STEs Castilla y León Prensa

 
R
ecortes de Prensa

AGENCIAS
22-12-2003

e
c
o
r
t
e
s

REFORMA EDUCATIVA
LOS COLECTIVOS REACCIONAN A LAS DECISIONES DEL EJECUTIVO

Los rectores acusan al Gobierno de complicar el sistema de ingreso

  • El presidente de la CRUE pide que sólo se tenga en cuenta la nota de la reválida

  • Advierten de que la norma discriminará a los más humildes

Los rectores de las universidades ponen en cuestión el sistema de acceso a la Universidad en dos fases (PGB y específico de cada titulación), creado por el Gobierno como alternativa a la actual a la prueba de selectividad. "Debe bastar con la prueba de la reválida. Hay que facilitar y no dificultar el acceso y complicar el sistema", defendió ayer Juan Antonio Vázquez, presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).
Vázquez, rector de la Universidad de Oviedo, aplaudió la corrección realizada en el decreto para impedir que las universidades puedan dejar plazas vacantes, pero discrepó de que las universidades puedan realizar otra prueba. "La nota que se debe tener en cuenta es la de la PGB y no otras para evitar perjuicios a los estudiantes, favorecer su movilidad y garantizar que haya transparencia y una efectiva igualdad de oportunidades", dijo Vázquez.

ELEMENTOS DIFERENCIADOS
El presidente de la CRUE explicó que, "a la hora de elegir a los alumnos, las universidades deben tener en cuenta elementos diferenciados, como por ejemplo la realización de estudios de biología para cursar Medicina, pero no más pruebas".
La portavoz del PSOE, Carme Chacón, también se mostró contraria a la implantación de dos exámenes de acceso. "Esta carrera de obstáculos que ha consumado el PP discrimina a los jóvenes en función de su renta familiar y su lugar de procedencia", acusó la diputada.
Para Fernando Lezcano, secretario general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras, los nuevos mecanismos de selección implicarán que muchos menos alumnos accedan a la universidad, en sentido contrario a los programas de la UE. "Con la reválida era más que suficiente", agregó Lezcano.
El portavoz de educación del BNG, Francisco Rodríguez, aseguró que la PGB es una prueba "centralizadora y privatizadora" de la enseñanza. "Fomenta la desigualdad entre centros al establecer la posibilidad de desarrollar pruebas particulares sin homogeneidad ni los mismos criterios", acusó Rodríguez.

DOBLE CALVARIO
A juicio de la Confederación de Padres de Alumnos (CEAPA), la reválida es una barbaridad tal como está planteada, ya que "revalida más la labor de los profesores que la de los alumnos". Su presidenta, Maite Pita, se mostró preocupada porque las pruebas de cada facultad dupliquen el calvario de los alumnos. "No se puede someter a los chavales a una carrera de obstáculos. En todo caso, no debe realizarse en los propios centros para eliminar suspicacias", pidió Pina.

Muchas facultades mantendrán una prueba de acceso pese a la reválida
  • El examen general de Bachillerato arrancará en el 2005-2006 y supondrá el 40% de la nota total
  • Las autonomías podrán colocar a profesores de la concertada en los tribunales examinadores

La reválida, recuperada por el PP, está a la vuelta de la esquina. El Consejo de Ministros aprobó ayer el decreto que regula la Prueba General de Bachillerato (PGB), que comenzará a aplicarse en el curso 2005-2006 y será imprescindible para obtener el título de Bachiller. Pero en su camino hacia la mayoría de las facultades universitarias, los estudiantes deberán superar otra prueba selectiva adicional para entrar en los centros de enseñanza superior, según otro decreto publicado ayer.
La normativa de acceso a la universidad deja muy claro que se podrán hacer pruebas de acceso, con carácter complementario y específico después de haber superado la reválida. En todas las carreras en las que hay más demanda que oferta de plazas (como las ingenierías, Periodismo, Fisioterapia o Medicina) será necesario realizar pruebas de acceso particulares y específicas.

EL 40% DE LA NOTA

Los nuevos decretos, que afectarán a los casi 250.000 alumnos que cada año acceden a la universidad en España, son algunas de las principales novedades que introduce en el sistema educativo la ley orgánica de calidad de la enseñanza (LOCE).
Las calificaciones de la reválida o PGB supondrán el 40% de la nota del Bachillerato, y el expediente de los dos cursos, el otro 60%. No obstante, para hacer esta ponderación, será imprescindible haber obtenido en la reválida un mínimo de 5 puntos.
La prueba tendrá una parte común y otra específica según la modalidad de bachillerato estudiado. La principal novedad es que se exigirá un examen oral y otro escrito de lengua extranjera. Si se aprueba solo una parte, se guardará la nota para las siguientes convocatorias, dos en cada curso académico.

TRIBUNAL POLÉMICO

Según el Ministerio de Educación (MEC) , los nuevos exámenes tendrán carácter externo a los centros y podrán celebrarse en aquellos lugares (colegios, universidades y otros recintos) que determinen las autonomías.
El decreto fija que la comisión o tribunal que controlará la prueba estará formado por un representante de la Administración, que será el presidente, un inspector, un catedrático, "cuatro profesores del Cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria". La norma no precisa que estos docentes sean sólo funcionarios, asumiendo así la petición de la Confederación Católica de Padres de Alumnos, que reclamó que "esté representada la pluralidad de la escuela española y no sólo la pública".
Cabe la posibilidad de que los cuatro profesores procedan de la enseñanza concertada "si así lo decide la autonomía", reconoció un portavoz oficial. "Pero puede que sólo sea uno, dos o ninguno, para que la comisión quede compensada. Además, habrá un representante de la Alta Inspección del Estado", agregó.

   STEs Castilla y León Prensa