IX Congreso
34 años después
Así somos
Programa
Rueda Prensa
Inauguración
Intervención Portavoz STECyL-i
Imágenes y videos del Congreso
Resoluciones
Escuela Hoy
La Prensa
Saludo de la Confederación Sindical al IX Congreso de STECyL-i
 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

IX Congreso de la Federación de Sindicatos de Trabajadoras y Trabajadores de la Enseñanza y de los Servicios Públicos de Castilla y León

Palencia 1, y 2 de junio de 2013

 

MÁS FUERTE, MAS REIVINDICATIVO, MÁS CERCA. Más que decir y más que hacer.

Intervención del portavoz de la Federación STECyL-i, en el acto de inauguración del IX Congreso

Estimados delegadas y delegados, compañeras y compañeros de otras organizaciones sociales y sindicales, representantes políticos y autoridades:

Nos enfrentamos a un difícil contexto económico, social y político. En estos últimos años, ante la profunda crisis económica y financiera por la que atraviesan buena parte de Europa, España y nuestra Comunidad, nuestros Gobiernos están imponiendo, bajo los dictados de la Unión Europea, muy duros planes de ajuste fiscal que, por la vía del recorte del presupuesto y de la adopción de medidas impositivas, han pretendido contener el déficit presupuestario de las administraciones públicas en los porcentajes acordados en el Programa de estabilidad por nuestros Gobiernos con la Unión Europea.  

Todas estas medidas iniciadas por el Gobierno del Partido Socialista y continuadas con mayor intensidad por el Gobierno del Partido Popular marcan el comienzo de unas políticas impuestas a golpe de decreto por los gobiernos en contra de sus propios compromisos electorales, que se han mostrado fallidas, pues la economía sigue en recesión, el déficit sigue al alza sin contención, al igual que han crecido alarmantemente el paro y las desigualdades sociales.

Es útil hacer memoria para recordarnos la ingente y difícil tarea que tenemos por delante de resistencia y de lucha por la restitución de derechos y que necesitamos no rendirnos.

Se han impuesto unas reformas laborales profundamente regresivas y crece el paro hasta superar los 6 millones en España y el cuarto de millón largo en Castilla y León. Se ha desregulado la negociación colectiva. Se ha abaratado el despido y se han recortado las prestaciones por desempleo, se ha dado vía libre a los EREs de extinción, millones de trabajadores/as han perdido su empleo, se han impuesto durísimos recortes de salarios en el sector público y en el privado y fuertes subidas de los impuestos.

Los recortes en las pensiones públicas, en la ayuda a la dependencia y a la discapacidad ponen en peligro el sustento de miles de familias. El incremento de tasas, fórmulas de repago y privatización en los sericios públicos de sanidad y la justicia hacen que éstos se vean reducidos y afectados seriamente. Y los deshaucios dejan a miles de familias en el más absoluto de los desamparos.

La destrucción de miles de empleos públicos se traduce, como ya viene sucediendo, en menos prestación de servicios públicos esenciales y más desprotección en especial para aquellos que menos tienen. Así los recortes en Educación, el despido de muchos miles de profesores, los incrementos de las matrículas Universitarias y Enseñanzas de Régimen Especial, la reducción de las becas merman la calidad de nuestro sistema educativo y dificultan a muchos jóvenes de su acceso a los estudios.

Ante  ello hemos decidido levantarnos y luchar, conscientes de que nuestras armas son las palabras y la movilización social y laboral pacífica. Hemos apostado por la denuncia y la resistencia a los recortes. Y volvemos a apostar sin ambages por mantener durante los próximos años el pulso continuo de la movilización y la misma resistencia, sin renunciar a las Mesas de Negociación y a la representación sindical.

Hasta fechas recientes nuestra presencia y propuestas en las mesas de negociación o servían para forzar y favorecer avances más o menos modestos en nuestras condiciones laborales y para procurar que los acuerdos respondieran a la defensa de los intereses generales del colectivo, evitando que nadie saliera perjudicado por el contenido de los mismos. Pero ahora nuestro trabajo es mucho más difícil. Así en los tres últimos años hemos tenido que enfrentarnos en las mesas de negociación y diálogo a incumplimientos de acuerdos y a graves recortes laborales. Pero especialmente tuvimos que exigir que se negociaran la aplicación de las medidas derivadas del decretazo educativo del Ministro Wert de abril de 2012. Porque sabíamos que nos enfrentábamos a un ERE en toda regla. Por responsabilidad sindical y porque somos los representantes de los trabajadores y trabajadoras que nos eligieron en las urnas y con su afiliación, los sindicatos estuvimos en las mesas con voluntad unitaria y manteniendo a la vez la movilización. Nuestra presencia en ellas no ha supuesto por nuestra parte ofrecer un cheque en blanco a la Consejería de Educación, a la Junta o a las Universidades, si no al contrario. Nos ha permitido trasladar nuestras exigencias y alternativas y ha servido al menos para aminorar la sangría de empleo público.

Sí. En estos momentos es más importante que nunca la labor de los sindicatos. Por ello ahora los sindicatos lo debemos hacer mucho mejor si queremos recuperar el crédito y el afecto de los trabadores/as a los que representamos. El  descrédito de las fuerzas sindicales propicia el absentismo de lo colectivo y la reclusión en el individualismo, que cada uno deje de comprometerse con lo que es de todos/as, lo público y así dejar el campo libre a la privatización de los servicios públicos y a los recortes sociales y laborales, que muchos listillos que van sobraos defienden.

Nuestra organización respeta y reclama que se respete el pluralismo sindical  y apuesta  por un modelo asambleario de cercanía y de participación. Tratando de animar siempre a la participación y al compromiso, que cuesta y excasea, como fórmula para mejorarnos y mejorarar los servicios públicos. Un sindicalismo independiente de los partidos, reivindicativo ante las administraciones y patronales, comprometido en el diálogo y la negociación y con la misma voluntad unitaria con la que nacimos hace ya treinta y cuatro años.

Esa voluntad unitaria que nos une las organizaciones sociales y sindicales con las que hoy tenemos el gusto de compartir este acto, así como la profundidad y el alcance de la crisis, nos han animado y empujado a la  conformación de plataformas conjuntas de carácter sindical y social en las que tantos esfuerzos compartidos hemos puesto. Porque todos somos conscientes de que para la defensa de la escuela y de los servicos públicos, se precisa de la conjunción de esfuerzos, voluntades e inteligencia. Porque nuestra movilización debe ser amplia y mayoritaria si quiere ser útil. Porque queremos construir contrapropuestas y alternativas unitarias razonadas y razonables en el seno de las mesas de representación que aspiran a ir dibujando un horizonte en el que podamos recuperar gradualmente esos derechos robados. Convendremos seguro en dar prioridad a la defensa del empleo y de los intereses generales de parados y trabajadores/as, en especial de la educación y de los servicos públicos a los que representamos y en promover la búsqueda de salidas conjuntas y solidarias a la crisis, por encima de los intereses de colectivos específicos.

Para ello, como Usted Sr. Consejero de Educación ha venido manifestando en las últimas fechas, se precisa poner freno a la reducción de los presupuestos públicos de su departamento, porque estamos convencidos de que invertir en la mejora del sistema educativo público en nuestra Comunidad es el mejor motor de la igualdad y progreso de la sociedad de Castilla y León, de que en la salida de la crisis económica la educación tiene un papel estratégico y más en nuestro país y nuestra región cuyo mejor capital es el humano.  Porque tras cuatro años de contínuados y profundos recortes en el presupuesto de la del Ministerio y de la Consejería de Educación, es hora ya de invertir la curva para garantizar y recuperar las ofertas  públicas de empleo docente y las plantillas en los centros públicos de enseñanzas escolares y universitarias, las ayudas y becas a las familias, las partidas para los gastos de funcionamiento de los centros y las inversiones destinadas a los centros educativos y universidades publicas y promover medidas que favorezcan el trabajo en grupo de los equipos docentes y una mejor atención educativa a la diversidad del alumnado en las etapas básicas, así como el reconocimiento del trabajo docente.

Reclamamos en fin un Pacto de Comunidad que sirva para establecer el blindaje de los servicios públicos esenciales, entre ellos el educativo y específicamente la oferta educativa pública en el medio rural. Por ello  consideramos que es necesario que la Junta y la Consejería de Educación busquen el diálogo con los representantes de las comunidades educativas de los centros del medio rural para garantizar un marco de mínimos que favorezca una oferta educativa de calidad en el horizonte del corto y medio plazo.

No queremos ir acabando sin recordar a todas las autoridades que nos escuchan que muchas organizaciones aglutinadas en las Plataformas en defensa de la escuela pública hemos confluido en diversas movilizaciones durante las pasadas semanas.  La calle clamó el 9 de mayo contra la LOMCE y los recortes, pero aún así una semana después el Gobierno de España decidió iniciar el proceso de aprobación de esta ley. Un proyecto que no ha querido ser negociado con los representantes de la comunidad educativa de los centros públicos; de tinte muy conservador, ocupado más de las creencias que de las ciencias y el arte, que pretende hacer estructurales los recortes que se han impuesto por lo que no va ayudar ni a reducir el fracaso escolar ni el abandono educativo temprano ni a potenciar la formación profesional. Un proyecto que apuesta por la segregación temprana de los estudiantes, renuncia a una educación y una titulación básica común para todo el alumnado, supone un paso atrás en el currículo integral, plantea una poda de asignaturas y concibe a la educación como una carrera para superar pruebas y reválidas. Un proyecto que restringe aún más la participación educativa en los centros, que concibe la autonomía del centro en términos de dar más poder a directores de la administración y a los titulares de los centros concertados y que plantea un claro empeoramiento de las condiciones laborales del profesorado de los centros públicos. Un proyecto de reforma en fin, que, de aprobarse en los términos conocidos, será además muy difícil y cara de aplicar en nuestra Comunidad. Por todo ello estas organizaciones continuaremos movilizándonos para exigir ese proceso de negociación y debate con las organizaciones sociales y políticas.

Finalmente queremos reiterar nuestra voluntad para trabajar a favor de un Pacto social y político, de estado y regional por la educación, que de estabilidad a nuestro sistema educativo y evite que la educación se convierta en un arma arrojadiza entre partidos políticos. Por ello ante la LOMCE y la reforma universitaria  reclamamos que se abra un verdadero proceso de negociación y debate con las organizaciones sociales y políticas para buscar el consenso sobre el contenido de las reformas y las actuaciones que se necesitan.  Un pacto que apueste por la educación pública,  por la mejora de la formación inicial y permanente de su profesorado y por su reconocimiento social y profesional; por el apoyo efectivo a los estudiantes y a sus familias; por la democracia escolar, por la autonomía pedagógica y de gestión y  por el fortalecimiento de los equipos docentes y el claustro de los centros educativos. Un pacto para definir con los representantes del profesorado y de los diferentes sectores de la Comunidad Educativa los planes nacionales y regionales sobre reducción de fracaso escolar y abandono educativo temprano, así como para la mejora de las enseñanzas de Idiomas y la incorporación de las nuevas tecnologías a las aulas. Un pacto también sobre las mejoras que precisan nuestras universidades públicas y su mapa de titulaciones.

Sabemos que para ello necesitamos trabajar más y mejor, con vocación unitaria para ser más y más fuertes. Necesitamos más sindicalismo activo y más trabajo en equipo, sin miedos y sin renunciar a nuestros convencimientos. Para ello, parafraseando al poeta Benedetti, vamos a “soltar lastre, dejar los miedos, continuar el viaje y perseguir los sueños”. Esta ha sido, es y será la filosofía de STECyL-Intersindical durante toda su trayectoria como organización sindical, que inicia en Palencia su  9 Congreso regional.Nos vemos en la calle y en las mesas.  Muchas gracias.