STEs Castilla y León Prensa

 
R
ecortes de Prensa

 Suplemento - 29-09-2003

e
c
o
r
t
e
s

LA ESCOLARIZACIÓN DE LOS INMIGRANTES.
Este curso ha aumentado por primera vez en 15 años el número de alumnos gracias a la inmigración. Hay 400.000 estudiantes, hijos de extranjeros, 100.000 más que el curso pasado. Ésta es la radiografía de la situación en España y de cómo se aborda en ocho comunidades autónomas.

La inmigración desborda la escuela pública

SUSANA PÉREZ DE PABLOS - Madrid

El aumento vertiginoso de los alumnos inmigrantes es, junto a la incorporación de las nuevas tecnologías al ámbito educativo, el factor que más está cambiando el panorama de la educación española en la primera década del siglo XXI. La multiculturalidad de las aulas está haciendo necesario replantear los objetivos de la educación en los países desarrollados. Y los expertos llevan años anunciando las tremendas repercusiones escolares y sociales que tendría esta nueva situación en España. Hoy es un hecho, y las consecuencias empiezan a verse.

Hace 10 años, en el curso 1993-1994, había 50.076 estudiantes extranjeros, éste hay 400.000. Pero la curva no ha sido constante. En los últimos tres años se ha producido un vertiginoso incremento: desde el curso 2001-2002 han aumentado los estudiantes inmigrantes a razón de 100.000 por curso. El futuro que se avecina seguirá este mismo rumbo. Así lo dan a entender los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE): prevé que en 2010 se duplique la población inmigrante española, que actualmente asciende a dos millones de habitantes, lo que representa el 4,7% del total (41,8 millones de habitantes), el mismo porcentaje que suponen los 400.000 inmigrantes en edad escolar sobre el total del alumnado (8,3 millones). Este curso, los inmigrantes han hecho subir por primera vez en 15 años el número de estudiantes del sistema educativo.

Países como Francia, el Reino Unido, Holanda y Alemania hace muchos años que se enfrentaron a una situación similar. Pero las naciones de la UE próximas a España han demostrado tener poca capacidad para anticiparse a las nuevas situaciones educativas que se derivan del aumento del flujo de inmigración. Francia lleva décadas recibiendo un goteo constante de alumnos extranjeros (en los últimos años ha escolarizado a cerca de 30.000 nuevos por curso). Los problemas de integración de esos niños y adolescentes han dado lugar a numerosos sucesos escolares. Y este mismo curso, Holanda ha advertido que la situación "no tiene solución" en la capital del país: los escolares extranjeros de Amsterdam sufren segregación social desde primaria.

La forma de afrontar esta nueva realidad es tan diversa como lo son los modelos educativos de cada país. El español es bipolar, con la red pública por un lado y la privada concertada (católica al 90%) por el otro. La raíz de los problemas para la integración escolar y, por lo tanto, social, de los inmigrantes es común: no existe una distribución equitativa de los extranjeros entre las dos redes.

De cada lado salen a su vez ramificaciones del problema principal. La concertada en algunas comunidades, como Cataluña y el País Vasco, agrupa ya a la mitad de los colegios, pero el 82% de los escolares inmigrantes españoles estudian en centros públicos, según datos de CC OO. Sindicatos y asociaciones de padres laicas, como la Ceapa, reclaman más inversión en la red pública, más profesores de apoyo, formación de todo el profesorado para abordar estos temas y la preparación de más especialistas. Expertos que hayan puesto en marcha programas piloto no faltan. Pero, según esas organizaciones, sí falta "una apuesta política de integración real" y advierten que el camino a la integración "no pasa por potenciar la religión católica en las aulas" e introducir medidas como "la separación temprana de alumnos por rendimiento, como hace la Ley de Calidad, que lo que logran es introducir elementos de diferenciación".

Murcia: Un aumento del 61% en un año

TONO CALLEJA - Murcia
 
En Murcia hay este curso 229.843 estudiantes, 2.000 alumnos más que el pasado. Sin embargo, entre ellos hay un 61% más de inmigrantes que el curso pasado: éste se han matriculado 14.275 y el pasado lo hicieron 8.800. La mayor parte, casi el 90%, según los sindicatos y asociaciones de padres de la Región de Murcia, estudian en colegios públicos.

En Murcia destaca el aumento de los alumnos ecuatorianos, que representan más de la mitad de los extranjeros, y les siguen los marroquíes. El principal problema se produce porque no hay una distribución equitativa de los estudiantes. Lo explica el presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de la Región de Murcia, Ginés Martínez Cerón: una orden del Gobierno murciano obliga a los colegios concertados (la mayoría católicos) a admitir a un número mínimo de escolares inmigrantes, pero como no cubren ese cupo al principio de curso -porque muchos son magrebíes que no solicitan plaza en colegios católicos-, esos centros las ocupan con alumnos autóctonos. Y cuando llegan más inmigrantes a lo largo del curso -ecuatorianos, por ejemplo- ya no hay plazas libres en los concertados y se les tiene que enviar a los públicos, añade.

La única forma de superar esta concentración es, según Martínez Cerón, creando en cada municipio comisiones únicas de matriculación que distribuyan las plazas disponibles entre todas las escuelas sostenidas con fondos públicos.

El consejero de Educación del Gobierno regional, del PP, Juan Ramón Medina Precioso, resalta que este curso han aumentado los docentes dedicados a la atención a la diversidad: de 210 a 220. En Murcia se han habilitado 42 aulas de acogida, con un millar de plazas, para que los inmigrantes aprendan castellano, pero los sindicatos piden una en cada colegio.

En defensa de la postura de la concertada, el presidente regional de la Confederación de Padres de la Enseñanza Católica (Concapa), José Cascales, señala que el número de inmigrantes es proporcional al de alumnos de la privada. Estos centros escolarizan el 22% de los escolares en Murcia , por lo que tener "al 10% de extranjeros no es un cifra baja".Entre las exigencias del Consejo Escolar de Murcia está la de insertar a estos alumnos en los cursos en función de sus conocimientos y no por edades.

Comunidad Valenciana: Menos dinero con más niños

NEUS CABALLER - Valencia
 
El impacto de la inmigración en el sistema educativo de la Comunidad Valencian se empezó a ser visible hace cinco cursos, cuando la matrícula de alumnos extranjeros se disparó, creciendo en un solo curso un 34,2% más respecto a los 5.746 niños escolarizados que había en 1998.

Desde entonces, en el periodo comprendido entre el curso 1999-2000 y 2003-2004 la matrícula de alumnos extranjeros se ha quintuplicado, pasando de 9.421 a los 46.000 escolares inmigrantes escolarizados, según la última cifra actualizada presentada el miércoles en el Parlamento autonómico por el titular del departamento de Educación, Esteban González Pons. Esta realidad ha hecho que los colegios valencianos se estén viendo "desbordados" por la alta tasa de escolares extranjeros matriculados, que hace que "confluyan en una mismo curso hasta 20 nacionalidades distintas", tal y como describe el profesor Pablo Guzmán, director del colegio público San Roque de Alicante, donde 7 de cada 10 niños de los 210 escolares matriculados son extranjeros.

Un estudio comparativo de las ayudas y subvenciones programadas para los llamados Centros de Atención Educativa Singular (CAES), presentado esta semana por la coalición de Esquerra Unida-L'Entesa confirma que el presupuesto directo que reciben los centros públicos CAES este curso ha sufrido un fuerte recorte medio respecto al presupuesto que recibían en 2002-2003, pasando de los 5.421 euros por centro a una media de 3.699 en 2003-2004. Aunque esta distribución a la baja sólo afecta a los centros CAES públicos y no a los privados. De hecho, en el curso actual los centros públicos adscritos a estos programas han crecido de 34 colegios a 44, mientras el presupuesto global se ha reducido en 21.549 euros (un 11,71% menos) respecto del presupuesto de total de 184.340 millones que recibieron aquellos 34 centros en conjunto.

Mientras en la red privada concertada, donde sólo hay 7 colegios CAES (uno más que el curso pasado) el presupuesto ha crecido casi un 11%, en 14.400 euros más. De manera que 7 colegios concertados recibirán 149.370 euros, cifra bastante similar a los 162.750 euros para los 44 centros públicos.

Madrid: La más alta concentración

  • Uno de cada diez alumnos de Madrid es inmigrante. Este curso estudiarán más de 80.000 extranjeros, el 78,8% en colegios públicos
MARTA AGUIRREGOMEZCORTA - Madrid

Cuando por azar se abre la puerta de una de las aulas del colegio público Vázquez de Mella, lo primero que choca es poder ver todos las razas de un tirón. Como en un anuncio de Benetton. Los alumnos sentados en sus pupitres son negros, amarillos, indios, blancos. Todos mezclados en plena armonía.

Este colegio de primaria es un ejemplo de convicencia multicultural. De los 420 alumnos inscritos, el 58% son inmigrantes. Y de ellos, la mitad son ecuatorianos. "Aquí la inmigración no es un problema. La convivencia es maja, positiva. Puede ser que algún día en el patio un niño venga llorando porque un compañero le haya llamado chino. Entonces yo le digo: 'Pues llámale tú español", asegura su directora, Irene Iglesias.

Este curso habrá en la comunidad de Madrid más de 80.000 alumnos inmigrantes en infantil, primaria y ESO, según la Consejería de Educación. Los estranjeros suponen ya el 10% de la población escolar. La mayoría son ecuatorianos, marroquíes, chinos, rumanos y búlgaros. Pero su reparto en los centros sostenidos con fondos públicos es profundamente desigual. De los 65.667 inmigrantes matriculados el curso pasado, 51.730 acudían a uno público y sólo 13.937 a uno concertado. En esta comunidad hay 2.586 centros escolares: 1.492 son públicos, 483 concertados y 611 privados.

"En el Vázquez de Mella el goteo de llegada de inmigrantes es inintermitente hasta que se cubren todas las plazas", explica su directora. Vienen en cualquier época, incluso en mayo, cuando queda un mes por zanjar el curso. La comisión de escolarización, permanente todo el curso escolar, asigna a los alumnos a los centros dependiendo de la zona en la que viva el chaval y de las plazas disponibles en los centros. Según una normativa, todos los colegios de la Comunidad sostenidos con fondos públicos deben reservar al menos tres plazas por clase en los cursos que dan acceso a un ciclo. La consejería estima que el 40% de los inmigrantes en edad escolar que llega a Madrid no conoce el idioma o arrastra un desfase curricular.

Con el objetivo de ayudar a la integración de estos alumnos, la Comunidad de Madrid puso en marcha en enero pasado el programa de aulas de enlace. Este curso funcionan ya 141 aulas. Un aula de enlace es una especie de antesala de adaptación donde el escolar inmigrante que acaba de llegar aprende a marchas forzadas el idioma y matemáticas, correspondiente a su nivel, durante seis meses con 11 alumnos más como máximo. No todo el tiempo el chico está en el aula de enlace, pues asignaturas como música, educación física o educación plástica las estudia con el resto de los alumnos de su clase futura.

Estas aulas están repartidas también de forma desproporcionada: 74 están ubicadas en centros públicos (36 en primaria y 38 en secundaria) y 67 en centros concertados (28 en primaria y 39 en secundaria). Ya están matriculados en ellas 665 alumnos.

De esto se queja el secretario general de la Federación de Enseñanza de CC OO de Madrid, Francisco García: "La distribución ha sido discrecional. Aunque muchos centros públicos han pedido tener una, no se les ha concedido. La paradoja es que hay casi el mismo número de aulas de enlace en centros públicos como en concertados".

Por su parte, la directora de Promoción Educativa, María Antonia Iglesias, da una explicación: "Como la política educativa tienende a equilibrar la matriculación de inmigrantes en centros públicos y concertados, cuando uno concertado ha pedido un aula de enlace se le ha concedido, ya que una vez que el chico finalice su etapa de seis meses en este aula el centro estará obligado a darle una plaza en el centro".

El ingreso del chico en este aula es voluntario. Para la puesta en marcha de cada una, cada centro ha recibido 1.800 euros, otros 4.000 euros para equipamiento informático y 1.200 euros más cada año para recursos didácticos.

De cada aula de enlace se ocupan 1,5 profesores. Este curso trabajan, en general, 1.500 profesores de compensatoria.

En el Vázquez de Mella existe un aula de enlace a la que ha llegado esta mañana por primera vez un niño ucranio de 10 años. No habla una palabra de español. Lo primero que ha hecho la directora es llevarle a la clase a la que se incorporará definitivamente cuando aprenda el idioma para que salude a sus compañeros. Porque por ahora la mayor parte del tiempo lo pasará junto con otros siete niños como él, entre 9 y 11 años, que acaban de llegar a España: tres marroquíes, otros tres chinos, y una ucrania. Con tarjetas y dibujos, una profesora les enseña palabras en español como "carne", "pescado", "poco", "mucho".

Sentado en un banco de madera, un niño marroquí espera con su madre a la directora. La comisión de escolarización le ha mandado al Vázquez de Mella para que se matricule. Su vida escolar en España está a punto de comenzar.

Canarias: La escuela de las 121 nacionalidades

JUAN MANUEL PARDELLAS - Santa Cruz de Tenerife
 
La continua arribada de pateras a las islas con inmigrantes irregulares lleva a muchos a pensar equivocadamente que la mayoría del alumnado canario es marroquí. Sin embargo, estos alumnos apenas superan el millar (1.068) y el siguiente país africano se pierde en una lista de 121 nacionalidades de los cinco continentes hasta el puesto 24 (102 saharauis). Los marroquíes son el segundo grupo más numeroso en la provincia de Las Palmas, a gran distancia de los colombianos (896 colombianos en Gran Canaria por 522 marroquíes; 304 en Fuerteventura frente a 166 y 771 colombianos seguidos de 200 marroquíes en Lanzarote).

Este curso, el 5% de alumnos matriculados en 762 de los casi 1.200 centros de las Islas Canarias es extranjero (17.831 de 356.366). El mayor colectivo ha llegado de América Latina, un total de 8.532 niños. Los colombianos (2.740) casi doblan a los venezolanos (1.649), seguidos de británicos (1.626), alemanes (1.559) -éstos dos últimos los principales mercados turísticos de Canarias- y argentinos (1.384).

Absentismo de las niñas
El mayor absentismo se produce entre las niñas orientales, según explica la directora general de Ordenación e Innovación Educativa del Gobierno de Canarias, Juana del Carmen Alonso. En las islas se concentra una de las comunidades indias más numerosas fuera de Asia, un colectivo que aporta 582 niños, seguidos de chinos (557) o coreanos (137). Los menores inmigrantes que entraron a Canarias de forma irregular (unos 270) residen en centros gestionados por los cabildos insulares. La mayoría tiene entre 16 y 17 años y no habla español. Se les propone estudiar formación profesional o alguno de los cursos de capacitación del Servicio Canario de Empleo, propuestas que rechazan en favor de una integración laboral que les permita enviar dinero a sus familias, reconoció un portavoz de la Consejería de Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias.

Para afrontar los retos del profesorado ante estas aulas multilingües y multiculturales, la Consejería de Educación ha establecido hasta 2006 el Plan Sur, que se centra en las islas de Lanzarote, Fuerteventura y el sur de Tenerife y Gran Canaria, que propone un mayor peso del conocimiento de la lengua española y del medio natural, histórico y social.

De forma paralela, los docentes reciben cursos sobre contextos multiculturales y didáctica del español como lengua extranjera. El alumnado que se incorpora tarde al curso, el desconocimiento del idioma español y el tener, por ley, que agrupar por edades a niños con diferentes niveles de conocimiento son los principales problemas, advierte Alonso, quien asegura que en las islas "no se han detectado problemas de convivencia" entre la población local y la de esas 121 nacionalidades.

Para orientar a los padres recién llegados a las islas se va a elaborar una guía de orientación sobre las principales características del sistema educativo español.

Cataluña: Desbordados por la matrícula tardía

  • La falta de plazas provoca que 300 niños se queden en la calle el primer día de clase
J. M. MARTÍ FONT - Barcelona
 
Hacía mucho tiempo que no sucedía una cosa así. El curso 2003-2004 se ha iniciado en Cataluña con un problema de falta de plazas escolares. El primer día de clase, más de 300 niños se quedaron en la calle. Los sindicatos lo habían advertido. A lo largo del verano el goteo de nuevas inscripciones de alumnos fue incesante. Desde que a finales de junio se cerró la matriculación hasta el 15 de septiembre, se calcula que el número de niños que se inscribieron fuera de plazo, en su gran mayoría procedentes de la inmigración, supera ampliamente los 8.000.

Este fenómeno, que se conoce como "matrícula viva", ha ido tomando dimensiones cada vez mayores en los últimos tiempos. Hasta hace poco se producía en fechas concretas cada año, generalmente a principios de enero, cuando se otorgaban los permisos de reagrupación familiar a los inmigrantes y también el momento en el que finaliza el curso escolar en América Latina. Ahora, sin embargo, el goteo es constante y comienza ya a principios del verano. A lo largo del curso 2002-03 hubo 17.000 incorporaciones tardías. Este año la cifra puede duplicarse, sino triplicarse.

El departamento de Enseñanza de la Generalitat, sin embargo, mantiene la ficción de que las plantillas docentes se fijan antes del verano en función de la matrícula oficial, según la cual el total de alumnos en Cataluña en el curso 2003-04 es de 1.037.624, lo que supone 26.498 más que el año pasado, de los que el 7,1% son de procedencia inmigrante; lo que, según el departamento, exige ser hijo de padre y madre extranjeros. Este porcentaje supera en dos puntos el del curso 2002-03. Por origen, la mitad son latinoamericanos, y casi un tercio magrebíes.

Las cifras globales, sin embargo, esconden realidades mucho más contundentes. Por ejemplo, en algunos colegios del Casc Antic de Barcelona, los inmigrantes llegan a suponer hasta el 70% del alumnado. El peso de la escolarización de la abrumadora mayoría de estos niños recae en el sector público. Paralelamente, la escuela privada concertada, con honrosas excepciones, se beneficia de este fenómeno seleccionando al alumnado.

En Cataluña, el sector público acoge algo menos del 60% de la población escolar, aunque en la ciudad de Barcelona el porcentaje es de un 50%. Las asociaciones de padres y los sindicatos del sector llevan años criticando la política de la Generalitat, a la que acusan de haber creado dos redes paralelas, ambas con dinero público: los colegios concertados para quienes pueden pagar mensualidades de hasta 600 euros, y la escuela pública para los que cuentan con menos recursos económicos, entre los que se cuentan los inmigrantes.

El Departamento que dirige la convergente Carme-Laura Gil no ha negado en ningún momento que en este inicio de curso muchas aulas superan ampliamente la ratios (el número de alumnos por clase). Incluso ha recordado a los centros que existe un decreto que les permite superar en un 10% el máximo permitido de 25 en primaria y 30 en secundaria. Un decreto que ha sido recurrido por los sindicatos dado que contradice lo que fija la ley. Algunas clases, reconoció Gil el día del comienzo del curso, "estarán llenísmas", pero atribuyó el fenómeno de las matrículas tardías al hecho de que muchos catalanes "cambian de domicilio" y se matriculan en dos colegios al mismo tiempo "por seguridad". La consejera rechazó que hubiera necesidad de aumentar las plantillas de los centros que más sufren este fenómeno y recomendó a los profesores y a los directores que realizasen "cursillos de organización", lo que ha desatado las iras de los sindicatos de docentes. La Generalitat asegura que ha puesto 1.300 profesores más para hacer frente a este reto, pero desde el sector se le responde que este profesorado ha sido simplemente trasladado al programa de aprendizaje de la lengua de otro programa más ambicioso de integración escolar.

País Vasco: Un intento de orientarles al bilingüismo

N. G. - Bilbao

Las aulas de Euskadi acogen a unos 6.000 alumnos extranjeros, lo que representa en torno al 2% del alumnado; tasa similar al 1,8% de inmigrantes que vive en Euskadi, según los últimos datos del INE. Esta presencia, "aún pequeña", en palabras de la consejera de Educación del Gobierno vasco, Anjeles Iztueta, ha aumentado, sin embargo, a un ritmo del 40% anual desde el curso 2000-2001.

El Departamento de Educación vasco todavía no dispone de datos sobre los inmigrantes matriculados este curso. Los datos del pasado dibujan el siguiente panorama: el grueso de los alumnos

nacidos en el extranjero o de padres inmigrantes se concentra en 72 centros escolares (existen unos 900), la mayoría de los cuales pertenece a la red pública (cuando el resto se reparte prácticamente mitad y mitad entre ambas redes) y están situados en el área metropolitana de Bilbao y en la cercana Margen Izquierda.

Otro rasgo distintivo de este colectivo en el País Vasco es que mayoritariamente estudia íntegramente en castellano algo que entre el alumnado total -288.000 matriculados este curso- hace uno de cada tres.

En cambio, el 65% de los alumnos de origen extranjero estudia en modelo A (en castellano con el euskera como asignatura). La consejería quiere cambiar esta situación. Educación ultima un plan de apoyo al alumnado inmigrante que tiene previsto presentar el mes que viene. Uno de los objetivos de ese plan es "orientar a esos alumnos hacia los modelos B [bilingüe] y D [en euskera con clase de castellano]", según explicó la semana pasada la consejera. La consejería apuesta claramente por el bilingüismo o el trilingüismo desde hace años. Además, Iztueta recordó que este curso el 92% de todos los niños de tres años que han entrado en la escuela lo han hecho en el modelo sólo en euskera o en el bilingüe, de modo que, añadió, dentro de 13 años, cuando terminen la secundaria, habrán recibido una formación bilingüe.

Latinoamericanos
Los más numerosos entre los estudiantes inmigrantes son los de origen latinoamericano (47,9%), seguidos de los africanos (24,5%), los procedentes de Europa del Este y Asia (16,3%) y el 11,1% restante procede de América del Norte y de otros países de la Unión Europea.

Aunque la consejera Iztueta mencionó el curso pasado la posibilidad de fijar "una cuota de dos o tres alumnos inmigrantes por aula", la idea ya ha sido descartada. Ve necesario distribuirlos de manera más equitativa entre ambas redes y entre más centros, lo cual, añade, es "mejor para ellos, aunque más caro" para las arcas públicas.

Iztueta no detalla las medidas que incluirá el plan destinado a integrar a los inmigrantes. Explica que dará apoyo específico a los centros en los que más extranjeros hay, apoyo "para idiomas, profesores extras, becas de formación para el profesorado...".

Baleares: Avalancha en una zona bilingüe

ANDREU MANRESA - Palma de Mallorca

La avalancha inmigratoria en Baleares que se evidencia en el aumento de la población del 4,4% en 2002 ha disparado el segmento de alumnos extranjeros hasta del 8,7% en este curso. Es la segunda comunidad autónoma española con mayor porcentaje de inmigrantes. En 1999, las escuelas acogían 4.000 inmigrantes y ahora superarán los 14.000, sobre una matrícula de 151.000 colegiales no universitarios. El exponencial crecimiento demográfico obliga a ampliar y crear centros y, en especial, exige abrir clases de acogida y talleres de lengua, con periodos de transición al currículo para las nuevas minorías. Los profesores de apoyo y los mediadores municipales allanan el acceso de los recién llegados al sistema educativo, que es bilingüe por la oficialidad del español y el catalán propio.

"En la educación infantil la demanda se ha triplicado en alguna zona", observa Rafael Bosch, director general de Planificación y Centros de Baleares, del PP. Bosch y Biel Caldentey, del sindicato STEI, auguran que este curso 2003-2004 se liderará en España el porcentaje de alumnado extranjero por la llegada tardía del alumnado flotante, hijos de temporeros del turismo y otros inmigrantes laborales y residenciales. En el litoral hay aulas con alumnos de una docena de países o idiomas.

Con una población de 917.000 ciudadanos, de los que sólo 600.000 son nacidos en la comunidad, 120.000 son extranjeros (la mitad, de la UE), algunos lingüistas advierten sobre una "bomba demográfica". El crecimiento vegetativo de 2002 fue de 3.300 personas (10.000 nacimientos y 6.300 defunciones) y entraron 47.000 inmigrantes, con un incremento del 12%.

Bosch anuncia "una plan de construcciones para cumplir la ratio de 25 alumnos por aula. La avalancha obliga a tener aulas con 27 niños y clases desdobladas".

Educación dice que los inmigrantes "se reparten por igual" en la pública (62% de la oferta) y la concertada (38%). El sindicato STEI asegura que los privados "colman la matrícula" y no dejan las dos plazas libres para sobrevenidos. "La pública asume el 85% del inmigrante", afirma Caldentey, que recuerda que las clases de acceso y complementarias, los talleres de lengua para la inmersión y de apoyo lingüístico han supuesto la creación de 253 plazas de profesores de los 9.000 de la red pública.

El mapa de este tipo de alumnado el curso pasado era éste: un 19% de Marruecos; en un 7% coinciden Ecuador, Colombia y Argentina. De la UE, Alemania, un 17%, y el Reino Unido, un 10%. Bosch observa que "crecen Ecuador y Argentina, y se estabiliza Marruecos".

Las migraciones interiores en España a veces implican complejidades lingüísticas. "Un niño argentino que estudió gallego hasta junio, su madre halló trabajo en Palma y ahora aprenderá catalán en las islas", explica Bosch.Caldentey cree necesario que se incrementen los mediadores culturales municipales, un puente con las familias. En Baleares hay talleres y clases de integración para padres inmigrantes.

"Esto estallará. Lingüística y culturalmente, no lo podemos asumir. ¿Cómo puede sobrevivir el catalán, la lengua propia y minoritaria en este contexto?". La pregunta es de Miquel Bezares, profesor y escritor de catalán, hijo de un inmigrante de Jaén. Bezares, que enseña a adultos en un área turística y ha ejercido en un instituto multinacional de Calvià y en uno marginal de Palma, afirma que el catalán sufre la pérdida de uso social. "Es la lengua escolar de acogida, pero al alumno inmigrante que se la enseñan, en los recreos ve que no le habla nadie en catalán, que debe estudiar".

Andalucía: Atención especial en lengua, matemáticas y conocimiento del medio

M. J. LÓPEZ DÍAZ - Almería

El hall del colegio público José Salazar, en El Ejido (Almería), recibe a sus alumnos en seis idiomas diferentes: Bienvenidos, Welcome, Bine ai venit, Bienvenues, Ben vindos y en árabe. El centro tiene matriculados 454 alumnos de los que 79 son extranjeros, la mayoría (80%) marroquíes hijos de inmigrantes que han dejado su país de origen para trabajar de braceros en los invernaderos del lugar. El resto de escolares son sudamericanos, subsaharianos y niños procedentes de la Europa del Este: búlgaros, rumanos, rusos.

En términos globales, en el presente curso académico se ha producido un incremento de alumnos extranjeros de casi un 55% en Andalucía, 12.281 alumnos más que se han matriculado respecto al curso anterior. El total alcanza ya los 34.775 extranjeros matricualdos hasta la fecha (un 55% de niños y un 45% de niñas), una cifra que la Consejería de Educación estima que crecerá en los próximos meses.

Almería es la provincia andaliza que más estudiantes matriculados inmigrantes nuevos tiene: 4.282 más, alcanzando en total los 9.700, lo que supone un incremento del 78%. A continuación se sitúa Málaga, que tiene 3.554 alumnos extranjeros nuevos (una subida del 44%); Granada (1.465 y una subida del 79%); Huelva (916, un 78%); Sevilla (905, un 44%); Córdoba (658, un 79%) y Cádiz (nueve alumnos más, lo que supone una subida del 0,4%).

La Junta de Andalucía ideó, hace ahora seis años, unos mecanismos de integración y atención para este alumnado que, en muchas ocasiones, pisa el aula sin conocer una sola palabra del castellano. A través de las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística (ATAL) los alumnos extranjeros reciben el refuerzo y la atención necesaria para conocer el idioma del país que les acoge. La provincia de Almería ha sido la que más aumento ha experimentado en matriculación de alumnos extranjeros para el curso 2003-2004. Hasta la fecha se han registrado 4.282 escolares más que en el curso pasado, lo que supone un incremento del 78% y que en sus aulas exista un total de 9.700 extranjeros. De cerca, con 3.554 alumnos más que en 2002, le sigue la provincia de Málaga, que sumará para este curso un total de 11.500 alumnos foráneos. El resto de provincias no ha percibido un aumento superior a los 1.500 niños. Las cifras, sin embargo, son sólo provisionales, dada la improvisación con la que los flujos migratorios se hacen notar en los lugares de acogida.

En la provincia de Almería existen 65 aulas ATAL dispersadas por centros educativos pero, cuando se idearon, los colegios ejidenses José Salazar y Las Lomas fueron pioneros en su puesta en marcha. "La primera niña marroquí que llegó a este centro, allá por 1995 o antes, tuvo que meterse en el aula de educación especial. Fue en el 96 cuando surgió el grupo de trabajo ante las necesidades que planteaban los niños extranjeros, embrión de las ATAL nacidas en el 97", explica el profesor de ATAL José Manuel Pérez. El funcionamiento de las ATAL prevé que los niños adquieran en no más de tres meses las competencias lingüísticas del castellano, siempre en horario de asignaturas como lengua, matemáticas y conocimiento del medio. "Les respetamos el horario de especialidades para que estén con su clase y nunca los sacamos de gimnasia, música o plástica. Trabajamos con todos los niños que no tienen conocimiento ninguno a la vez, aunque sean de cursos diferentes. Eso facilita el aprendizaje", apunta Pérez.

En apenas diez días se han inscrito en los centros escolares de Almería casi 1.500 extranjeros después de iniciado el curso. Desde el 15 hasta el 25 de septiembre se han matriculado más de 1.000 alumnos en primaria y más de 400 en secundaria y ciclos formativos de FP.

En otros municipios del Poniente almeriense como La Mojonera, el curso escolar arrancó con voces de protesta de padres de alumnos de uno de los tres centros escolares, el San Pedro, que tiene en algunas aulas hasta el 60% de los inmigrantes, frente al 3% que tienen las de los otros dos centros.

   STEs Castilla y León Prensa