el que alcanzó el 5,4%) como en 1990, cuando estaba en el 5,1%. La aportación privada al gasto educativo español fue del 0,7% del PIB en 2001, por debajo del 0,9% de 1995 pero por encima del 0,6% de 1990.

Los países escandinavos siguen encabezando el listado de los países de la OCDE con mayor gasto educativo en términos de PIB, que encabeza Dinamarca (8,5% del PIB), seguida de Suecia (7,3%).

En enseñanza primaria y secundaria, el aumento del gasto educativo en España a precios constantes ha sido modesto (107 unidades en 2001 por cada 100 gastadas en 1995), pero el ratio por estudiante ha pasado de 100 a 129 gracias a una importante reducción del número de estudiantes (por cada 100 estudiantes que había en 1995 sólo hubo 83 en 2001).

Número de estudiantes
En educación superior el gasto ha aumentado de 100 a 147 en ese mismo periodo, al tiempo que el número de estudiantes pasaba de 100 a 111 y el gasto por estudiante de 100 a 133. Expresado en dólares (convertidos a paridades de poder de compra), el gasto educativo español en 2001 ascendió a 4.168 dólares por estudiante en educación primaria (la media de la OCDE es de 4.819), 5.442 dólares en secundaria (ESO y bachillerato), frente a una media de 6.588 en la OCDE, y 5.951 en educación terciaria (excluidos los gastos en Investigación y Desarrollo), muy lejos de los 10,724 dólares de media de la OCDE.

El informe refleja, como en años anteriores, que los maestros españoles están relativamente bien pagados respecto a la media, pero sus salarios son comparativamente mejores al empezar la carrera profesional que cuando llevan 15 años de ejercicio. Dan menos horas lectivas que en los demás países y las aulas acogen a menos alumnos. De acuerdo con los datos de 2002, los maestros españoles de educación primaria empiezan ganando 28.161 dólares (en paridades de poder de compra), frente a 33.521 los que llevan 15 años de carrera, unas cifras por encima de la media: 22.910 dólares para los que empiezan y 31.366 a los que llevan 15 años.


Los alumnos inmigrantes aumentan cerca de un 25% y alcanzan el medio millón

  • San Segundo anuncia la gratuidad de los libros de texto para antes de que finalice esta legislatura

MARTA AGUIRREGOMEZCORTA - Madrid


Los estudiantes extranjeros en educación no universitaria aumentarán este curso un 25% y alcanzarán el medio millón, casi un 7,2% del total del alumnado. Por segundo año consecutivo, crece la cifra de matriculados en el sistema educativo español (53.017 más), tras 15 años de descensos. Habrá 8.430.939 estudiantes universitarios y no universitarios. La ministra de Educación, María Jesús San Segundo, anunció ayer el compromiso del Gobierno de alcanzar la gratuidad de los libros de texto en esta legislatura, aunque no aclaró el modelo que elegirá ni la fecha de implantación.

El Ministerio de Educación calcula que la cifra de estudiantes inmigrantes aumentará este curso en unos 100.000 y alcanzará el medio millón de alumnos. En comunidades como Madrid y Baleares, el porcentaje de alumnos extranjeros supone ya más del 10% del total. En La Rioja, el 8,1%, y en Navarra, el 7,9%. Hace 10 años, el número de extranjeros en las aulas escolares era algo más de 50.000.

De hecho, el crecimiento total del alumnado en las aulas españolas se debe al repunte de la natalidad y al fuerte incremento del alumnado inmigrante, tal y como explicó ayer la ministra de Educación, María Jesús Sansegundo, en la presentación de las cifras del nuevo curso escolar 2004-2005.

La mitad de los estudiantes extranjeros proceden de América del Sur y Central (50,5%). La otra mitad proviene de Europa (25,2%); África (18,9%); Asia y Oceanía (4,4%), y América del Norte (1,1%).

Sansegundo reiteró la necesidad de que todos los centros sostenidos con fondos públicos "colaboren" y sean "responsables" a la hora de matricular a estos estudiantes. Recordó que al ministerio le toca elaborar la legislación básica de los conciertos y a las administraciones de las comunidades autónomas, "vigilar que esto se haga de la mejor manera posible".

El crecimiento del número de alumnos afectará muy especialmente a las primeras etapas. En infantil habrá casi 70.000 estudiantes más, y en primaria, unos 13.000 más. Crece también el número de estudiantes en ESO (3.000 más) y en Formación Profesional (casi 8.000 más).

Por el contrario, habrá unos 19.000 menos universitarios, y alrededor de 21.500 estudiantes de bachillerato menos.

El profesorado sigue creciendo en todos los niveles, excepto en FP, donde apenas se mantiene. La plantilla de profesorado de educación no universitaria en centros públicos aumenta un 18,7%, mientras que en las universidades públicas este curso habrá 2.116 profesores más que el año pasado.

A pesar de que la educación no es obligatoria hasta los seis años, el informe del ministerio indica que el 13,5% de los niños menores de tres años está escolarizado este curso y el 96,7% de los alumnos de 4 y 5 años.

En la Universidad, este año habrá 1.462.771 estudiantes matriculados. Más de 700.000 lo harán en una carrera de ciencias sociales y jurídicas; más de 400.000, en una técnica; 128.000, en una de humanidades; 117.000, en una de ciencias de la salud, y unos 100.000 en una de ciencias experimentales.

En cuanto a la gratuidad de los textos, Sansegundo explicó que antes de tomar una decisión sobre cómo lo harán, se estudiará qué programas existen ya en determinadas comunidades autónomas con el objeto de elegir el más adecuado.

Uno de los temas de debate de la próxima reunión de la Conferencia Sectorial -organismo en el que están presentes todas las comunidades autónomas- versará sobre cómo funcionan los distintos programas de gratuidad de los manuales de textos que han puesto ya en marcha algunas comunidades autónomas. "La decisión de qué modelo adoptaremos la tomaremos entre todos", dijo la ministra.

Algunas regiones como Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha o La Rioja ofrecen de manera progresiva libros gratis a sus estudiantes. Pero si en Castilla- La Mancha se hace en calidad de préstamo por parte de los centros escolares, en Andalucía, los colegios entregan a las familias un cheque, canjeable en las librerías, para la compra de los libros.

En cualquier caso, la ministra aseguró que esta gratuidad no tiene porqué causar un "gran impacto" a las empresas editoriales, aunque abogó por estudiar qué repercusiones ha tenido esta medida en otros países donde ya se ha implantado.


Fernández de la Vega anuncia una subida del 7% del presupuesto de Educación para 2005

S. P. DE P. - Madrid


La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, anunció ayer en el Congreso un incremento del 7% respecto a este año de la partida de los Presupuestos Generales del Estado de 2005 destinada al Ministerio de Educación. Fernández de la Vega resaltó que después de los ocho años de Gobierno del PP "de retroceso en becas e igualdad de oportunidades", el Ejecutivo pretende dar "un paso muy importante en materia educativa" que implicará que habrá en toda España "25.000 becas más y 25.000 estudiantes más (9.000 en la educación no universitaria y 16.000 en la universitaria)".

Los presupuestos del Ministerio de Educación crecieron en 2004 un 5%, registrando el menor incremento desde que en diciembre de 1999 se concluyeran las transferencias educativas a las comunidades autónomas. Sin embargo, esta partida se venía incrementando en los años anteriores en un 9% de media. En 2000, con Mariano Rajoy como ministro de Educación, se aumentó un 10,6%; en 2001, un 9,5%; y tanto en 2002 como en 2003, un 9%.

La partida que se ha destinado a Educación en los presupuestos generales ha representado en los últimos años un porcentaje bajísimo. El pasado, un 0,7%. Desde que se concluyeron las transferencias a las comunidades, el ministerio sólo aporta el 5% del gasto educativo español. El resto lo ponen las comunidades autónomas.

De la partida del ministerio, el 54% iba destinada en 2004 a becas, un aspecto no transferido a las comunidades para garantiza la igualdad de oportunidades en las ayudas al estudio en toda España.

El resto de las competencias actuales del ministerio (y, por tanto, del gasto de Educación) va destinado básicamente a financiar la educación en Ceuta y Melilla, las dos universidades que dependen del Gobierno, la UNED y la UIMP y convenios con las comunidades, como los de fomento a la lectura y de nuevas tecnologías.

 

   STEs Castilla y León Prensa