STEs Castilla y León Prensa

 
 

Agencias

18-04-2004

e
c
o
r
t
e
s

Regreso de las tropas españolas de Irak

  • Zapatero ordena el regreso de las tropas de Irak "en el menor tiempo posible"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy que ha ordenado el regreso de las tropas españolas que se encuentran en Irak "en el menor tiempo y con la mayor seguridad posibles" ya que no es previsible que la ONU apruebe una resolución que cumpla las condiciones planteadas.

"En el menor tiempo posible" podría suponer esperar al menos un mes, según explicaron fuentes del Ejecutivo tras recordar que es esencial actuar con la máxima seguridad debido a las dificultades que existen para hacer efectiva la retirada.
Ese deseo de seguridad es el que ha llevado a anunciar la decisión esta tarde por sorpresa, cuando se lleva trabajando en ella más de un mes y ya se ha comunicado a todas las fuerzas políticas y a los aliados que están en Irak, entre ellos Estados Unidos, el Reino Unido y otros miembros de la UE y los países iberoamericanos.
Rodríguez Zapatero, en su primera declaración pública como jefe del Ejecutivo, apuntó que la decisión responde "antes que nada" a su voluntad de "hacer honor" a su palabra, puesto que hace más de un año se comprometió públicamente a ordenar el regreso de las tropas si llegaba a La Moncloa, en el caso de que la ONU no se hiciera cargo de la situación política y militar en Irak.
Según explicó, tanto las manifestaciones públicas de los principales actores implicados en el conflicto como los contactos que ha mantenido durante el último mes el hoy ministro de Defensa, José Bono, "no aportan suficientes indicios que permitan prever una variación sustancial" en la situación "en los plazos previstos y en el sentido reclamado por el pueblo español".
El despliegue de las tropas españolas en territorio iraquí comenzó en agosto de 2003 y en estos momentos trabajan en el país alrededor de 1.300 efectivos integrados en la brigada Plus Ultra.

 

La orden de regreso se da en pleno relevo de efectivos, que, según las previsiones iniciales, debería continuar mañana con un vuelo desde Almería.
El líder del PP, Mariano Rajoy, quien fue informado por Rodríguez Zapatero, consideró que la decisión ha sido adoptada "con precipitación" y hace a España "mucho más vulnerable y débil frente al terrorismo".
Según manifestó en conferencia de prensa, la retirada supone "tirar la toalla" antes de agotar las posibilidades en la ONU, hace "poco fiable" a España, es "insolidaria" con los países comprometidos con Irak y deja "a su suerte a los iraquíes".
La primera reacción internacional llegó desde Estados Unidos; minutos antes del anuncio en La Moncloa, la consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, explicó que su Gobierno esperaba esa decisión y aseguró que a pesar de la retirada de los españoles "todavía habrá una coalición vibrante y fuerte sobre el terreno".
Más tarde, el portavoz del Consejo de Gobierno iraquí, Hamed Cifai, expresó su esperanza de que España no haya tomado la decisión de irse por temor al terrorismo porque, dijo, "España es una democracia y el terrorismo ataca a las democracias, tengan o no tropas en Irak".

 

El portavoz del PSOE en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, fue el encargado de informar a los portavoces de todos los grupos parlamentarios y la mayoría mostraron su apoyo a la decisión adoptada.
Rodríguez Zapatero, que informó personalmente a Rajoy y al coordinador de IU, Gaspar Llamazares, comunicó al presidente del Congreso, Manuel Marín, su deseo de convocar un pleno urgente para abordar la cuestión en la Cámara.
Fuentes parlamentarias no descartaron la posibilidad de que ese pleno se celebre antes del próximo jueves, fecha de la sesión solemne de apertura de la legislatura que será presidida por el Rey.
La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de la Presidencia, María Teresa Fernández de la Vega, se encargó por su parte de comunicar la decisión a los presidentes de todas las Comunidades Autónomas.
Desde el inicio del conflicto bélico que derrocó a Sadam Husein, el 20 de marzo de 2003, trece españoles han muerto en Irak: dos informadores, ocho agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), dos militares y un guardia civil.

 

   STEs Castilla y León Prensa