STEs Castilla y León Prensa

 
R
ecortes de Prensa

28-04-2003

e
c
o
r
t
e
s

Holanda capta profesores en empresas a cambio de mantenerles el salario
El Gobierno calcula que en los tres próximos años faltarán 53.000 docentes
ISABEL FERRER - La Haya
El Informe General sobre el Estado de la Educación en Holanda, relativo al año 2002, arroja cifras desalentadoras. En los tres próximos cursos faltarán unos 53.000 profesores en los centros estatales de primaria, secundaria, FP y formación de adultos. Una escasez tan notoria que afecta a la calidad de la enseñanza y que el Gobierno trata de resolver, entre otras cosas, fomentando la contratación de docentes llegados del mundo empresarial. Una fórmula alternativa que les permite a éstos mantener los sueldos ganados en la esfera privada gracias a las subvenciones oficiales recibidas por las escuelas.

Iniciado hace tres años, pero más comentado que nunca, este plan de captación suma hoy tres mil inscritos. Repartidos por todo el país, se les exige una titulación superior previa en cualquier rama y deben superar un examen que acredite su capacidad docente. Sólo entonces acceden a un curso de dos años que les prepara para impartir el programa de estudios que escojan en un centro de su elección. Su media de edad está entre los 30 y los 40 años.

La de los profesores con el título de magisterio (cuatro años de estudios) ronda los 45 años. "No es la única forma de cubrir las plazas vacantes, pero sí una de las más interesantes para los candidatos que vengan de fuera y quieran cambiar de empleo sin perder los ingresos a los que estaban acostumbrados", señalan fuentes del Ministerio de Educación. Dicho departamento intentará facilitar todavía más a partir de ahora la llegada de estos profesores que suponen una inyección financiera -sin especificar oficialmente- para los colegios.

Mejorar las relaciones

Educación también espera mejorar las relaciones entre estos nuevos docentes, sus colegas y los directores. Un factor que ha supuesto algunas bajas entre los recién llegados. En su caso, los agravios comparativos habían marcado más el apartado personal que el económico, en el trato con sus colegas.

"Un maestro de primaria cobra alrededor de 15.000 euros anuales al principio de su carrera laboral. Algunos de los profesores llegados de fuera tenían sueldos superiores, claro; otros, no tanto. Pero hemos visto lo importante que es mantener un buen ambiente de trabajo para que no haya roces personales. Hay que cuidarles a todos", añaden en el ministerio.

A pesar de la atención prestada a esta forma de acceso paralelo a la docencia, las cifras del informe educativo evidencian la urgencia de la situación. Según el estudio, hasta el año 2006, los centros de primaria necesitarán 28.000 nuevos profesores. A los de secundaria les faltarán 17.000 hasta 2007.

En el sector de formación profesional y educación de adultos, las plazas vacías ascenderán a 8.000 por las mismas fechas. "Las escuelas de magisterio sólo proporcionan a una quinta parte de los licenciados requeridos en estos momentos", reza el informe.

Se sugiere, además, a las propias escuelas, el Gobierno y las administraciones locales que aúnen sus esfuerzos para llenar de nuevo las clases lo antes posible.

A la cobertura de plazas la inspección educativa añade una seria llamada de atención acerca de la calidad de la enseñanza impartida.

Resultados insuficientes

Según los datos barajados por sus expertos, por lo menos en 300 de las 7.000 escuelas holandesas de primaria los resultados obtenidos por el alumnado son insuficientes. Se entiende por ello que un mismo centro presente, durante tres años consecutivos, alumnos que concluyen la educación primaria sin saber leer, escribir y contar como correspondería a un niño de 12 años.

A punto de caer en el mismo problema se encuentran mil centros más, siempre dentro del grupo total de 7.000. Los inspectores sostienen que, si bien ello perjudica a toda la clase, los niños con este tipo de problemas suelen ser inmigrantes o bien holandeses autóctonos de familias con escasa formación.

"En ambos casos, la mayoría de estos menores no consiguen acortar distancias ni mejorar sus conocimientos y habilidades. Se frustran, dejan la escuela antes de tiempo y pueden caer incluso en la delincuencia", concluye el informe.

Incentivos salariales para los británicos

LOURDES GÓMEZ - Londres
 

El Gobierno británico tiene en marcha un amplio programa de incentivos salariales y reforma laboral para intentar paliar la escasez de personal docente en la educación primaria y secundaria. El problema es principalmente agudo en Londres, dados el alto coste de la vida y la tradicional falta de recursos en los distritos municipales con un mayor componente multicultural. En su manifiesto electoral, el Ejecutivo laborista se comprometió a contratar 10.000 profesores extras al término de la presente legislatura (en 2005 o 2006), objetivo que aún persigue.

La estrategia gubernamental se enfoca en tres ejes paralelos: revisión salarial, promoción de los estudios de magisterio y reforma laboral. Los sueldos se han incrementado por encima de la tasa de inflación, y en el próximo curso oscilarán entre un mínimo de 18.000 libras a un máximo de 88.000 libras (entre 27.000 y 132.000 euros al año), en función a la antigüedad, grado de especialización y rendimiento del profesor.

17.000 puestos temporales

Las ayudas complementarias destinadas al profesorado de Londres elevan el rango de sueldos desde los 32.000 a 140.000 euros aproximadamente. Pese a la mejora salarial, los más de 400.000 profesores activos a tiempo completo en Inglaterra no cubren la totalidad de plazas vacantes, que deben rellenarse con unos 17.000 profesores temporales. En enero del 2002 se registró una media de 1,2% puestos de trabajo sin ocupar.

Los alumnos de magisterio disponen de un amplio programa de becas, que puede alcanzar hasta 15.000 euros a lo largo de los habituales tres años de carrera. Las ayudas son más generosas en los módulos especializados de matemáticas, lengua, ciencias, idiomas modernos y tecnología, en tanto que también son las asignaturas donde más vacantes se registran año tras año. Se han creado además programas de estudios acelerados para licenciados y profesionales en otros campos que deciden optar por la enseñanza.

Las medidas están aportando frutos satisfactorios, y de acuerdo con las estadísticas oficiales, las escuelas de magisterio han registrado un aumento de matrículas en torno al 20% en los últimos tres años. Cerca de 3.500 universitarios cambian la carrera elegida inicialmente por la enseñanza cada año.

Paralelamente, el Gobierno estudia vías para reducir la carga laboral de cada maestro. Se trata de limitar las tareas burocráticas y facilitar tiempo suficiente, dentro del horario escolar, para preparar las clases. Más controvertida, y opuesto por un sector de los sindicatos afectados, es la promoción de los asistentes escolares, que en el futuro próximo verán ampliado el número de funciones que desarrollan en las aulas.

   STEs Castilla y León Prensa